Transformación de Medellín


De Medellín se dicen muchas cosas, pero siempre al extremo: o se ensañan unos con el tema de la violencia urbana para describir cuadros dantescos y hecharle todos los males del país encima o se muestra un paisaje promisorio y la tierra de las delicias. A decir verdad de todo eso hay. Medellín es la ciudad perfecta, por excelencia, para el desarrollo del pensamiento, la filosofía, la poesía, la literatura, la música, la urbanística, la politología, la violentología, la religión, la reflexión sobre el hombre moderno. Ese es el principal encanto de esta ciudad moderna y latinoamericana que lo reune todo: el bien y el mal, la violencia y la paz, los espacios de la urbanística contemporánea occidental y el caos, la ecología y la selva de cemento. En estos días en que unos quieren evidenciar los hechos de violencia de Medellín para hecharle en cara su transformación, he querido traducir el siguiente artículo de Jim Woodman, publicado en Travel Information for South America bajo el título Medellin — In Full Bloom Once Again! (De nuevo en florecimiento completo).

Por Jim Woodman

“Transformación!”. En mi visita a Colombia he oido esa palabra una docena de veces y no hay modo de equivocarse porque “transformación” es virtualmente lo mismo en español.

Estuve en Medellín, la ahora mega metrópolis y la segunda ciudad más poblada de Colombia, con una población de cerca los tres millones de habitantes. Fundada hace cuatro siglos está localizada espectacularmente en un hermoso valle en lo que los locales llaman los “Andes tropicales”. El clima es tan agradable que es como de primavera todo el año.

Medellín es hoy una auténtica ciudad de paz en donde se celebra la más linda y viva “Feria de las Flores” del mundo cada año por agosto. Sin embargo, esta es también la ciudad que una vez fue conocida como “la más violenta del mundo” durante años pasados cuando el temible Cartel de Medellín fue una guarida de narcotraficantes internacionales. Ahora la violencia de los “jinetes de la cocaina” de los años 70 y 80 se fue y hoy esta moderna y dinámica ciudad celebra su paz y, obviamente, prosperidad.

Un moderno Metro cruza la ciudad para conectar incluso los barrios más altos en las montañas con el “Metro Cable”, una cadena continua de elegantes cabinas de cable para ocho pasajeros. El ascenso sobre la ladera andina logra una espléndida vista de la ciudad y ofrece la oportunidad de conversar con los locales.

El pasado todavía ensombrece la conversación

Esta película que es Medellín nos ha enseñado el miedo y ahora la tranquilidad“, me dice uno de los pasajeros de la cabina del cable. Nuestra hermosa guia añade “y ahora es fácil encontrar amor en Medellín“. Un video que compré después entítula “Medellín del miedo a la esperanza“.

Sin embargo, las palabras no son las que más convencen a los visitantes sobre el dramático cambio. La ciudad habla literalmente de sí misma.

El paisaje de rascacielos es impresionante. Un ámplio y nuevo centro de convenciones está estrechamente programado con grandes reuniones y congresos internacionales. Atracciones culturales comprenden once museos e incluyen la colección del famoso artista y escultor Fernando Botero.

Parque de los pies descalzos

Atrayentes parques y plazas son populares tanto para locales como para visitantes. Uno de los favoritos es el “Parque de los pies descalzos” en donde se espera que uno se quite los zapatos, camine entre los senderos de los jardines y se refresque los pies cansados en las aguas frescas de la fuente.

También, para celebrar la transformación, uno descubrirá una vida nocturna dinámica. Alrededor del Parque Lleras hay bloques de cafés al aire libre, bares y restaurantes. Marcando la muerte en 1935 en Medellín del ícono del tango, Carlos Gardel, el tango y la milonga se encuentran en numerosos bares y cafés de la ciudad. Un Festival Internacional del Tango se celebra cada año en junio.

Ir de compras es también uno de los principales atractivos en sus centros comerciales y boutiques. Medellín es un centro de la moda. El negocio más inteligente y popular es comprar ropa femenina. Incluso hay una surtida tienda de lencería en el areopuerto internacional entre inmigración y seguridad. La autopista que cruza la montaña hacia el areopuerto, por ejemplo, está literalmente alineada con coloridas tiendas repletas de antiguedades, arte, cerámica y objetos de cuero.

Comida

Ningún reporte sobre Medellín puede faltar con mencionar la comida y la bebida. El mejor recomendado es la bandeja paisa para el almuerzo. Es un gran plato lleno de todo lo imaginable, desde avocado con sal hasta chicharrones, carne de res, arroz y frijoles y muchas cosas más. Pero poned atención en la escogencia de la bebida porque aquí es potente. Te ofrecerán una copita del fuerte aguardiente del cual dicen los anfitriones que lo ofrecen refleja la calentura de Medellín. ¡De hecho es así! El fuerte brandy de caña de azucar lo calienta a uno del pecho hacia abajo.

También reflejando esa calentura de Medellín es sus alrededores en donde hay haciendas históricas y posadas, atractivos clubes que invitan a los visitantes. Este es un país de jinetes y muchos ranchos son hogar de los famosos caballos de paso fino colombianos. Aquí la hacienda colonial Fizebad, por ejemplo, se especializa en matrimonios que se llevan a cabo en terrazas rodeadas de bosques tropicales. No muy lejos de allí el ámplio Club Campestre es sede de campeonatos mundiales de ski acuático y el nuevo Parque de Piedras Blancas en las vecindades es casa de una impresionante colección de mariposas.

¡Y las flores!

Sorprendentemente espléndidas flores, delicadas orquídeas, gruesas bromelias, todas compiten por llamar la atención en los campos y hogares del departamento de Antioquia de Medellín. Se pueden visitar los inmensos ranchos de producción de flores que llegaron a estar en la primera línea de las exportaciones del país. “Enviamos tonelades en un mes“, dice una amable chica de la administración “y muchas van en avión directamente a tu país“.

Fácil de creer, porque bajo una cubierta de protección, miles de plantas saludables me rodeaban en todas las direcciones. Cuando pregunté la razón por la cual Medellín es tan ideal para tan magníficas flores, la respuesta sintética fue que “nuestro suelo, clima y altitud son perfectos“.

Me arrepiento de no haber tomado una buena cantidad de esas flores frescas a casa. Debí haber adquirido una pieza de planta de orquídea como recuerdo de ese fértil valle, pero mi mente estaba llena con cada nueva impresión de una ciudad que sólo algunos días antes tenia mis reservas sobre visitarla.

Cuando le dí las gracias a mis anfitriones por mostrarme la transformación, ellos simplemente sonrieron y dijeron “el pasado es una imagen que se terminó hace mucho tiempo. Debes regresar para la Feria de las Flores – pero asegurate de hacer tus reservaciones con tiempo. ¡Medellín florece de nuevo!

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s