Cuando un primero de mayo sea una fiesta en Colombia


Obrero onCuando un primero de mayo sea una fiesta en Colombia, entonces entenderemos que la paz es para todos.

21 sindicalistas asesinados en lo que va del 2008 y 20 casos de periodistas en la impunidad en Colombia, asegura la ONU

Foto de Tomilee Boots

Desde siempre el primero de mayo ha sido una fecha de nostalgias para los trabajadores de nuestro país. Aquellos que mueven la maquinaria pesada, la que permiten que el progreso avance, así sea tantas veces a pasos de cañón. La Colombia de los obreros es más grande de lo que nos imaginamos. Somos casi todos, casi todos los colombianos y, sin embargo, a veces parece que ser obrero es ser miembro de una casta inferior. Tres expertos de la ONU enviaron un comunicado al gobierno de Colombia con fecha del 30 de abril en donde expresan su preocupación por la violencia que afecta los derechos humanos en el país, especialmente en contra de activistas de la sociedad civil, dirigentes sindicales, abogados y periodistas por medio de asesinatos, hostigamiento e intimidación.

Si bien los expertos reconocen que el gobierno ha dado muestras de progreso en la garantía a la seguridad de dichas personas, invitaron a aumentar las medidas para que ser sindicalista no sea una tarea peligrosa en Colombia. Tan sólo en lo que va del 2008 se cuentan 21 sindicalistas y líderes de la sociedad cívil asesinados, sin contar amenazas de muerte a activistas y defensores de las garantías fundamentales y de la sociedad civil.

Periodistas

Así mismo el comité para la protección de los periodistas de la ONU señaló que en materia de crimenes contra periodistas Colombia se ubica en el cuarto y México en el décimo lugar mundial en índice de impunidad.

El primer país del mundo en donde los periodistas están más en peligro es Irak, especialmente después de la invasión que los Estados Unidos llevaron a cabo en 2003. En ese país, según el informe, los periodistas no mueren en combate, sino que son víctimas de fuego deliberado, siendo los principales los periodistas iraquíes, mientras que 79 casos continuan en la impunidad.

En el caso colombiano, señala el comité, la amenaza en contra de los periodistas nace directamente del conflicto entre paramilitares, guerrilleros y las fuerzas de seguridad del Estado. En Colombia hay 20 casos sin resolver en la actualidad.

El caso mexicano tiene que ver directamente con la violencia generada por el tráfico de drogas, el crimen organizado y la corrupción oficial, según el informe. La mayoría son periodistas mexicanos y siete casos terminaron en la impunidad.

Según el directo del comité, Joel Simon, la única solución a este problema parte de la voluntad del estado en el combate a actos violentos y en la valorización del rol social del periodista sin el cual la gente no tendría acceso a la información.

Anuncios

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s