Pensamiento| Manifiesto Neopanida del siglo XXI


Dedicado al rioplatence tan lejos de la nada

Por Amir El Ro

A este siglo aún sin forma le hace falta como un pique. Está tan lleno de actos políticos que se hace sospechoso y desabrido. El horror del 11 de septiembre, más que el horror mismo que se paseó antes las cámaras de este planetica jugador, es ese horror del protagonismo de nerones, claudios, herodes, bonifacios, dalilas y cleopatras tomándose la vocería del humanismo, manipulando los conceptos del amor y la paz, el desarrollo y la libertad, la democracia y la equidad, como si de ello conocieran mucho. Esa cultura mordaz, tan segura de sí misma y tan planetaria, lleva sin ninguna duda a la extinción del animal que piensa, lo hacen comer de la caca de su propia necedad.

Declaramos de nuevo que no creemos en nada que ya no se haya dicho. Si este siglo, aún más mezquino que el anterior, no lo hace todo nuevo, entonces no vale y tendríamos que empezarlo todo de nuevo. Declaramos que necesitamos profetas no contaminados de las viejas ideologías, de esos que nada tienen que ver con los cuentos de la economía y de la sociología.

Pasad, pasad, pasad viejos títeres del siglo XX, que seréis juzgados con la misma vara con que juzgastéis. Al final no dejasteis nada para recoger.

Agora me río de vuesas mercedes, que denunciabas al 19 como el romántico zozo y bobo, tan estúpido para caminar el siglo XX de orgullosos avances tecnológicos. Entre más pasa el tiempo, más creemos que vamos hacia arriba, como si el tiempo fuera una escalera a un cielo, ¡quién nos dijo que el cielo era arriba! arriba está andromeda del centauro, orión, la luna y las estrellas que intuyó Giordano Bruno en un infinito sin esferas, como las soñaba Bonifacio. Ay, este Bruno quiebra esferas tan sublime, tan rompedor de esquemas que nos liberó a costa de su propia vida. Él sí debe estar en ese cielo infinito, en ese cielo a donde van los seres maravillosos y divinos como él. Resulta que no creo que avanzamos a nada. La historia no es una espiral hacia arriba. No hay pruebas de ello, nadie lo puede asegurar. Ni siquiera sabemos lo que pasó hace tan sólo 20 mil años, que para Dios son 20 segundos y ¿qué de los millones de años atrás, con este Adán dando vueltas por el planetica jugador? El tiempo es fortuito y lo que hoy tenemos, talvez ya no lo tendremos.

¿Cuántos giordanobrunos listos para quebrar esferas? Eso es lo que le falta a este siglo sin sabor. El problema del esquema es que te meten en una decisión, o sos de aquí o sos de allá, como si no se pudiera optar por más. Ya no queremos optar: vamos a mirarnos, adentro, bien adentro, en búsqueda de nuestros propios estilos.

Conjuramos los espíritus de todos los muertos, aquellos que piensan, aquellos sublimes que amasaron el arte, la literatura, la filosofía, la ciencia. ¡Salid de vuestras tumbas, las mismas que fabricaron aquellos quienes os enterraron! Los mismos lobos que lapidaron vuestro nombre y os dieron por premio la soledad. Los mismos que para cuidar sus esquemas retrógrados, os entucaron en estatuas de mármol. ¡Sí, vos, Homero, tenido por todos como fantasioso, si tus dioses no eran más que hombres a los que veías como ángeles y te enamoraron, sé el primero en juzgar a este siglo tendencioso y peresoso! ¡Si, vos Nietzche arrrollador de ideas, te conjuro a que salgas sin temor de tu cárcel en donde te condenaron los que enloquecistes con tus poemas a la existencia! Ay, que hable Zaratrusta a este siglo perverso dominado por los totalitarismos del tedio. ¡Eh, vos, Fernando González, ya no estés más muerto! Que hay que viajar este siglo a pie, viajarlo para conjurar las posesiones de los demonios bastardos que ignoran lo auténtico.

Invitados todos a unirse a los neopanidas del siglo XXI. No hace falta que seas bueno o sabio, blanco o desarrollado. Basta que seas y que en ser, quieras introducirte en vos mismo. Vamos, inscripciones abiertas, pueden unirse todos, más de trece, no temáis que no vamos a suicidarnos, porque ya nos suicidaron y a muchos nos mataron. Vamos, incribite en la autenticidad, en el pensamiento original, en buscar los caminos del nuevo siglo con la mente de Herman Hess.

Y vosotros, ejércitos poderosos de la tierra que os paseáis por el mundo por encima de la pobre gente: ¡Detened vuestros carros de armas! ¡Detenedles ya mismo! ¿No véis acaso que estáis aplastando niños? ¿No termináis vuestras guerras luchando en contra de los niños y sus madres?¿Para qué entonces? Las guerras son la expresión del sinsentido, de la miseria, de la pesadumbre, allí en donde mueren los mejores marionetados por los peores. Ay de los líderes que convocan a sus propios pueblos al abismo de la guerra y la enmascaran de alivio, de esperanza, de paz, de democracia. Más les valdría colgarse una piedra de molina y tirarse al mar.

Desconfiamos de los jefes promotores de guerras y odios, de los que proclaman que aplastar al hombre es la clave del futuro. Jinetes apocalípticos de perdición, jinetes sombríos cuya cola es la sombra de la muerte.

Manifestamos la esperanza en la paz verdadera, la que nace del arte, de la literatura, de la filosofía de la autenticidad, la que protege a los niños, la que da el plano equitativo a las mujeres, la que valora a los jóvenes, la que respeta y honora a los ancianos. Manifestasmos nuestra esperanza en la era del hombre verdadero, el hombre universal, el hombre que no requiera de protecciones legales, ni visas ni pasaportes, el hombre del alma llana, el soñado por los siglos de los siglos.

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s