Querido Estados Unidos, bienvenido al Tercer Mundo


En "Madre emigrante" la periodista Dorothea Lange reprodujo la imagen de lo que significó la gran depresión.

"Madre emigrante", 1936, foto de Dorothea Lange, una imagen de la Gran Depresión.

Por Rosa Brooks – Los Angeles Times – Traducción de Albeiro Rodas

No sucede todos los días que una superpotencia haga un poco de esfuerzos en transformarse en una nación del Tercer Mundo y nosotros aquí, en la Banca Mundial y en el Fondo Monetario Internacional, queremos ser los primeros en darte la bienvenida a la comunidad de estados en desesperada necesidad de una asistencia económica internacional. Como estás hacia una espiral de catástrofe financiera, tenemos el gusto de responder a la petición de tu Departamento del Tesoro de tomar bajo nuestra responsabilidad una rigurosa evaluación de tu sector financiero. En estos tiempos de turbulencia, podemos proveer servicios que van desde préstamos en subsidios a asistentes expertos que con gusto realizarán actos tendientes a realizar una revisión de emergencia de todo tu gobierno.

Como sabes, una intervención externa en tu economía es atrasado. La semana pasada – incluso antes de que la Wall Street colapsara -, 13 exministros de finanzas se reunieron en la Universidad de Virginia, EEUU, y estuvieron de acuerdo que tienes que reparar tu “dañado sistema financiero”. Peter Costello de Australia anotó que recientemente has estado “exportando inestabilidad” en los mercados mundiales, y Yashwant Sinha, el exministro de finanzas de la India, concluyó, “La hora llegó. Los EEUU deben aceptar ser monitoreados por el FMI”.

Esperamos que no te sientes apenado mientras evaluamos la estabilidad de tu economía y te sugerimos algunos cambios. Recuerda, muchos otros países han estado en tus zapatos. Tuvimos que achicar la economía de Argentina, Brasil, Indonesia y Corea del Sur. Pero aunque nuestro trabajo sea en Sudán, Bangladés o ahora en EEUU, nuestros expertos están comprometidos en intervenir las economías nacionales con cuidado y consideración.

Nosotros, por ende, queremos que conozcas los progresos que has hecho en la evolución de una economía de superpotencia a una de canasta. Con tus oscilaciones entre el mercado libre extremo y la nacionalización de compañías privadas, en unos pocos años has logrado obtener con éxito muchas de las marcas claves de una economía de Tercer Mundo.

Tus políticas guvernamentales irresponsables de irregularidad en un sector tan crítico te ha permitido desarrollar una crisis energética, una crisis doméstica, una crisis de créditos y una crisis financiera en los mercados, todo al mismo tiempo y acompañado (y en parte causado) por un impresionante nivel de corrupción y especulación. Mientras tanto, aquellos de tus líderes políticos encargados de la supervisión, o estaban tomando la siesta o estaban en la cama con sus agentes de imagen corporativa.

Tomemos a John McCain, tu nominado presidencial republicano entre los cuales tiene media docena de ex-agentes de imagen corporativa. Como él recientemente afirmó, “Fui presidente del Comité de Comercio (del Senado) que supervisa cada parte de la economía”. No hay duda acerca de esto: Tus líderes fallan en darse cuenta del daño hecho por irresponsables regulaciones salidas de una excesiva supervisión de proporciones épicas.

Ahora estás enfrentándote a las consecuencias. Ganancias desiguales se han incrementado, mientras tus ricos han obtenido ganancias inesperadas, los de la clase media se han estancado. Cada vez más pocos de tus ciudadanos tienen acceso a sus casas propias, servicios de salud y seguridad en su pensión. Incluso la esperanza de vida ha bajado. Pero mientras los dolores de tu economía iban de lo crónico a lo agudo, tu respondiste – como lo hacen muchas de las naciones del Tercer Mundo -, con un extensivo programa de nacionalizaciones de las empresas privadas y de valores. Tus gigantezcas hipotecas de Fannie Mae y Freddie Mac están ahora en propieda del estado y controladas y, esta semana, tu gigantezco reaseguro AIG fue efectivamente nacionalizado con la junta de la reserva federal controlando el 80 por ciento del juego equitativo de la tambaleante compañía.

Algunos podrían pensar en esto como un socialismo. Pero tiempos desesperados llaman medidas desesperadas.

Hay que admiter en cambio que tu transición a la posición de estado del Tercer Mundo aún está lejos de darse y que será no dolorosa. Primero, por partes, tendrás que acostumbrarte a la dura idea de los tuburiales o chabolas que irán reemplazando paulatinamente a las exhuberantes expansiones de McMansions que ayudaron a encandecer las bombas especulativas de la propiedad raíz. Pero a su tiempo, esos tuburiales llegarán a ser simplemente parte del paisaje. De igual manera, como las tasas de desempleo crecen, tendrás que buscar inicialmente cómo tratar con la creciente ira de los jóvenes sin trabajo. Pero gradualmente te darás cuenta que los puedes reclutar para luchar en una incesante ronda de conflictos armados, una solución que ha sido utilizada por numerosas naciones del Tercer Mundo antes que tú. De hecho, con tus guerras en Irak y Afganistán, eres una excelente estrella.

Es posible que esta carta te llegue por sopresa y que no estés completamente preparado para unirte al Tercer Mundo. No dejes que ese sentimiento te moleste. Aunque no te hayas dado cuenta, te has venido preparando para ese momento por años.

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s