Medellín sobre una colina


Medellín goes from murder capital to model city
Por Daniel Kurtz-Phelan | NEWSWEEK | Traducción de Albeiro Rodas | Foto de César S (http://www.flickr.com/photos/rasec/)

Tomada en (Ver más fotos aquí)

Hace cinco años la comuna popular de ladera número 13 era una de los más brutales campos de batalla urbanos en Latinoamérica, un sangriento microcosmos de la guerra civil de las drogas de Colombia. Las guerrillas izquierdistas, los paramilitares derechistas y un bien armado grupo de sicarios al servicio de la mafia, con frecuencia indistinguibles debido a su obstensible conflicto de intereses, estuvieron luchando por el dominio del territorio por años. El gobierno, para muchos efectos, no existía. En 2002 los caidos en la Comuna 13 – en caóticas luchas callejeras, asesinatos selectivos y operaciones de “limpieza” de la vecindad – llegaban a cientos.

Hoy la Comuna 13 tiene una atmósfera completamente diferente. Sus calles son relativamente seguras. La construcción de escuelas y transporte público está en proceso. Pero este no es el único y más dramático ejemplo de la notable transformación de Medellín, una ciudad que luchó por décadas por deshacerse de su fama, bien ganada en los días de Pablo Escobar y el Cartel de la droga de Medellín como la “ciudad más violenta del mundo”. En 1991, la tasa anual de muertes era de 381 por 100 mil habitantes- más de 500 homicidios mensuales. En 2002 fue de 184 por 100 mil. El año pasado esta cifra cayó por debajo de 30, haciendo que Washington, D.C. se vea mal en comparasión.

Medellín es la segunda ciudad más grande de Colombia y un centro tradicional del comercio y en tanto que la seguridad mejoró, también ha florecido su economía. Desde 2003 el ingreso per capita incrementó en un 25 por ciento, el desempleo cayó de un 17 a un 12 por ciento y la inversión en comercio y el áuge de la construcción ha resurgido. Al mismo tiempo, el nivel de las escuelas de la ciudad que era considerado bajo en comparasión con los niveles nacionales, bajó de 50 a 14. Críticas acerca de la congestión y la polución son frecuentes en una población que pasó de un conteo diario de personas a quejarse de su propio número.

La transformación de Medellín comenzó en 2002 cuando Álvaro Uribe tomó posesión como presidente de Colombia prometiendo una “mano firme”, es decir, un enfoque duro de la seguridad. Comenzó con un proceso de desmovilización de la organización derechista paramilitar y confrontó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y a otros grupos guerrilleros. En Medellín, soldados y policías irrumpieron en la Comuna 13 con helicópteros y vehículos blindados, combatiendo y venciendo una serie de batallas contra diferentes facciones. Pero mientras esto redujo la presencia de la guerrilla, quedaba aún un gran trabajo por hacer y un año después Sergio Fajardo, un matemático de cabello desordenado con un Ph.D. de la Universidad de Wisconsin, fue elegido alcalde por una mayoría que sugería que la victoria militar era tan sólo el primer paso que cambiaría a la ciudad. “A cada reducción de la violencia” dice, “tenemos que seguirla inmediatamente e ´inmediatamente´ es una palabra clave en intervención social”.

Entonces cuando tomó posesión, Fajardo no sólo creó nuevas políticas de excepción en la Comuna 13. Construyó una nueva y hermosa escuela, invadió la vecindad con trabajadores sociales y especialistas acreditados y comisionó a un prominente arquitecto para diseñar una brillante biblioteca y un centro comunitario. Empezó la construcción de un sistema de transporte masivo de góndolas que alcanzan los más apartados suburbios populares dando a los pobres acceso a la vida económica y cívica de la ciudad en los más prósperos centros. Fajardo también incrementó el presupuesto en educación para la ciudad en un 65 por ciento e invirtió millones en nuevas escuelas y cinco “parques-bibliotecas” como la de la Comuna 13 diseñada por afamados arquitectos y localizadas en los barrios más pobres. “El alcalde entendió que usted no obtiene paz sólo de soldados y policías”, dice Carlos Jiménez, un trabajador de desarrollo de la Comuna 13.Algunos críticos dicen que el acercamiento de Fajardo es mero simbolismo, un espectáculo para mostrar que hace poco para ayudar a la pobreza de la ciudad. Pero Fajardo cuenta que esos símbolos son su más potente arma. “Cuando los niños pobres llegan a las mejores aulas en la ciudad, hay un poderoso mensaje de inclusión”, dice. Este acercamiento iconoclasta a una transformación urbana refleja su iconoclasta personalidad. Fajardo lleva un morral, conduce una motobicicleta por la ciudad y va a trabajar cada mañana en jeanes. Y mientras utiliza la mayoría de los ingresos públicos en los pobres, hace esto sin atemorizar al comercio como aquellos retóricos populistas radicales que surgen por lo general de la boca de los líderes políticos latinoamericanos. “Demostrando que él sí es capaz, atrajo credibilidad sobre el sector público”, dice Olga María Ospina, una economista con una asociación empresarial en Medellín. Los resultados: su popularidad se mantuvo en el 80 por ciento, llenando las espectativas de que podría suceder a Uribe quien fue alcalde de Medellín en la década de los 80, para las próximas elecciones de 2010.

Fajardo permanece publicamente silencioso acerca de sus ambiciones presidenciales. Pero evidentemente está cosechando para el cargo. Su término expira a finales de este año y mientras su antiguo jefe de personal será el próximo alcalde y continuará las reformas de Fajardo, él mismo planéa cruzar toda Colombia, haciendo la misma estrategia de tocar puerta a puerta que utilizó para construir su carrera política de la nada en Medellín y anunciando el poder de su modelo. “Medellín ha sido la más complicada y la más violenta ciudad en Colombia”, dice “por lo tanto, si pudimos hacer esto aquí, lo mismo puede pasar por toda Colombia”.

Pero hacer eso significa reinar en una nación fragmentada. El modelo de Uribe desplazó a los grupos guerrilleros pero no los erradicó. La droga sigue siendo próspera en la nación. El país lucha también por hacer frente con el después de la desmovilización de las facciones paramilitares. Por un lado estaban combatiendo a las guerrillas, pero aseguran que lo hicieron con la coordinación de figuras del ejército, la policía y el gobierno. En Medellín, Fajardo utilizó los recursos de la ciudad para construir un programa que reintegró excombatientes paramilitares a la sociedad y por otra parte se dedicó a trabajar con las víctimas. Esta medida está en la actualidad siendo aplicada en otras ciudades, dando crédito a que la idea de Fajardo de una “mano firme” es el primer paso para curar a Colombia.

Anuncios

2 comentarios en “Medellín sobre una colina

  1. YO SOY ANTIOQUEÑA, AL IGUAL QUE TODA MI FAMILIA Y ADORO A MI CIUDAD Y SU GENTE LINDA, LABORIOSA Y CARISMATICA PERO VIVO FUERA DEL PAIS HACE YA UNOS AÑOS Y ES MUY TRISTE ESTAR LEJOS DE TODO LO QUE TE IDENTIFICA, LEJOS DE TU HOGAR, DE TUS COSTUMBRES, Y VIVIR SIEMPRE ANHELANDO UN FUTURO ALLI PERO ES MUY COMPLICADO, PORQUE REALMENTE APESAR DE TODO LO BELLO QUE RODEA A COLOMBIA AUN PREDOMINAN DEMASIADAS COSAS FEAS. YO FUÍ HACE DOS AÑOS Y ME DI CUENTA QUE AUN FALTA MUCHO CIVISMO, MUCHA ARMONIA, YO SE QUE EL MUNDO NO SE CAMBIA EN UN DIA. TODOS LOS QUE ESTAMOS FUERA DEL PAIS CADA DIA CON MAS ANCIAS QUEREMOS VOLVER PERO POR X O Y NO NOS LOGRAMOS ADAPTAR NUEVAMENTE, NO SABRIA EXPLICARLO. A DIOS LE PIDO BENDIGA COLOMBIA Y QUE DE UNA VEZ POR TODAS COMBIERTA ESE OASIS QUE ES COLOMBIA EN EL PARAISO QUE TODOS SOÑAMOS, TENGO MUY CLARO QUE TODOS TENEMOS QUE PARTICIPAR PARA QUE ESE CAMBIO SE DE, PERO PARA QUE TODO ESTO SUCEDA TIENE QUE DEJAR DE EXISTIR TANTO PARASITO, TANTO LADRON DE CUELLO BLANCO, QUE DESAPARESCA LA CORRUPCION. POLITICO COLOMBIANO AMA REALMENTE A COLOMBIA, Y HAZ BIEN TU LABOR PARA QUE TODOS DISFRUTEMOS DE UN PRESENTE MEJOR Y SEAMOS ESE PAIS ALEGRE Y ARMONICO QUE TODOS NOS MERECEMOS.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s