El viacrucis de los derechos humanos en Colombia


https://i1.wp.com/www.monografias.com/trabajos48/derechos-humanos/Image3824.gif

Foto Monografías.com

No se requiere hacer una investigación exhaustiva o leer muchos informes, para concluir que la situación de los derechos humanos son un verdadero viacrucis en Colombia. El mundo conmemora hoy 60 años de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Obviamente, innumerables son los actos que han pisoteado dicha declaración en todo el planeta durante estas últimas seis décadas. Genocidios, masacres, desplazamientos forzados, pobreza, hambres, carencias de oportunidades sociales, abuso infantil, abuso femenino y muchos otros eventos han tenido lugar en países de los cinco continentes.

Todavía no llega el día en el cual se pueda decir que la intención de la letra se cumple a plenitud en la realidad mundial. Mientras numerosas organizaciones y personalidades laboran porque el ser humano no sea víctima de los abusos de sus propios congéneres, otros grupos – más de los que nos imaginamos -, trabajan con el mismo apasionamiento en causar el mayor daño posible a los demás. La masacre en Mumbai, India, es el ejemplo más reciente de cómo un grupo de personas mueven grandes sumas de dinero y recursos técnicos en armas para causar el mayor dolor posible a su propio prójimo y sembrar mayores brechas de odio. Desde una perspectiva teológica, que tomo con precaución por delicada, compleja, no completa y sensible, podriamos decir que se trata de una auténtica lucha entre el bien y el mal. Desde otra perspectiva filosófica, Thomas Hobbes nos diría que en “estado natural”, el hombre es un lobo para el hombre y no es más que un cuerpo regido por las leyes del movimiento y por lo tanto buscador de lo que le agrada y, por lo tanto, egoista. En sentido estricto es así, y aunque Hobbes considera al hombre como ser racional, dicho elemento es el que le daría la posibilidad de limitarse, razón por la cual llega a contemplar cosas como tener que declarar los derechos de su propia especie para no ponerla en peligro de extinción. La declaración de los derechos humanos no es otra cosa que la declaración en contra del egoismo natural del hombre. Egoismo expresado en el deseo de poseer y dominar, en el seguimiento de la ley natural del más fuerte.

Cuando analizamos el caso de la violación de derechos humanos en Colombia, la constante es que aquellos que crean esa falencia son siempre los que obstentan el poder de las armas, del dinero o de la política. Mientras que los que sufren las consecuencias son siempre los que se encuentran en posición de vulnerabilidad.

Hay, por otra parte, un elemento protagónico en la violación de los derechos humanos en Colombia: el regimen de la impunidad. Este elemento, de manera decidida, es uno de los principales generadores de violencia a lo largo de toda nuestra historia. La impunidad genera muchos sentimientos que están a la raíz de acciones de violencia posteriores: la sensación de impotencia y de odios que dan vía al ánimo de venganza. Nuestras sociedades colombianas son profundamente vengativas y ello nace de la impunidad.

Ciertamente habría que escribir muchas páginas para explicar las razones de la impunidad histórica de nuestra violencia. En una patria en donde imputar responsabilidades y buscar chivos expiatorios es muy sencillo, es difícil llegar a conclusiones contundentes. Se podría decir que la culpa de la violación de los derechos humanos recae en las acciones de los militares y fuerzas uniformadas en general y aunque existen numerosas pruebas de ello, la verdad es que se queda corto. Se podría decir que las acciones desastrozas de los paramilitares son la prueba suficiente que explica la historia macabra de los derechos humanos de los colombianos, pero antes de estos ya teniamos el problema y, es posible – y esperemos que no -, que después de ellos sigamos con lo mismo. Se podría decir, además que se trata de la oligarquía colombiana la generadora del problema, pero este punto tiene muchos bemoles y el término “oligarquía” no es completo. Se podría decir que las dirigencias políticas, el gobierno de turno, las guerrillas, la extrema izquierda, la extrema derecha, los de centro y muchos otros…

Una cosa sí se puede decir: para hacer de la declaración de los derechos humanos una realidad en Colombia, es necesario fortalecer muchas cosas como el marco jurídico, las instituciones del estado, crear un fuerte sentido ético por el respeto de la dignidad de todo ser humano, combatir decididamente la pobreza, resolver los problemas del campo colombiano de manera tal que el campesinado no siga marginado y a merced de los “hombres lobo” de cualquier tinte político. Es necesario combatir la impunidad hasta en sus más mínimas expresiones, dentro y fuera de las ciudades. Pero no sólo es necesario combatir a la impunidad, sino quebrantar aquello que la alimenta como la corrupción administrativa y las organizaciones mafiosas que han estancado el desarrollo social y político del país en las últimas décadas.

Muchas cosas se han hecho en Colombia por los derechos humanos y eso está bien. Al menos una Constitución de 1991 contempla elementos que tienden a fortalecerlos. Pero falta aún mucho qué hacer. Hasta el día en que queden en los textos de historia cosas como masacres, desplazamientos, secuestros, boleteos, asesinatos, sicariato, mafias, paramilitares, guerrillas, amenazas, niños de las calle, abuso infantil, violencia contra la mujer, abandono del anciano, carencia de protección social, niños sin escuelas, malnutrición y otros males sociales, hasta que ese día no pase, no podremos decir en Colombia algo como FELIZ DÍA DE LOS DERECHOS HUMANOS… y ese día no esté lejano.

One thought on “El viacrucis de los derechos humanos en Colombia

  1. rtytrt534656ttuewyu7r5e3wt5rhdkkfjduruejhsdghrdgsnhndyjdhhfndnnfnnjdjfjmejfjmdhgkidfhytuiehtuiwehg v erjtvueytoiqwuiro3iouwut weutywy g uiertjujuefgjkjerig trwugirwuiguiouiop4w2 gui4pwhynjgjkwytguiwihhguiwuptpugpt4uiwpyprwppy ewiotywug eqwwtuwuyeruitgeuighrutighfrhgighcbvgyv fguwkofhrwsog gweofhuwuif ytrgtrgty

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s