Volver a Colombia, cómo prepararse


El 2009 será un año difícil en economías, no sólo para Colombia y América Latina, sino para todo el mundo y eso significa para los países ricos. Todo indica que la vía de los migrantes cambiará de dirección este año: de Estados Unidos, Canadá y Europa, hacia los países llamados “expulsadores de población”, como Colombia, con más de tres millones de compatriotas en el exterior.

Ya México está viviendo en carne propia el regreso de sus conciudadanos del lado norte del río Grande. Se acabó el empleo en un país en donde cientos de empresas están quebrando por la crisis o están reduciendo su número de empleados porque no tienen liquidés para pagar salarios. Los sectores más afectados son, sin duda, los servicios y la construcción que son, para colmo de males, los que más migrantes tienen, entre legales e ilegales.

Por su parte, Europa está apretando la garganta de sus migrantes. La Comunidad Europea tiene como sueño íntimo el tener la menor cantidad posible de extranjeros en su suelo, es decir, de migrantes que vienen a trabajar. Se concentran en reducir los índices de desempleo de su propia población y dejar el estricto número posible de migrantes.

La cosa será difícil entonces para los colombianos: Estados Unidos es el primer país de preferencia de los colombianos y España es el segundo. En conclusión, el Aeropuerto Internacional El Dorado será en 2009 menos aquel sitio en donde se reunen parientes llorosos a despedir a sus hijos o cónyugues que cruzan los siete mares en búsqueda de El Dorado y será en cambio el puerto de bienvenida de quizá llorosos migrantes que regresan con las manos vacíos. Al menos España intenta indemnizar migrantes con la ley de retorno voluntario que quieren aplicar en la cual les darían un 40% allá y un 60% en convenio con los países de origen. Pero esto no es claro todavía.

Hay que prepararse entonces para regresar. Pero ello no implica que el migrante debe preparse para adaptarse a su país de origen, sino que este problema debe ser estudiado y tomado en serio por el Estado colombiano. El regreso de los migrantes no debe convertirse en un problema más, sino que tiene que ser una oportunidad. Obviamente no es fácil, porque si el desempleo aumenta en Europa y en Estados Unidos ¿qué no se podrá decir de Colombia? Habría que garantizar que los migrantes en su propio país obtengan empleo.

Por otro lado, las motivaciones para abandonar a Colombia no son siempre económicas. Ya en 2007 el país había sido señalado como el primer expulsor de población de las Américas por observadores canadienses. Eso quiere decir, que Colombia, en el Hemisferio Occidental, es el país de donde sale la mayor cantidad de nacionales. No siempre salen a razón del desempleo o las faltas de oportunidades. Salen también por motivos como la violencia política o la marginación más total. Por motivos de violencia, podemos decir que este flujo de colombianos que van al exterior no son otros que parte de la ya gruesa suma de desplazados, usualmente identificados como desplazados internos, es decir, que no salen del país. Pero algunos salen del pais y con ello pierden el estatus de desplazados, a menos que sigan el engorroso proceso de pedir asilo político. En el caso de estos colombianos que se fueron por amenazas o temores, es necesario garantizarles una protección real por parte de la justicia y no solucionarles su problema con trapitos de agua tibia.

Los migrantes en caso particular tendrán que hacer el esfuerzo de adaptarse al país que encuentran. Ante todo no se trata de la misma Colombia que dejaron cuando se fueron. Estar por fuera del país es perderse desde su cotidianidad a los elementos más importantes de los cambios. Se vive en el exterior con añoranzas de la patria, pero cuando se regresa se enfrenta sin duda a la desadaptación. Se comienza a comparar el país propio con el extranjero de donde se viene, lo que es difícil de llevar si Colombia se está comparando con un país europeo o con Estados Unidos.

Lo más importante es que se comparta la riqueza cultural que trae el migrante y, aún más importante, es que el Estado pueda abrirles a estos soñadores la realización de su propio El Dorado en la misma patria. Es posible, pero requiere voluntad política, social y cultural.

One thought on “Volver a Colombia, cómo prepararse

  1. Está bueno el artículo. Me gustaría ampliarlo y complementarlo con información desde Europa. Yo vivo en España y tuve cinco medios de comunicación inmigrantes. O si quieren escribo otro. Cómo hago para que lo publiquen. La visión desde España la vamos a publicar la próxima semana.
    Un cordial saludo

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s