Amazonas: más que una selva


English

El 26 de agosto de 1542, Francisco de Orellana descubrió el río Amazonas en una expedición que salió de Quito. Se dice que él y sus hombres fueron atacados por una tribu feroz de mujeres que le hizo concluir que la leyenda griega de las guerreras amazonas era real. Algunos estudiosos suramericanos piensan que seguramente Orellana estaba combatiendo con guerreros de cabello largo que se le parecieron mujeres, porque despues de ello no se supo más de las guerreras mencionadas. Lo cierto es que el nombre griego sería desde entonces el nombre de la más grande y fascinante selva del planeta. Colombia tiene una gran parte en esta y la mitad de su territorio está localizado en la primera selva del mundo, haciendo que Colombia sea uno de los primeros países en biodiversidad.

Por Albeiro Rodas - Picture “Amazon boy” by The Intimate Stranger.

Viendo la distribución administrativa del territorio nacional de Colombia, sólo una sección es llamada Amazonas - el departamento de Amazonas. Es el territorio más meridional del país haciendo que el territorio colombiano pase la Línea ecuatorial. Pero lo que es cierto es que la bandera colombiana ondéa en un territorio amazónico mayor que el departamento de Amazonas en lo que incluye las regiones amazónica y de la orinoquía (Llanos Orientales). Si la primera región representa el 26% del territorio nacional y la segunda el 27.15%, esto sumado significa que el !53.15% de Colombia es Amazonas!

Algunas historias de guerras y selvas

La más grande selva del planeta ha sido siempre objeto de ambiciones desde los tiempos de las conquistas suramericanas. Los primeros en disputársela fueron España y Portugal. Con el Tratado de Tordesillas, toda la amazonía fue puesta bajo soberanía española, mientras Portugal sólo tenía derecho a las costas atlánticas de lo que hoy es Brasil. Sin embargo, Portugal tomaría posesión de la mayor parte de esta y pasaría así a la nueva nación brasileña, hecho que la convertiría en el primer país en tamaño del continente suramericano, el segundo de las Américas después de Canadá y uno de los más grandes del mundo. El resto del Amazonas estaría bajo el control de las colonias españolas quedando después repartida entre Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador y Boliva más Guyana y Surinam.

Mientras la consolidación de nuestra República después de la independencia del mando español y después de la disolución de la Confederación de la Gran Colombia se centralizó en la Región Andina con Bogotá a la cabeza, la gran parte amazónica colombiana fue objeto de conflictos con los otros países amazónicos, especialmente Brasil y Perú que sí le dieron desde entonces la debida importancia, especialmente por la explotación del caucho. Esto llevó a conflictos binacionales que llevaron a la pérdida de gran parte de la selva por parte de Colombia.

Colombia consideró las regiones forestales como Territorios nacionales con una administración especial hasta 1991. Ellos estaban divididos en intendencias y comisarías y fueron vistos como territorios casi inhabitados por fuera de los plances de desarrollo nacional. Todavía hoy para muchos colombianos de la Región Andina y del Caribe, el Amazonas es visto como un territorio tan lejano como Brasil y las maneras de ir a ciudades como Leticia, Yopal o Mitú son solo por avión, que en Colombia siguen siendo costosos al bolsillo del pueblo.

Un problema planetario mayor es la deforestación. Toda la selva amazónica suraméricana tiene una extensión de 6 millones de kilómetros cuadrados y en ella están presentes toda la fauna y flora del continente suraméricano. De acuerdo al Centro para el estudio forestal (Centre for International Forestry Reasearch) en un informe de 2004, entre 1991 y 2000 se deforestó un área entre 415,000 y 587,000 km², es decir, el doble del territorio de Portugal.

Amazonas: media Colombia

Siendo un territorio así de grande en Colombia, los lugares para conocer son demasiados y es necesario hacer distinciones. La nueva división administrativa de 1991 que le dio estatus a los llamados Territorios nacionales de departamentos, hace hoy más fácil el conocimiento de las regiones y la promoción de su desarrollo. Los problemas por supuesto son muchos: la deforestación es uno de los principales peligros de la selva debido a los nuevos colonizadores y asentamientos humanos, el cultivo ilegal de la planta de coca, los programas oficiales del gobierno para destruirlos utilizando químicos, la explotación especialmente de la madera, la selva siendo utilizada como refugio de grupos violentos armados, la amenaza a la gente aborigen como los nómadas y tribus del territorio y la caza ilegal de especies.

La amazonía colombiana es distinguida en dos regiones: una es la Orinoquía que toma su nombre por la confluencia del río Orinoco y se ubica al este de Colombia y la segunda es la región amazónica misma al sur del país. La región de la orinoquía es también conocida como los Llanos Orientales y tiene una identidad cultural compartida con los llaneros de Venezuela. Estos llaneros de Colombia y Venezuela son distinguidos por su música – el joropo – y por la dedicación a la vaqueria en haciendas y fincas. Las refinerías de petroleo tienen su lugar en la región que puede ser comparada con la Pampa argentina o como el Texas de Colombia por el amor y la distinción de su tierra. La primera población urbana de la región es Villavicencio que es una ciudad que está ubicada justo a los pies de los Andes y a tan sólo 126 kilómetros al sur de la Capital de Colombia. Un coche tarda solo dos horas en recorrer desde los 2.560 metros sobre el nivel del mar en donde está Bogotá a los 467 metros sobre el nivel del mar de la más tropical capital departamental de Villavicencio que es además la puerta del extenso llano oriental de Colombia.

El extremo meriodional es la Región Amazónica con la más meriodional ciudad del país, Leticia, una capital de selva localizada justo en la confluencia entre los tres paíse suramericanos de Colombia, Perú y Brasil. Se dice que algunas calles de Leticia están en Perú, otras en Brasil y la Plaza en Colombia. La ciudad es el principal puerto colombiano sobre el río Amazonas y desde allí es posible navegar a Perú o a Brasil pasando por la gran ciudad amazónica de Manaos e ir al Oceáno Atlántico.

Otras referencias


Ahora puede consultar Colombia Info, powered by Colombia Passport.
About these ads

Acerca de Albeiro Rodas

Albeiro Rodas-Torres is a bachelor degree in journalism & social communication from Universidad Pontificia Bolivariana of Medellin, Colombia (1995); English at Limerick Language Center in Ireland; Italian at Universitá per Stranieri of Perugia, Italy and theology and biblical archaeology at Cremisan-Ratisbonne Salesian Theological Institute in Jerusalem. Currently doing a Master in Digital Journalism in UPB and filmmaking at Light Film School. Rodas is based in Cambodia since 1999, doing his own research on human trafficking, Cambodian digital gap and Khmer language. He is the creator of the Don Bosco schools of journalism in Sihanoukville and Kep with young people from poor communities. Medal for Social Commitment UPB (2010); among the 100 more upstanding Colombians abroad (Marca Colombia, 2012, http://www.youtube.com/watch?v=X39xwdGtVXI) and among the '12 Colombians that are making this a better world' 2013 (http://www.colombia.co/en/culture/colombians-that-are-making-this-a-better-world.html).
Esta entrada fue publicada en Leticia, Villavicencio. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amazonas: más que una selva

  1. Anónimo dijo:

    En algunos tramos muy buen post, por otra parte algo capitalista

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s