¡Extra, extra! Se acaba la guerra | ¿Y LA TIERRA?


Cristian Valencia. Columnista de EL TIEMPO.
En Colombia creemos que si se acaban las Farc se acabarán los problemas.
Al subteniente H., en 1952, le pegaron su primer balazo, por allá en Miraflores (Tolima). Y en ese tiempo no existían las Farc. Doña Alba Lucía, en un sentido relato que escribió este año, contó cómo el ejército bombardeó las montañas del Quindío en 1961, porque por ahí andaban los chusmeros. Y contó cómo le tocó a su familia salir a correr por el monte y esconderse con su taita y su mama y sus hermanitos, y empezar un periplo de desplazamiento continuado que duraría 20 años. Y en ese tiempo no existían las Farc. Cuando Olaya Herrera ganó las elecciones de 1930 y acabó con una hegemonía conservadora de casi 40 años, se desató una macabra violencia partidista en el campo. Aparecieron los ‘pájaros’, conservadores que mataban a campesinos por ser liberales. Y los campesinos liberales también alimentaron su rabia, a la sombra de sus muertos, y comenzaron a matar conservadores. Y en ese tiempo no existían las Farc.
El siglo XX comenzó con una guerra horrible entre liberales radicales (partido político que ya no existe) y conservadores, de la cual nos quedan imágenes tenebrosas: una pirámide hecha con cráneos, precedida de un sonriente ejército vencedor; y una batalla triste por tanto muerto a machetazo y bayonetazo: la de Palonegro ¡Qué espanto! Y en ese tiempo tampoco existían las Farc.
Tampoco existían cuando la masacre de las bananeras, por allá en el 27. Y tampoco cuando al general Rojas Pinilla le entregaron muchas armas los campesinos armados de entonces, por allá en los Llanos Orientales.
Las distintas guerras que nos han azotado a lo largo de todo el siglo XX y lo que llevamos de este han estado afincadas en la tenencia de la tierra. Por eso, el teatro de operaciones militares siempre ha sido el campo.
Y ahora que el Estado está diezmando el poder militar de las Farc, todos los colombianos parecemos amnésicos. Porque creemos que si se acaban las Farc se acabarán todos nuestros problemas. Seguro que sí: momentáneamente. Porque olvidamos que el problema viene de marras. De otra manera no podría explicarse el porqué de tanta guerra, de tanto campesino que huye o trata de defender su tierra con lo que sea, o de tanto campesino muerto.
De no hacer nada para solucionar el problema de la tierra, siempre habrá campesinos que dirán: “Basta, no podemos seguir huyendo y entregando la tierra”, y seguro se armarán de nuevo con lo que sea: piedras, palos, fusiles o cuchillos, para defender lo suyo.
Y la violencia en el campo seguirá y seguirá y seguirá. Mateo, el tatarabuelo: criado bajo las balas de la Guerra de los Mil Días; Juan Alberto, el bisabuelo, bajo las balas de la violencia del 30; Marco Tulio, el abuelo, bajo las balas del 48; Andrés Jaime, el taita, bajo la violencia del 60; y el hijo, Mario Conde, bajo las balas del 80; y el hijo del hijo, Tino Fernando, bajo las balas del 2000, y así la genealogía de los muertos.
Me gustaría que hubiera un Ministerio de Agricultura que censara a la población campesina para protegerla: cuántos están desplazados, dónde quedan sus tierras y en manos de quién; cuántos están activos; cuántos son propietarios, cuántos, jornaleros pagos; un ministerio agrario que ponga la primera piedra de una verdadera paz, sinónimo de reforma agraria, sinónimo, a su vez, de justicia social. Y que titulen tierras georreferenciadas y que no se puedan vender sino heredar. Y que se permitan las cooperativas campesinas, y que las ayuden y las subsidien y les presten platica pa’ sembrar -para que nosotros comamos, por cierto-. De lo contrario, veremos nacer en unos años otra cooperativa de defensa campesina, que renovará la guerra. Y nuestros hijos serán criados bajo las balas del 2020.
Y a empezar de nuevo, mi gente, con pañuelo negro en la mano, porque el blanco no aguanta más.
Anuncios

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s