Un paseo nocturno… ¿por Moravia???


Por Albeiro Rodas

Medellín, 14 de agosto de 2008. El cuarto día en Medellín, bastante lluvia por esta temporada, pero la misma no me impide ver los “cambios”. Todos me preguntan por los cambios de la ciudad y siempre responde que los veo, que evidentemente los veo, aunque hay cosas que aún no han cambiado, como el afan de buses, taxis, camiones, motocicletas, peatones, todos, como desbocados por las avenidas de la ciudad, pitando, gritando, afanados, como huyéndole a algo o alguien y esas personas detrás de algún escritorio del centro, de un banco, de una caja de cambio, de una tienda, de cualquier cosa que sea atención al público, con su atención también a la ligera y sus respuestas de afan “no hay”, “no tenemos”, “no le podemos ayudar”, “no hacemos eso”…

Entonces digo que los cambios no pueden ser sólo de infraestructuras. ¿Qué son las “infraestructuras”? me preguntan los que no tienen porqué saber què son esas palabras tan enredadas que aprendemos en la U. y que después creemos que el tendero de mi esquina debe saber. Las “infraestructuras” es todo aquello que está “infra”, es decir, “inferior” a las “estructuras”, pero que a veces creemos que es lo “supra”, es decir, los superior y entonces le damos énfasis. Por ejemplo, las pirámides de la Oriental son un ejemplo:en estos cuatro días tres taxistas, dos amigos, un tío y tres primos me dijeron que les parecía que las pirámides se ven muy bien desde los helicopteros, pero que, según sospechan, el 99% de los medellinenses nunca van por allí en helicóptero y que por eso no las han podido apreciar desde el cielo, sino desde la tierra y por esta razón parecen más mundanas que celestiales. Dicen que en vez de poner ese tipo de cosas para evitar que la gente se pase la calle en cualquier sitio, se debe hacer énfasis más en la educación, aunque, dicen ellos, es cierto que la accidentalidad disminuyó en la Avenida Oriental.

Moravia de noche

Pero la prueba maestra de los cambios de Medellín los tuve en Moravia. Hace tiempos, como dice el maestro Tomás Carrasquilla, el nombre Moravia era sinónimo de basura y nido de delincuencia. Usted no ponía a Moravia en la ruta de visitas.

Llamé a Jorge Iván García, es un viejo amigo, pero más que eso, un asesor pedagógico del proyecto “Medellín también educa“, liderado por la Secretaría de Educación de Medellín y la Fundación Terpel, para que me invitara a alguno de esos centros del cambio de la ciudad. Le dije que nos encontráramos en el centro, frente a la Cámara de Comercio de Medellín, para ver las pirámides de la Oriental y caminar por todo ese sector, pero me dijo que lo esperara en la Universidad de Antioquia, por la Calle Barranquilla. El sitio estaba en mi memoria histórica como un espacio sin atractivos y más bien peligroso. ¿Pero qué hay que ver por la Universidad de Antioquia? Le pregunté e insistió en que nos encontráramos allí. Muy cerca pude ver el desorden vehicular causado por una obra pública que cambia la cara de la Plaza Minorista. Cuando llegó, caminamos hacia el Jardín Botánico. Ya no era de hecho aquel viejo Jardín Botánico de muros altos que protegían el bosque y tampoco reconocí las calles estrechas y llenas de autos, sin andenes y oscuras de otro tiempo. Un nuevo espacio urbano se levantaba en donde habían sucios patios de mecánica y escombros y que Jorge Iván me dijo que era el Parque Explora y, aunque no pudimos entrar porque ya estaban a punto de cerrar por la hora, pude apreciar una maravilla de edificios que se entrelazan con la ciencia y la entretención. Ah, y varias vayas me llamaron la atención: “A mi ciudad no vuelve la violencia”, con la foto de un joven con la mano extendida en posición de “basta”.

Jorge Iván me hablaba como quien guía a un turista académico, con tono pedagógico:

“Vamos por la vieja Calle Carabobo, en un paseo que empieza desde el Museo de Antioquia y va hasta Moravia. Antes Moravia era todo un estereotipo nacido de la ignorancia y la estigmatización de su gente. Era el desconocimiento de una cultura. Pero desde que se hicieron estas obras, Moravia es un territorio por descubrir”.

En efecto, pasamos entre el Parque Explora y el nuevo Jardín Botánico.

“Como ves, el Jardín Botánico ya no tiene muros, sino estas rejas que permiten que la ciudad disfrute de la naturaleza. Tienes que entrar especialmente a ver el vivero cuya arquitectura es geométrica”.

Poco a poco nos aproximamos a un sitio en donde no hubiese entrado hace algunos años y mucho menos de noche: Moravia.

Parque lineal

“Se trata de promover las competencias ciudadanas basadas en ejes de pertenencia, la construcción de comunidades y la responsabilidad social a través de proyectos pedagógicos en las instituciones educativas públicas de la ciudad de Medellín”.

Vaya Jorge Iván, pero qué lindo hablas, le dije, mientras empezaba a esconder mi cámara digital entre la mochila y mis brazos con el temor de que en cualquier momento apareciera un raponero y me dejara sin la evidencia periodística del lugar. Pero una patrulla de la policía estaba cerca y vi a dos agentes conversando alegremente con los lugareños. En lugar de gente raida y de aspecto fiero, vi a muchos jóvenes que iban y venían, caminando por el paseo con caras risueñas, modas juveniles como cualquier otro joven de la ciudad e incluso más calma de la que tienen los taxistas y buseros. De hecho, lo único que pasaba siempre de afán eran estos. ¿De qué huyen los taxistas y buseros? me pregunté mientras Jorge Iván me seguía explicando académicamente las cosas que veía. Me detuve de sorpresa ante un letrero que decía “restaurante chino”. Tenía carácteres chinos y el inconfundible separador que daba esa idea de hermetismo chino que los separa del resto del mundo. Que haya chinos en Medellín no me sorprende, pero ¿en Moravia?

Entonces llegamos al Centro de Desarrollo Cultural de Moravia, un edificio dislumbrante que no tiene nada qué envidiar a aquellos de los mejores barrios de la ciudad. Alrededor una gran cantidad de jóvenes y niños, disfrutando el ambiente con tanta sanidad que no pude reconocer esa Moravia de años atrás cuyo nombre era tan misterioso y horrorizante como oir hablar de Transilvania. Una gran pantalla estaba en medio de un salón central que partía el edificio y varios niños estaban allí viendo una proyección de dibujos animados.

Vino entonces César Hernández, promotor cultural del centro y nos dio el tour por el lugar. El tono era el mismo que utilizaba Jorge Iván para explicar con orgullo cada espacio, cada lugar, el uso de estos, mientras me presentaba a varias personas que me miraban con sorpresa cuando él les decía que estaba trabajando en Camboya. En eso quedábamos empatados, porque mientras ellos veían el caso como curioso e insólito, yo me quedaba alelado con ver que todo aquello estaba en medio de Moravia, el antiguo basurero de la ciudad.

Entramos a una oficina en donde estaban exhibidas unas fotos del antiguo Carabobo.

“Estas fotos muestran varios aspectos de la Calle Carabobo desde finales del siglo XIX y podemos ver cómo ha cambiado. En esta foto podemos ver a Moravia, un espacio destinado a las basuras desde entonces, pero se ve que desde aquella época ya había gente que vivía en el lugar. Y en estas fotos puedes ver cómo duró la construcción de la Universidad de Antioquia. Esta casita aquí era la última estación del tranvía y puedes ver que se llamaba Moravia, así que el nombre no fue en su origen nada malo, sino por el contrario, un punto de referencia. Esta casa-estación existe aún y es hoy una tienda que puedes ver en la subida a Aranjuez”.

Parque lineal

Al salir nos presentaron con Fernando Sepúlveda, administrador y coordinador del centro en las horas de la noche, un artista plástico cuya mirada analítica me llamó la atención. También terminé siendo su entrevistado sobre Asia antes de mis preguntas sobre Moravia. Pero después me preguntó por los cambios de la ciudad. “Sí, veo muchos cambios y me siento muy contento, pero aún encuentro una cierta agresividad en mucha gente, sobre todo aquellos que están detrás del volante”.

La conversación se dirigió inmediatamente al análisis y concluimos que todo era un proceso al inicio y que los verdaderos cambios estaban por darse por medio de la formación de las nuevas generaciones.

Salimos del centro cultural y nos dirigimos al Parque Lineal, uno que se extiende a orillas de la quebrada de Moravia, la misma que se crecía años atrás e invadía las casas. No lo creía, estaba entrando al corazón del barrio a las ocho de la noche, mientras Jorge Iván seguía con su descripción, diciendo de los colegios sin muros, de los procesos de encuentro entre los muchachos de los barrios populares y el patrimonio de la ciudad.

“Queremos que la ciudad no sea solo para el turista, sino que lo sea también para el habitante de la ciudad. Por eso llevamos a los muchachos a conocer museos y parques, para que entren en contacto con ellos, para que un museo no sea una cosa aburrida. Una vez una muchacha le pegó un chicle a una obra de Botero y hubo que traer expertos que removieran el chicle de la obra sin dañarla, pero ello significó que se programara en el colegio toda una jornada para que los muchachos entendieran el valor universal de una obra como esa”.

Para terminar la noche, César Hernández, quien ya había salido del Centro Cultural Moravia, se unió a nosotros y fuimos a comer a Castilla.

“No vas a reconocer la 68, es la nueva zona rosa de Castilla. Un lugar que cambió mucho y se volvió un espacio de paz, justo paralela al Parque Juanes”.

Ya entendí lo que significan los cambios de Medellín. Antes esas cosas eran impensable.

Esperen pronto las fotos de estas visitas.

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s