Recuerdos de una canción censurada


La Gota es una canción escrita por Luis Carlos Jaramillo en 1953 y censurada por la Iglesia Católica por considerarla de impropia compostura. Pueden ver más referencia a dicha anécdota en el artículo de José Guarnizo Álvarez para El Mundo de Medellín (2007).

Un muchacho de Medellín se gana la vida con un balón



David Gómez es un muchacho de la población anónima de desplazados que se gana la vida haciendo demostraciones con un balón en las calles de Medellín. A pesar de su talento tuvo que abandonar la escuela y con 19 años aún no sabe lo que será de su vida. Casos para ver. Ojalá lo apreciaran los señores del fútbol en Colombia, que necesitarían de hombres como él.

Carta del alcalde Alonso Salazar y Fuerza Joven


El alcalde de Medellín, Alonso Salazar, me envió una carta a raíz de mi participación en el programa Fuerza Joven, una experiencia que a mi modo de ver es un intento muy valiente para responder a la violencia urbana de la ciudad. Quedé impresionado por ejemplo de la valentía y el carisma de algunos coordinadores del programa, como la educadora Miriam Elena Sierra García quien vive practicamente de barrio a barrio, coordinando los talleres con grupos de jóvenes que han sido víctimas de violencia o que han participado en los llamados combos. Agradezco mucho las palabras del señor alcalde y espero que este tipo de programas no sólo tenga continuidad, sino desarrollo. Hay que buscarle solución a la violencia y espacios a la juventud.

 

Qué es una ciudad habitable


¿Por qué una ciudad es declarada como ‘habitable’? El concepto es, por supuesto, relativo, pero científicamente se pueden determinar ciertos factores. Economist Intelligence, la unidad de análisis internacional, publicó la lista de las ciudades ‘más habitables’ del mundo en la cual Vancouver, Canadá es la primera.

Sigue leyendo

La violencia en ruedas


Un accidente frente al Cementerio de San Pedro el pasado 19 de febrero de 2011 a las 4 de la tarde. Por fortuna no hubo pérdidas humanas.

Me disculpan los señores del transporte urbano en una ciudad como Medellín y como las demás ciudades del país, pero el servicio no sólo es pobre, sino carente de modernidad y, lo más triste, violento. Cada que vengo veo lo mismo. Tomar un bus, cualquiera del área metropolitana de Medellín, es un martirio para el usuario. Estos días tomé uno de Sabaneta a Medellín y leí un aviso que decía que los transportadores tenían que defender su empresa. Tienen miedo, claro, de los esfuerzos de modernización del transporte con el Metroplus, por ejemplo. Obvio, si viene un servicio eficiente, lo obsoleto queda sobrando. Ese mismo bus de Sabaneta se vino tan lento como pudo. Los buses de las comunas altas bajan como alma que lleva al diablo. Cuando usted llega al centro, se baja con las piernas temblando. Si usted le pide al conductor rebajar la velocidad, se gana un insulto. Paran donde quieren, estorban en las calles, le tiran el bus a taxis y motocicletas. Eso significa que no piensan en el usuario, sino en sí mismos. Todo eso es violencia.

El sicario de José Novoa


Llegué 16 años tarde, pero como las lejuras en las que vivo me excusan y vi la película en Medellín, es bueno hablar de esta producción del venezolano-uruguayo José Novoa, quien decidió en 1994 sacar una película sobre mi ciudad a la que entituló ‘Sicario’. La películo ganó 27 premios internacionales y fue además la más taquillera en Venezuela. Incluso en uno de los premios, Huelva 1995, el presidente del jurado fue el premio nóbel peruano Mario Vargas Llosa. La pregunta es cómo fue posible en una producción con ciertos errores semánticos y que además despertó álgidas críticas especialmente en Colombia. Sigue leyendo

Reordenamiento urbano desde la identidad


Yo propondría un reordenamiento urbano desde la identidad cultural. Tengo la impresión de que nuestras ciudades son violentas tal como están concebidas en nuestro tiempo presente. No quiero decir que existen habitantes violentos, sino víctimas de violencia y entre las muchas causas y consecuencias cuenta también la planeación urbana. Cuando recorro las ciudades del Extremo Oriente me doy cuenta de que una de las diferencias es la concepción urbana. Allí se hace un énfasis evidente de lo que es la propia identidad cultural como pueblo desde la construcción y planeación urbana. Una casa, un edificio, una torre, una calle, un mercado, te hablan por sí mismo del país en donde estás, de los sueños sociales, de sus ancestros y de sus ideales. Cuando miro muchos de nuestros edificios, no siento en cambio esa colombianidad en muchos de ellos. Los pueblos en cambio sí, pero también se ven amenazados por la falta de autenticidad de muchos diseñadores, arquitectos, planeadores. Hay un error de percepción sobre lo que es moderno. Tenemos pegado en la mente que lo moderno es parecerse a Nueva York. Sigue leyendo