De la crisis a la oportunidad


Para varios observadores, como por ejemplo para El País de España, la parapolítica es una de las peores crisis de los últimos tiempos en Colombia. Muchos lo ven por su parte como un fenómeno que socava la gobernalidad y la credibilidad del presidente Uribe. Pocos se atreven a verlo como una oportunidad. Lo cierto es que los escandalos de la parapolítica son antes que nada un proceso de justicia y que el efecto de bola de nieve que vive el país en dicho sentido revela ante todo que no hay intocables en este momento, ni siquiera si se escudan detrás del uribismo. Ese es un punto a favor para el presidente. Si tuviesemos una dictadura, como sugieren algunos críticos, no habría ese proceso judicial que se llama parapolítica. A mi modo muy personal de ver el asunto, el proceso judicial llamado parapolítica sí es una oportunidad, la de limpiar bien y profundo nuestra clase dirigente y la de enviar el mensaje de que los gobernantes que van a dirigir un país en paz, deben estar radicalemente comprometidos con la justicia y el desarrollo. Aquí un artículo de la senadora Cecilia López Montaño, “de la crisis a la oportunidad”, con distancia sobre varias de sus opiniones, por supuesto.

DE LA CRISIS A LA OPORTUNIDAD

Cecilia López Montaño

Colombia atraviesa por una de las peores crisis de su historia. Pero, como se ha dicho siempre, las crisis pueden convertirse en la gran oportunidad, en este caso, de reorientar el destino de esta sociedad que ha perdido su norte en medio del narcotráfico, de la violencia, del clientelismo, del populismo y de la corrupción. Llegó el momento de la reflexión de todos los colombianos porque sería absolutamente irresponsable limitarse a culpar a unos pocos: a los políticos y al Congreso. Es innegable que por haber recibido un mandato del pueblo y ser pilares de la democracia, la clase política tiene una profunda responsabilidad. Esto ha sido entendido por la Corte Suprema de Justicia al iniciar este proceso de investigación y condena a los parlamentarios. Todos los partidos tienen que expresar su apoyo irrestricto a este proceso porque en medio del caos se demuestra que no toda la institucionalidad se ha perdido. La Corte y la Fiscalía son la esperanza de que la depuración de la política llegará hasta el final, cueste lo que cueste.

Es evidente que se debe seguir investigando a todos los sectores involucrados en vínculos con el paramilitarismo. Cada día toma más fuerza el tema de los votos buenos y los votos malos. Con excepción del Polo y el Mira, todos los partidos han resultado involucrados en la parapolítica, pero lo que es innegable es que más del 80% de los congresistas cuestionados por estos procesos pertenecen al uribismo. Es inexplicable que esos votos sean malos cuando eligieron a los miembros del Congresos, pero buenos cuando eligieron o reeligieron al señor Presidente Uribe. ¿Hasta cuándo se podrá mantener esta ilógica diferencia? Más aún, nuevos miembros del Gobierno empiezan a aparecer en las declaraciones de testigos y con ello existe la posibilidad de que la nueva lista de personas muy cercanas y defendidas por el señor Presidente se incremente y también terminen involucradas. Flaco favor le hace el Gobierno a la democracia colombiana cuando, ante estos nuevos hechos que comprometen a personas muy cercanas a él en el Legislativo y en el Ejecutivo, no reconoce la separación de poderes. Al amenazar a la Corte, como lo ha hecho el señor Presidente en los últimos días, alegando que su actuación va a desinstitucionalizar al país puede terminar en algo muy grave: debilitar la institución de la Justicia que está actuando en derecho.

Aún cuando se logre clarificar el escenario de la política y del Ejecutivo, en aras de convertir esta crisis en la oportunidad mencionada, es necesario que la Justicia avance hacia los otros sectores del país que apoyaron al para-militarismo y que en el desarrollo de sus actividades se beneficiaron de la protección ilegítima de estas fuerzas al margen de la ley. Ganaderos, grandes productores agrícolas, sectores de la actividad financiera y de la construcción, entre otros, que hicieron caso omiso de procesos de lavado de activos, también tienen que rendir cuentas a la justicia colombiana. La premisa del paramilitarismo como un mal menor frente a las acciones de la guerrilla fue adoptada por muchos. Para construir una sociedad distinta es fundamental reconocer sinceramente que esto fue un grave error. Es el Estado el que tiene que asumir la responsabilidad de garantizar la seguridad de todos y cada uno de los colombianos. Su fortalecimiento debe ser el principio de la reconstrucción nacional. No ha sido esta la primera vez que amplios sectores de la elite colombiana acuden a grupos irregulares, pero sí debe ser ésta la última.

Un acto de contrición, la construcción de consensos, el reconocimiento de que somos parte de una sociedad global que no acepta que se violen principios como el respeto a los derechos humanos, la identificación del origen de estos males como el narcotráfico y la falta de solidaridad social son los puntos de partida para que Colombia empiece a construir esa nueva etapa de su historia. Sin duda, esta es la forma de convertir esta gran crisis en una oportunidad.

E-mail cecilia@cecilialopez.com

Anuncios

One thought on “De la crisis a la oportunidad

  1. Este país es un salpicón de credos e ideologías, pero eso no es lo grave; lo angustiosamente preocupante es la ortodoxia que no permite aceptar la discrepancia de ideas, la intolerancia que no deja convivir en medio de pensamientos diferentes.
    Mi país, cúanto me duele mi país… y desearía poder hacer más de lo hasta ahora hecho.
    Buen sitio el suyo, felicidades.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s