Una antropólaga habla de la lucha por su identidad sexual


Su  nombre  jurídico  es  Néstor Raúl Ricaurte Castañeda,  tiene  38  años, pero  desde hace  tres  años  –  cuando  asumió  públicamente  su identidad transgenerista-  ha  decidido  llamarse Lilith Natasha Borde Line.  Primero empezó a  ser  transformista  y  fue  allí  donde,  por  consejo  de  una  amiga,  optó  por  su  actual  nombre:  Lillith,  ‘en  reconocimiento  a  la  Gran  Diosa,  la  Gran  Madre, la primera mujer de Adán de la mitología hebráica, que por su carácter rebelde  e inteligencia no sirvió‘, nos  cuenta.  Para  ella  ese  nombre  es  el  reconocimiento  no  sólo  a  la  mujer  sino al  femenino  primordial  y  primigenio.  Natasha es  un  nombre  ruso,  diminutivo de  “natividad”  (nacimiento).  Y  Border Line, que  en  inglés  es  una  sola palabra.  ‘En conclusión esa soy yo’ dice con una seguridad implacable.

Lillith  es  egresada  de la  Normal  Superior  de  Medellín,  es  decir,  fue  formada para  ser  maestra  en  instituciones  de  educación  básica  primaria  y  secundaria. De  hecho  se  ha  desempeñado  como  profesora  en  instituciones  públicas  y privadas  de  la  ciudad  de  Medellín.  Estudió  danza  en  la  Escuela  Popular  de Arte (EPA),  es profesional  en  artes  escénicas y en ello certificada  por  el  Ministerio  de Educación de Colombia. Además es antropóloga graduada el 8 de abril de 2011 en la Universidad de Antioquia. Ella respondió a algunas preguntas de nuestro portal.

Lillith, hábleme de su historia personal en general ¿quién eres? ¿de
dónde eres? ¿cómo era tu vida antes de asumir la transgeneridad?

Yo no creo que una niña a los cinco años sea capaz de decir si es gay, lesbiana, heterosexual o
travesti.  Estoy  segura  que  uno  tiene  la  posibilidad  de  múltiples  experiencia  de todo tipo. En  mi  caso  tuve  un  proceso  de  socialización  como  niño  porque  nací  con pene  y  mi  familia  me  registró  como  hombre  y  me  crió  como  macho. Tuve  una infancia  y  parte  de  mi  juventud  como  hombre.  Jugué  canicas,  fútbol  y  cuando jugábamos  lo  que  por  aquí  llamamos  ‘mamacita‘  nunca  desempeñé  ningún papel femenino: siempre era el hermano, el tío, el primo. La verdad nunca me vestí de mujer. De hecho digo hoy en día, no sé si con orgullo, que no podía darme el lujo ni el gusto de comportarme en las peleas como una mujercita, tirando uña y halando del pelo.

Con mi madre he tenido y tengo una relación perfecta. Así ha sido toda la vida. Creo que tengo en cierta manera el complejo de edipo, pero no me interesa y ni quiero resolverlo, porque no veo la necesidad de hacerlo y si habrá que resolverlo, pues ya llegará el momento. Yo en cambio disfruto nuestra relación. Yo adoro a mi madre y sé que ella me
adora a mí. Desafortunadamente cuando yo asumí mi identidad de transgénero
o  transgenerista    a  mi  mamá  le  diagnostican  demencia  tipo  Alzheimer  fase
avanzada,  es  decir,  un  diagnóstico  tardío,  entonces  a  ella  no  le  toca  esto,  o  al
menos conscientemente. Incluso  mi  familia  dice  que  yo  me  estoy  aprovechando  de  la  situación  de  mi mamá  para hacer  lo  que  quiero,  pero  a  eso  yo  les  respondo  que  ojalá  mi  mamá estuviera  consciente  porque  estoy  segura  que  contaría  con  su  apoyo, porque siempre ella me ha apoyado y digo con mucho orgullo que soy la mejor hija que tiene mi mamá y lo aseguro por muchos motivos.

¿En qué momento asumió o empezó a asumir el rol que quería para
usted?

Yo conocí a una amiga cuando  pensé  en  asumirlo. Tuve  la  oportunidad  de
conversar. Ella me comparte  su  historia  de  vida  –  en  medio  de  la  conversación  me  contó que cantaba en bares y que le pagaban muy mal, además, me mostró unas cicatrices y  moretones  que  tenía  en  el  cuerpo  de  golpizas  que  la  daban  a  cada  rato  en  la calle. Yo dije entonces: ‘eso no es lo que quiero para mí’. Porque sabía que  si  me  convertía  que  en  una  persona  así  solo  me  quedaba  ser  peluquera, prostituta o “showcera”. Y no es que eso sea malo en sí, sino que nunca lo he asumido como destino ni como mi única posibilidad en la vida. Entonces comprendí quelo mejor era esperar.

Viví  siempre  como  gay  y  mi  familia  lo  sabía.  A  los  14  años  asumo  interior  y
plenamente mi identidad de transgénero, pero decido no contarlo. Entonces solo
comunico a mi familia que soy homosexual y en ese sentido tuve una vida tranquila y nunca tuve que taparlo.

¿Cómo fue esa preparación de la que usted habla?

Siempre me he considerado una bendecida por Dios. Él me hizo supremamente
inteligente  y  muy  práctica.  Para  yo  ser  la  transgenerista  que  soy  hoy  tuve
que  ganarme  el  respeto  de  toda  mi  familia.  Primero  siendo  muy  buena
académicamente  pues  por  ejemplo  mi  madre  nunca  tuvo  que  ir  al  colegio  por
mis  notas  que  siempre  eran  excelentes  y  las  enviaban  conmigo,  ella  sólo  tuvo
que ir al colegio el día de los grados, repito, mi  hoja de notas era impecable
y  me  la  entregaban  a  mí.  E  incluso  soy  la  única  profesional  en  mi  familia  y,
doblemente profesional: en artes y ahora en antropología.

Ahora,  cuando  termino  el  colegio,  quise  entrar  a  la  universidad,  pero  sentí
la  necesidad  enorme  de  trabajar  para  poder  quitarle  a  mis  hermanos  el  mal
sustento  económico  que  daban  a  mi  familia,  demostrándoles  que  loca  o  como
sea iba sostener la casa y no sólo lo logré, sino que yo me convertí y aún hoy soy
la autoridad de mi casa, nada se hace allí sin mi permiso.

Entonces era agotar todas las posibilidades para cuando yo dijera SOY LILITH
todos lo aceptaran. No  ser  Lilith  antes,  para  cuando  llegue  el  momento  poderlo  ser dignamente.

¿Y el papel de su papá?

En un análisis psicoanalítico siento  que  esa  figura  paterna  no  hizo  falta,  porque  yo  siempre  vi  en  mi  madre los dos roles.

Además, ha sido toda una transformación externa. De hecho yo me miro ahora y me comparo y me veo  la  cara  más  cambiada,  estoy  muy  lejos  de  lo  que  era hace  tres  años.  Yo  me  siento  muy femenina  internamente  y sé  que  lo  reflejo  exteriormente.  Eso  sólo  lo  pueden ver  personas  abiertas , las que sean capaces de observar en esta figura masculina a una mujer, porque es mujer la  persona  que  se  sienta  mujer  y,  tengo  muy  claro  que  el  género  es  psíquico, esto  es,  está  en  la  cabeza  y  no  en  los  genitales,  el  cuerpo,  la  vestimenta  o  los accesorios.

¿Cuál es su relación y cómo te ven las amigas transgeneristas que sí
tienen senos y parecen físicamente mujeres?

Yo  me  asumo  como  un  sujeto  netamente  político  y  tengo  cabida  en  cualquier
grupo.  Alguna  vez  una  compañera  que  sí  se  hormoniza  me  insinuó  que  yo
no  era  ‘trans’  y  yo  sin  dudar  le  respondí  que  quizás  soy  la  más  trans  de  las
transgeneristas  de  todo  Medellín.  Porque  yo  tengo  claridad  de  lo  que  soy, mientras  que  a  ellas  en  la  calle  les  preguntan  qué  son  y  siempre  dudan  o
cambian la respuesta, a veces incluso dicen ‘soy gay’ o ‘soy una maricona’. Yo
siempre digo que soy transgenerista y lo digo con mucho
orgullo  y  eso  nadie  me  lo  cambiará,  porque  como  transgenerista  sé  –perdón
por  repetirlo-    que  el  género  es  psíquico,  no  está  en  los  genitales  como  otros
piensan. Porque así usted se ponga todas las hormonas que quiera y se realice
muchas  cirugías,  nunca  socialmente  va  a  ser  mujer  pues  para  la  sociedad. Por ejemplo, aunque se “ponen” una vagina, es cierto que esa vagina nunca va a tener clítoris y eso ya te hace  trans,  no  mujer.  Y  ningún  hombre  te  va  a  hacer  ese  reconocimiento,  ese reconocimiento debe partir de nosotras mismas.

Entonces ¿cuál es su propuesta?

Mi  propuesta  política  es  romper  paradigmas  de  lo  trans,  no  hormonas,  no
siliconas,  no  cambio  de  nombre  en  la  Cédula.  Porque  yo  sé  que  soy  mujer
porque  me  siento  mujer  y  aunque  no  me  reconozcan  así,  yo  me  siento así.

¿Por qué estudiar antropología hoy? ¿para qué le sirve en su vida?
¿es una buena opción?

Debo decirle primero porqué estudié artes (baile, danza). Cuando yo era gay no
me  interesaba  en  lo  más  mínimo  los  derechos  de  los  gays,  ni  reivindicaciones,
porque era fácil vivir como gay sin necesidad de expresarlo, por ejemplo si vas a buscar un empleo.  En  cambio,  cuando  yo  asumo  mi  identidad  de  transgénero  me  doy
cuenta que hay dificultades para entrar por ejemplo a la iglesia con aretes o entrar al baño de mujeres o presentar una hoja de vida que
diga  Lilith  Natasha  Border  Line,  porque  eso  me  saca  del  proceso  de  selección,
entonces sé que debo asumir un rol político y activista.

Hice  alguna  incursión  en  el  activismo  convencional que  no  me  gustó,  no
de  marchas  ni  esas  cosas.  Siempre  quise  estudiar danza.  Esto  sucedió  cuando
ya  había  asumido  plena  y  abiertamente  mi  condición  de  gay.  Mi familia esperaba    que  yo  estudiara  medicina  o  derecho  y  aunque  sabía  que  tenía que velar  por  el  sustento  económico  de  mi  familia,  les  comuniqué  que  iba a  estudiar danza  y  su  respuesta  fue  ¡nos  vamos  a  morir  de  hambre!  Aun  así seguí estudiando  danza y empiezo  a  hacer  exploraciones  entre  lo  masculino  y  lo
femenino  (ponerme  una  falda, maquillarme  de  mujer  y  de  hombre,  gestos  de
ambos).  Así,  empiezo  a  hacer  una propuesta  de  activismo  artístico  desde  ahí,
todo con la firme intención de reivindicar una condición a la que muchos trans
han  renunciado  al  intervenir  el  cuerpo completamente,  porque  ahí  ya  no
hay transito  posible.  Es  así  como  soy  capaz  de asumir  y  hacer  asumir  también  en
mis  aprendices  la  capacidad  de  tener  exploraciones siempre  corporales
ambos sexos y ambos géneros.

Fue entonces cuando en esa experiencia tuve dos grandes profesoras que eran
antropólogas  a  quienes  admiraba  mucho  y  terminando  danza  me  presenté
a  la  Universidad  de  Antioquia  a  antropología,  porque  sabía  que  con  esta
carrera  podía  estudiar  cosas  que  a  mí  me  interesaban:  el  folclor,  la  cultura,
pero  también  el  asunto  del  género.  Cuestión  que  es  importante  en  las
ciencias  sociales  humanas  y  así  preguntarme  también  por  mí,  porque  como
investigadora me hice objeto de la investigación.

Su trabajo de grado es:

El  nombre  de  mi  tesis  es:  ‘Divas, tacones y pelucas: performance,
teatralización, dramaturgia y puesta en escena del cuerpo y del género en
sujetos trans, travestis, transexuales, transgeneristas y yo‘.

¿Entonces en qué consiste su propuesta como antropóloga?

Cuando  empiezo  mi  formación  como  antropóloga,  empiezo  a  moldear  mi
propuesta  de  activismo  académico.  Porque  los  activistas  de  Medellín  y
Antioquia y la  misma  población  LGBT  tiene  muchos  vacíos  conceptuales  y
metodológicos    al  abordar  problemáticas  relacionadas  con  el  género,  el  sexo  y
la sexualidad. Y yo, como activista y académica, puedo ayudar a llenar ese vacío
y puedo desde el arte empezar a ubicar la propuesta de mi activismo artístico-
académico trans.

Yo  con  una  propuesta  (divas, tacones y pelucas)  me  gané  una  beca  a  la
creación  en  danza  en  el  año  2009  en  una  convocatoria  de  la  Secretaría  de
Cultura  Ciudadana  de  Medellín.  El  incentivo  que  recibí  fue  para  crear  una
obra  en  la  que  toda  clase  de  personas  de  la  ciudad  podían  ver  obras  artísticas, en  las  que  los  artistas  son  trans.  Transformismo,  mímica,  baile  y  academia  se
dieron  cita  en  la  obra.  Además,  compartíamos    con  la  gente  y  le  contábamos,
por  ejemplo,  porqué  algunas  trans  se  ponen  hormonas  y  porque  otras  no,
porqué  usamos  tacones  y,  siento  que  se  aprende  más  así  que  en  una  cátedra
universitaria o asistiendo a una marcha.

¿Es decir que usted no va a las marchas del día del orgullo gay?

Voy  si  puedo  aportar  algo,  por  ejemplo  el  año  pasado  fui  porque  estábamos
haciendo  una  campaña  para  disminuir  los  niveles  de  estigma  y  discriminación de la población LGTB e información sobre las Infecciones  de transmisión sexual. El problema es que en Medellín no hay muchas posibilidades. En  otras  ciudades  como  Bogotá  hay  espectáculo  y  activismo  político, aquí lo  poquito  que  tiene  es  para  darle  protagonismo  a  unos  cuantos activistas  y  así,  todos  los   gays,  lesbianas,  bisexuales  y  transgeneristas  les hacen  la  pasarela  a  estas  personas  para  que  al  final  ellas  se  lleven  todo  el reconocimiento.  Yo a eso no me le apunto. ¿Además, qué tiene que hacer una
transgenerista del hecho de que no soy gay?

¿Cuáles son sus ambiciones profesionales?

Primero  estoy  incursionando  en  unas  investigaciones  antropológicas  aquí  en Medellín.  Siempre  en  el  campo  investigativo  y  además  seguir  con  la  propuesta
artística  y  académica  de  activismo.  En  el  momento  estamos  consolidando
nuestro  propio  proyecto  político  llamado  TranScity  con  otras  chicas  trans
de  Medellín.  Espero  hacer  mi  maestría  en  México  en  la  Escuela  Nacional  de
Antropología  e  Historia  ENAH,  en  Antropología  Social  en  la  línea  de  Género
y  Política.  Además,  el  doctorado  en  Holanda  o  Brasil,  como  proyectos  a
largo  plazo.  He  participado  como  ponente  en  la  Reunión  de  Antropología  del
Mercosur RAM en Buenos Aires (Argentina 2009), en LASA Congress (Toronto
2010),  en  el  II  COLOQUIO  DIMENSIONES  TRANSGRESORAS:  Travestis,
transexuales  y  transgéneros  (México,  2010).  Para  este  año  voy  a  participar
en  la  VIII  Conferencia  de  IASSCS  (Madrid)  y  otros  proyectos  académicos  y
artísticos.  Espero  este  año  ser  la  ganadora  de  Becas  a  la  Investigación  y  Becas
a  la  Creación.  Actualmente  soy  la  Coordinadora  del  Comité  Cultural  de  los
JUEGOS LATINOAMERICANOS LGBTI MEDELLÍN 2012.

Hay  cinco  aspectos  fundamentales  en  mi  vida:  mi  mamá,  la  danza,  la
antropología, Dios y mi condición de mujer transgenerista. Si me quitan una de
esas creo que me desajusto completamente, ya lo demás me lo
pueden quitar.

¿Cómo fue lo de la aceptación universitaria?

Debo decir que en el campus universitario no hay apertura. Una espera apertura
donde no la hay y la encuentra donde se supone que no la había. Le cuento que

yo trabajé en una zona rural con señoras adultas mayores todas y a ellas les tocó
todo  este  proceso  del  que  estamos  hablando  y  ellas  me  conocían  como  Néstor
y  un  día  les  dije,  a  partir  de  hoy  para  ustedes  soy  Lilith,  no  se  hable  mas,  eso
fue  suficiente,  mucha  apertura  para  ser  un  grupo  con  las  características  que
le  mencioné.  Ellas  lo  asumieron,  en  cambio  en  la  universidad,  con  doctores,
magísteres, profesores, estudiantes y algunos me dicen:
yo  no  te  puedo  llamar  Lilith  porque  yo  no  veo  a  una  mujer.  Incluso  hubo
profesores  que  me  devolvían  los  trabajos,  siendo  muy  buenos  y  sin  ninguna
revisión y menos nota, diciendo que Lilith Natasha no existía, pura negligencia,
sabiendo
nos matriculamos en la universidad.

Obviamente no puedo generalizar, pues si había compañeros y buena parte de la
comunidad universitaria lo asumió bien a cambio de los otros que presentaron

y cerradamente presentaran resistencia.

Para  mi  ceremonia  de  grados,  yo  solicité  y  aclaré  que  era  consciente  de  mi
situación jurídica  en  cuanto  al  nombre,  que  sabía  que  en  el  diploma  y  acta
de  grado  iba a  decir  Néstor  Raúl,  pero  que  les  pedía  y  solicitaba  respeto
mi  condición  de transgenerista,  les  dije  que  yo  iba  a  ir  vestida  de  mujer,  un
vestido  amarillo,  largo, nueve  metros  de  tela,  tacones,  accesorios,
es  decir  una  mujer  en  términos convencionales  y  que  para  mi  sería  una
humillación  que  me  llamaran  con  mi  nombre jurídico  y  no  accedieron  y  se
dieron  el  gusto  de  llamarme  Néstor,  humillándome  ante todo  el  auditorio
los  medios.  Yo  voy  a  seguir  discutiendo  eso,  precisamente  hoy  propuse entre
otras  cosas,  un  performance  formas  apoyado  y  financiado  por  la  secretaría  de
cultura ciudadana,  pero  adentro  de  la  Universidad  en  la  plazoleta  cerca  de  la
facultad  de  ciencias sociales  humanas,  donde  varias  personas  transgeneristas

(mujeres  en  este  caso)  vamos  a  decir  artísticamente:  “No  soy  mi  cédula
ciudadanía,  soy  Lillith,  soy  Claudia,  soy  Margot.  La  cédula  no  es  la  identidad
es la  identificación”.  No  es  posible  un  departamento  de  antropología  que
dignifique a  la  persona.  Yo  no  acepto  esa  humillación  de  mi  ceremonia  de
grados, y aunque ya me tocó a mí por ser la primer transgenerista oficialmente
graduada,  asumo  mi compromiso  político  que  otras  que  van  a  entrar  para
las respeten y las llamen como quieren ser llamadas, entren al baño que quieran
y las respeten.

¿Cómo antropóloga como ve el movimiento LGTBI?

Debo aclarar que desde el Colectivo Académico (IN)visibles CAIN tenemos una
apuesta  de  Activismo  Académico.  Tengo  en  cuenta  que  al  menos  para  mí  las
personas intersexuales no hacen parte de lo LGTB porque uno es diverso sexual
o  es  diverso  de  género  porque  asume  esa  condición.  La  intersexualidad  no  es
una  cuestión  que  elija,  se  nace  intersexual,  es  un  asunto  puramente  biológico,
entonces no hace parte de la diversidad de género.

Veo  que  desde  el  31  de  diciembre  hacia  atrás  no  podíamos  hablar  de  colectivo
LGTB,  ni  siquiera  de  comunidad,  así  fuera  en  la  imaginación,  ni  comunidad
gay,  lésbica  o  trans.  Siempre  cada  una  por  su  lado.  Ahora  hay  unas  iniciativas
que  nos  están  exigiendo  tomar  conciencia  de  grupo.  Cuando  se  superen  los
paradigmas  y  también  se  hagan  los  suficientes  debates  al  respecto  ahí  si
podemos empezar a hablar de una comunidad o movimiento LGTB en Medellín

y en Colombia.

¿Qué mensaje le da a los jóvenes que sufren un drama de
marginación por su orientación sexual o de género?

Yo siempre he dicho que para ser victima hay que permitirle al otro o a los otros
que  nos  victimicen.  Seamos  gays,  lesbianas,  bisexuales,  travestis,
transgeneristas  o  transexuales  tenemos  que  ocuparnos  de reconocernos  como
sujetos
los sexos, los géneros y los cuerpos.

Por David Agudelo, reportero para Colombia Passport en Medellín.

About these ads

One thought on “Una antropólaga habla de la lucha por su identidad sexual

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s