El sol sale también para los toros


Is dying the bullfighting spectacle?

¿Agoniza la Fiesta Brava?

Si muchos ven las corridas de toros como un elemento de la tradición hispánica y recuerdan como le gustaban a Ernest Hemingway, es tiempo de que se preocupen, porque día a día esta tiene menos amigos en el mundo de Cervantes.

Al menos en Colombia cada ciudad importante tiene su plaza de toros con su propia programación anual de lo que conocemos como la Fiesta Brava y que atrae a cientos de seguidores para disfrutar de la antigua tradición ibérica. Las principales plazas están ubicadas en ciudades como Bogotá, Medellín, Manizales, Cali y Barranquilla. Especialmente la plaza de toros de Manizales llegó a ser una de las más célebres de Colombia durante el siglo XX en lo que se conoce como el arte de la tauromaquia. Pero además de esas plazas del espectáculo, muchos pueblos de Colombia tienen sus propias versiones de corridas de toros por sus calles, al mejor estilo de  provincias como Almería, Málaga, Huelva, Córdoba, Cádiz y Jaén en España, mientras lo mismo sucede en los demás países de habla hispana en el continente.

Pero la Fiesta Brava no atrae ya sólo a sus admiradores. En los últimos años se hace cada vez más frecuente la presencia de otros que en cambio la combaten y la rechazan como un acto de crueldad en contra de los toros y que hablan de los derechos de los animales.

Mientras Bogotá se prepara para su propia corrida anual, Anima Naturalis, una organización internacional, movió este fin de semana a su gente para protagonizar una demostración en contra del espectáculo de toros. El Parque Lourdes de la capital de Colombia vio a un grupo de personas semi desnudas y con lanzas con sangre artificial a sus espaldas que por tierra querían representar su rechazo a las corridas de toros por considerarlas un atentado en contra de los derechos de los animales.

Los animales tienen derecho a la vida

Los activistas mostraron carteleres en los que pedían que se suspendiera la financiación del espectáculo con fondos públicos en la ciudad. En tanto, Andrea Padilla, líder de la organización en Colombia, dijo a Caracol Radio:

“Los animales también tienen derechos fundamentales, como el derecho a la vida, a la libertad, y lo mas importante a no ser torturados”.

“Es una vergüenza que se sigan destinando dineros públicos para un espectáculo privado. No entendemos como la Lotería de Bogotá, la Empresa de Teléfonos y la Alcaldía misma, siguen financiando las corridas de toros”.

Pero no es la primera vez que una organización como Anima Naturalis protesta en contra del antiguo y tradicional espectáculo de los toros. En 2008 un grupo de activistas en favor de los derechos de los animales exhigieron al alcalde de Medellín, Alonso Salazar, la suspensión de las corridas por las mismas razones. Y esto no es un fenómeno colombiano solamente. En otros países hispánicos se viven las mismas reacciones en un tiempo en el cual la ecología le ha dado “derechos a los animales” casi al mismo par que se tienen “derechos humanos”. En 2005, por ejemplo, el periódico español El Mundo reportó que 453 mil personas firmaron un documento en contra de las corridas en Cataluña y que fue enviado al presidente del parlamento vasco, Ernest Bencha, al Dalai Lama y a Paul McCartnet (“Entregan casi medio millón de firmas contra los toros”, El Mundo, 04.07.2005).

La discusión

La discusión es más fuerte de lo que uno piensa a primera vista. A un lado de la arena se encuentran los defensores de las corridas o fiesta brava en un espectáculo visto como herencia de la antigua identidad hispánica. Al otro lado en cambio están los defensores de la ecología y la protección de los animales.

Para Álvaro Gaviria, en un blog del periódico medellinense El Colombiano, estas son las razones para promover la extinción de las corridas:

“He escuchado las más variadas razones para justificar el mal llamado arte taurino pero ninguna le hace justicia a la infausta bestia; el consenso entre los tauromacos es que simplemente esta destinada a un victoreado tormento y un apoteósico fallecimiento”.

(“De la tauromaquia y otros excesos”, ¿De qué habla la gente? Pacho Jaramillo, EC Bloger, Elcolombiano.com, 02.14.2009.)

Con respecto a quienes defienden las corridas, sus razones son naturalmente de ocio o afición en el disfrute de un espectáculo considerado como un arte o un deporte. El rito que este implica, la importancia del torero y del matador, el rol del público y cada cosa que conforma un marco místico en una de las tradiciones más antiguas de la América hispánica. Matar la fiesta braca es matar la identidad cultural que dejaron aquellos conquistadores ibéricos de hace cinco siglos, según sus defensores.

Pero si la gente del común no se pone de acuerdo sobre un tema, es bueno revizar a los famosos. Uno de ellos y quizá el más popular admirador de la fiesta brava española, fue el escritor y periodista estadounidense Ernes Hemingway (1899 — 1961.) En 1925, Hemingwa fue testigos del popular Festival de San Fermín en Pamplona y esto marcó su fascinación con el toreo. Escribió “Fiesta” (en inglés “The Sun Also Rises”) y lo publicó en 1926.

En 1933 publicó “Muerte en la tarde” (“Death in the Afternoon”) en una obra que fue criticada por Tomás Orts-Ramos y de la cual concluyó:

A highly successful effort to distance the corrida from all that is primitive and barbarous, and to attract more fans in the English speaking world.”

“Un grandioso y exitoso esfuerzo en distanciar la corrida de todo aquello que es primitivo y barbaro y atraer más admiradores del mundo de habla inglesa.”

Orts-Ramos, a diferencia de Hemingway, fue un enemigo intelectual del toreo y su crítica sobre la obra del escritor estadounidense tenía la intención de demostrar cómo él quería limpiar el espectáculo de consideraciones negativas.

Hemingway escribe en su “Muerte en la tarde” acerca del toreo:

“Bullfighting is the only art in which the artist is in danger of death and in which the degree of brilliance in the performance is left to the fighter’s honour.”

“Corrida es el único arte en el cual el artista está en peligro de muerte y en el cual el grado de brillantés en el acto se deja al honor del torero”.

Más cerca a nuestro tiempo, tenemos a otro célebre enemigo de las corridas, el escritor colombiano Fernando Vallejo. Para Vallejo, célebre por sus declaraciones polémicas, las corridas son expresión de decadencia y el más popular acto de crueldad en contra de los animales. En su polémica declaración sobre la visita del rey Juan Carlos de Borbón a Colombia en 2007, Vallejo escribió algunas consideraciones acerca del toreo: en particular hace una detallada descripción de la crueldad utilizada en las más importantes plazas de España y concluye en relación a los países hispanoamericanos que como tradición se trata de un signo de ignorante imitación.

Estadísticas

De acuerdo con un antiguo reporte de GALLUP en 2002, España, la tierra madre del toreo, pierde interés en dicho espectáculo. En ese año, sólo un 31 por ciento de los españoles dijeron que gustaban de las corridas. El reporte corresponde a conclusiones sobre 30 años de observaciones en el país europeo.

El interés en las corridas ha disminuido gradualmente. Por ejemplo, en la década de 1970 el 55 por ciento de los españoles gustaba del espectáculo. En los años de 1980 bajó levemente a 50 por ciento, pero para los 90 se dio una caida precipitada a 30 por ciento. Sin resultados para este tiempo, podemos presumir que en España el número es mucho más inferior que 30 por ciento si tenemos en cuenta la acción desastrosa de los grupos ecológicos y movimientos de protección de los animales. Además hay que considerar la popularidad mundial de campañas que promueven la protección de la fauna a través de medios de comunicación, por ejemplo en programas como Animal Planet, National Geographic y sus innumerables versiones e imitaciones en cada país y región del mundo. Todo ello va creando poco a poco en las nuevas generaciones una conciencia de ver a los animales como “otros hermanos”, para utilizar la expresión de Fernando Vallejo.

De acuerdo a GALLUP, la preferencia para con el toreo es ya una “cosa de viejos” y esto respalda lo de la conciencia de las nuevas generaciones y su desinterés por la fiesta brava. El informe muestra que el 44 por ciento de los amantes de la tauromaquia en España para 2002 eran mayores de 55 años y el 51 por ciento eran mayores de 65 años. En consecuencia, personas menores de 24 años tuvieron porcentajes muy reducidos.

Bajo esta perspectiva, es posible predecir que generación tras generación las probabilidades de que el toreo sobreviva en nuestro mundo moderno sin cada vez menores y más cercanas su posible extinción. En este sentido, los grupos de protección de los animales están protestando en realidad contra un espectáculo que agoniza y que es posible que pase definitivamente a la historia de las tradiciones españolas este siglo, a menos que sus seguidores puedan demostrarle a esta generación “verde” (y menos “roja”) que cada toro en realidad “disfruta de ser matado en una arena para la diversión humana”.

Referencias

Anuncios

One thought on “El sol sale también para los toros

  1. El tema es mucho mas complejo de lo que a simple vista parece.

    En mi opinión, desde el mito del minotauro, a las sacerdotisas de Creta,los fenicios, los romanos con su circo lleno de violencia y sangre, es que en la cultura mediterranea, que es origen de la cultura occidental,esto del toro, este debate, ya tiene miles de años.

    Actualmente el que escrive,puede explicar diversas lecturas, desde marxistas, en serio aunque suene a chiste, romanticas,liberales, etc., algo de Freud, incluso lectura noecon, esta última la mas alucinante, desde aqui en España.

    Yo me declaro antitaurino, pero, ver torear a Jose Tomas, el cual, con una tarde de toreo en Barcelona, salvo el cierre de su plaza de toros, pues se recogieron casi medio millon de firmas contra las corridas, que es la noticia a la que hace referencia el articulo de el periodico El Mundo, pues Jose Tomas indulta la plaza con su actuación.

    Se suman a esto que cuento, (lo del indulto de la Plaza de Barcelona), desde Joaquin Sabina a Albert Boadella, cuando ves torear a Jose Tomas, descubres una dimension del asunto que jamas podias imaginar, y como he dicho me declaro antitaurino.

    No se si compensa, el echo de que para un Jose Tomas, que aparece cada 50 años, hay que soportar el bochornoso espectaculo, que se da en todos los ruedos, dia tras dia.

    El año pasado estuve en la plaza de Madrid, invitado de compromiso, con una amiga y un hemano, era la primera vez en su vida que asistian a una cosa de estas, mi amiga termino llorando y mi hermano todavia tiene los ojos abiertos, fuera de sus orbitas y la boca desecajada,del horror y la barbaridad que presenció, no consigo cerrarselos.

    Es lo de siempre, a costa de un Jose Tomas que aparece cada 50 o 100 años, en torno existe, quien gana muchisimo dinero, esta la ocupacion del territorio con la ganaderia,pues 40 toritos bravos, necesitan unas 400 hectareas, esta quien hace el negocio explotando las plazas de toros, explotando a los toreros, explotando la televisión, tambien se da la oprtunidad para quien aller no era “nadie” y en una tarde la fama, el honor y el dinero le llega, las revistas del corazón con la última amante del matador de moda, las ayudas estatales para defensa de un bien “cultural”, etc. y lo de siempre pan y circo.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s