Cómo sería una Colombia en moto


Calle de SaigónCiudad de Ho Chi Minh. Quien viene a cualquier ciudad de Asia tiene que ver necesariamente con motos. Estas se encuentran por todas partes y son el medio más común de desplazamiento para todas las clases sociales. Sea que usted se encuentre en Bangkok, en Phnom Penh o en Ho Chi Minh, las motocicletas entrarán de una u otra forma en tu vida.

Foto “una calle de Saigón”, por Albeiro Rodas

Aquí en la ciudad de Ho Chi Minh, la antigua Saigón (aunque así la siguen llamando por todas partes), la vida peatonal es prácticamente nula. Todo está invadido por motos en una ciudad que tiene la población de Bogotá. Veamos pues ventajas y desventajas de la que sería una Colombia en moto, teniendo en cuenta que nuestro país es el segundo productor de motos en América Latina después de Brasil, según el estudio de Ignacio Gómez Escobar.

Desventajas

Empecemos con el lado oscuro de la cosa. Si en nuestras ciudades colombianas cada uno tuviera una moto para trabajar, desplazarse o simplemente para ir a pasiar, ello tendría como consecuencia un incremento en el número de accidentalidad, pues es bien sabido que una moto es mucho más vulnerable que un coche. Por otra parte a modo global – no individual, por supuesto -, nuestro país incrementaría el consumo de combustibles, por ende tendriamos más polución. También, como sucede aquí en Saigón, se correría el riesgo de ver invadido el espacio público más fácilmente que lo que sucede con los coches, por eso de que una moto se puede dejar en cualquier acera. Obviamente todas estas dificultades tendrían una buena respuesta si estamos preparados para la invasión que viene.

Ventajas

Ahora soñemos un poco con una Colombia en moto, a la manera asiática, pero poniendo nuestra malicia indígena.

El aumento de usuarios de motos redundaría necesariamente en la disminución de coches. Si todos tienen motos, los servicios de transporte urbano como autobuses y taxis se reducirían substancialmente. Las personas en moto llegan más puntuales a trabajar y se preocupan menos por las distancias, por lo que tienen una mayor movilidad. No es lo mismo tener que tomar un bus, un metro o un taxi para cruzar la ciudad, que tomar mi propia moto. Por esto se aumentaría la movilidad del ciudadano dentro de toda el área urbana dando un mayor dinamismo a la ciudad.

Si usted tiene moto no le importa mucho que el último metro salga a las once o que no vaya a encontrar un taxi en horas pico. En conclusión, hay una sensación mayor de libertad que redundaría en una mayor participación en actos culturales, cívicos y de esparcimiento de la familia (ir al teatro, al parque, al pueblo más cercano, a otro barrio).

Lógicamente todo esto tiene que ser pensado dentro de un proyecto nacional que cree el espacio adecuado para este tipo de transporte. Las carreteras deberán tener un espacio para su circulación, los parqueaderos de motos deberán ser más, la disciplina en el tránsito debería ser pensada para los motociclistas y se deberá educar a los conductores de coches para que aprendan a convivir en la carretera con las motos. Se debería tener una regulación nacional y no una regulación de motos por municipios o departamentos.

Lecturas recomendadas

Anuncios

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s