La confesión del carcelero Hin Huy


JUAN JESÚS AZNÁREZ – El País España – Pnom Penh

04-11-2007

foto_noticia
ampliar

Los cadáveres de cientos de miles abonaban los arrozales de Camboya cuando el carcelero Hin Huy llegó a los campos de la muerte de Choeung Ek con otro camión de presos. El pelotón a sus órdenes los empujó hasta el borde de unas fosas que fueron su sepultura. Verdugos con barras de hierro y machetes les destrozaron el cráneo y después les degollaron. Murieron esposados y de rodillas, uno a uno, sin saber por qué, torturados hasta confesarse espías de la CIA o de la KGB, imperialistas, burgueses, traidores al partido, intelectuales, o enemigos del régimen de Pol Pot (1975-79). Los lugartenientes de aquel lunático serán juzgados en los próximos meses por un tribunal internacional auspiciado por la ONU. Aquel maoísmo extremo, agrarista y xenófobo se cobró la vida de 1,7 millones de personas.​​ >>Continuar lectura.

“La primera oposición, del Estado y de las víctimas sobrevivientes, radica en el temor a una desestabilización política del país, ya que los jemeres rojos continuaron activos hasta el año 1999″, explica Albeiro Rodas, estudioso de la cultura camboyana en el centro Don Bosco de Sihanoukville.

2 thoughts on “La confesión del carcelero Hin Huy

  1. Saludos desde Camboya! desde hace 5 estoy aquí con mi familia. Deveras, por no saber inglés no conocí la realidad de Camboya hasta hace poco tiempo. Gracias por este sitio y sus apreciaciones del país. Le aseguro que no está equivocado. Saludos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s