Solidaridad con los kankuamos


Una gran manifestación en Atánquez, César, en solidaridad con las víctimas y condena al ataque cobarde. Photo http://www.atanquez.com

Kankuamos puede parecer un nombre extraño incluso para los colombianos. Pero se trata de una de esas culturas ancestrales que han resistido el paso de años en la defensa de su lengua e identidad en el departamento septentrional del César. Sólo que el fin de año no fue el mejor para los kankuamos. A la medianoche, un individuo lanzó una granada en un lugar espacio de baile y enlutó la comunidad y de paso a Colombia.

67 personas resultaron heridas en el acto criminal y cuatro perdieron la vida. Foto de atanquez.com

Personas heridas en un hospital de Valledupar. Foto atanquez.com

67 personas resultaron heridas y cuatro más murieron en el lugar del siniestro. La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) condenó el hecho y llamó a la solidaridad con la comunidad kankuama, localizada en el departamento del César. La ciudad de Atánquez, capital del resguardo indígena, queda a tan solo una hora de Valledupar.

Según el reporte presentado por ONIC, era las 23:20 del 31 de diciembre y numerosas personas habían venido de diferentes partes del resguardo a Atánquez para celebrar las fiestas de fin de año. En uno de aquellos lugares dispuestos para el baile, llamados en la localidad “patio fresco”, un individuo que no ha sido identificado, lanzó una granada de fragmentación contra un árbol de mango. Según los testigos, el mismo árbol amortiguó el efecto mortal del arma, pero cobró la vida de tres mujeres y un hombre, mientras que 67 más tuvieron que ser llevadas de urgencias a Valledupar, porque en los dos centros médicos del pueblo no había ningún doctor.

Las personas que perdieron la vida fueron Gloria Lucía Arias, 26 años, madre de tres hijos; Marelvis Mindiola Díaz, 45 años, madre de cuatro hijos; María Teresa Arias Caceres, 24 años, madre de tres hijos y Azael Arias Pinto, 25 años, padre de dos hijos.

Entre las personas heridas, a tres tuvieron que amputarle los pies. Aunque los dos centros médicos no tenían galenos a esa hora, las ambulancias estuvieron dispuestas más numerosos voluntarios que se prestaron a llevar a los heridos a la vecina capital departamental. Por su parte, numerosas organizaciones y la sociedad colombiana rechaza el acto criminal y se une a los llamados de solidaridad para con la tragedia de los kankuamos. La ONIC abrió una cuenta para donaciones:

Cuenta No: 051055077

Nombre de la cuenta: Onic.

Más información en http://www.onic.org.co

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s