Hacia el libre desarrollo de la animalidad de Ordoñez


El 10 de diciembre de 2008 la Senadora del Polo Democrático, Gloria Inés Ramírez, describió las razones por las cuales daba su voto negativo contra la elección de Alejandro Ordóñez como Procurador General de la Nación.  La exposición es clara y simple, distribuida en seis puntos: una elección en medio de un ambiente clientelista, abierto sectarismo religioso que hace una ruptura en la separación Estado e Iglesia (la senadora la llama confesiones religiosas), la falta de neutralidad en la defensa de los derechos humanos en el país, su identidad ideológica y política con el gobierno que le crea dudas sobre su imparcialidad, su carencia de objetividad y por último, la senadora Ramírez concluye que es lamentable que prime el pragmatismo político “sin considerar que por encima de ello deben estar los principios éticos y morales, máxime cuando resulta altamente preocupante que los distintos poderes del Estado y los organismos de control estén siendo copados por los sectores más radicales de la derecha” (Ramírez, 2008, No. 5). Seguir leyendo

Ups! Laura


Aunque ya han pasado meses de la confrontación entre la popular presentadora de Televisa, Laura Bozzo y la distinguida periodistas mexicana Carmen Aristegui, nunca es tarde hacer una reflexión sobre dicho evento que no sólo interesa a la opinión pública mexicana (y peruana por debida lógica), sino a todo aquel interesado en el tema de la ética periodística, de los medios y de la política. Como es de esperarse, el tema queda en el olvido general por la sencilla razón de que la Bozzo es un personaje mediático al centro del interés de la subida de los niveles de audiencia. Aunque sus respuestas incendiarias a las denuncias de Aristegui pudieran molestar a sus ricos patrones en la compañía de televisión, por debajo contamos con los beneficios económicos que ello trae. En la época de los show realities, la discusión entre un personaje como la Bozzo y una periodista de la talla y reputación de Aristegui, puede indignar a los más éticos, pero es en realidad una oportunidad de más show para los fanáticos de la vanidad.

Seguir leyendo

El hombre-tigre de la “civilización”


Tiger manHorrorizan los crímenes diarios de nuestras sociedades, sea la que sea. No sólo los crímenes de una sociedad sitiada como la colombiana o de sociedades violentadas como las africanas o americanas, sino también aquellas de las que se esperaría mayor decoro humano o que se presentan a sí mismas como los parangones de la civilidad o la modernidad. Seguir leyendo

No hay tal narconovela y paraconovela… es nuestra historia


Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Parece un miedo a mirarnos en nuestro espejo, el esperpento social que tenemos por país y la historia de violencia, corrupción y dramas que nos precede a todos. Y tomamos decisiones con ese mismo tono de narcoterroristas y paramiliares, decisiones absolutas, acallantes, igualmente violentas como parece nos lo enseñaron los mismos narcos, los mismos paras y, agréguele otros actores como los miliares de los falsos positivos, los guerrilleros que secuestran con parafernalias rancias, deprimentes y perversas… a todos estos habría que hacerles también libretos y pasarlos por televisión. Seguir leyendo

Escultismo colombiano sin azimut


Cuando el presidente de la república se reunía con los scouts de Colombia durante la edad de oro del escultismo en este país.

Es muy raro que en este siglo XXI los diarios le dediquen páginas enteras al movimiento scout nacional como en su edad de oro que terminó con el ascenso de las mafias y el encrudecimiento de la violencia del campo a las áreas urbanas más deprimidas por allá en la última década del siglo XX. Esto coincidió también con la revolución digital que arrebató a niños y jóvenes a campamentos digitales.  Seguir leyendo

El Caso Colmenares y una radiografía de la justicia colombiana


Algunas personas se preguntan las razones por las cuales el Caso Colmenares ha alcanzado tanto cubrimiento de los medios y de las redes sociales. Algunos comentaristas de Youtube, por ejemplo, denuncian que se trata de un problema de las clases altas colombianas. De ser un problema de una familia pobre, todo quedaría en el anonimato. Yo agregaría que más que en el anonimato, en la impunidad. Precisamente: día a día suceden centenares de casos colmenares en las calles colombianas y este será quizá el primero en la historia de la criminalidad nacional que alcanza tan inusitado alcance mediático. Decía Winston Churcill que todas las cosas grandiosas eran simples y muchas de estas podían ser expresadas en palabras simples como libertad, justicia, honor, deber, misericordia, esperanza… La importancia de este caso radica en que es una radiografía de la justicia colombiana. A través de él se puede ilustrar cómo se mueven las cuerdas de la jurisprudencia en el país de las leyes del General Santander. Seguir leyendo

Un muchacho de Medellín se gana la vida con un balón



David Gómez es un muchacho de la población anónima de desplazados que se gana la vida haciendo demostraciones con un balón en las calles de Medellín. A pesar de su talento tuvo que abandonar la escuela y con 19 años aún no sabe lo que será de su vida. Casos para ver. Ojalá lo apreciaran los señores del fútbol en Colombia, que necesitarían de hombres como él.