Benedetti de las Américas


"When we have the answers, they changed the questions." Art by Haro.

Mario Benedetti visto por Haro.

En este mes coinciden la partida de dos grandes personajes latinoamericanos. Ya habíamos mencionado al compositor colombiano Rafael Escalona que dejó este mundo el pasado 13 de mayo en Bogotá a 81 años de edad. Pero 5 días después, mucho más al sur del continente, en Montevideo, el poeta, escritor y estadista Mario Benedetti, de 88 años, le seguía los pasos al trovador vallenato.

Esperemos que mayo no nos vaya a quitar a alguna otra leyenda viva del mundo hispanoamericano.

Mario Benedetti, con ese apellido italiano (e italianos eran sus padres, hijo de aquella oleada de migrantes europeos que coronaron especialmente el Cono Sur y las costas de toda América del Sur), llegó a ser un nombre más que significativo de lo que llamamos Ibero-América en el mundo de las letras y de la lucha por la libertad y la autonomía.

Como muchos se cuestionan sobre la existencia de una filosofía latinoamericana e incluso hay quienes se atreven a negarla sin conocer por ejemplo al filósofo de Otraparte, Fernando González y su filosofía de la autencidad para ser promovida en esta América del Sur, puedo decir sin temor a equivocarme que la filosofía iberoamericana radica especialmente en sus poetas, escritores y músicos.

Vaya usted a leer entrelíneas el pensamiento latinoamericano en las letras de un vallenato o un tango y entiende lo que quiero decir. Pero si se toma una obra de uno como Mario Benedetti, se encuentra entonces con una de las lumbreras de nuestra filosfía.

Y no venga nadie a decir que los uruguayos, como los argentinos, recibieron una gran oleada de europeidad que les hizo producir borgeses y benedetteses, porque esos no se hubieran producido de la misma forma en Italia, Francia o Alemana. Porque Mario Bendetti pertenece legítimamente al pensamiento latinoamericano del cual bebe completamente. Sí, sí hay de Europeo, para aquellos eurocentristas, pero es porque el pensamiento latinoamericano, quiérase o no, tiene un fuerte legamen con la europeidad, por eso América Latina, de Miami y México a la Patagonia, es occidental (e incluyo a Miami porque desde que la conquistaron los españoles hasta que le llegaron los americanos de habla castellana, es una ciudad de Latinoamérica).

Mario Benedetti nació en Pasos de los Toros un 14 de septiembre de 1920. Cuando tenía cuatro años su familia se trasladó a Montevideo en donde estudió en varias instituciones, pero en donde desde su adolescencia comenzó a trabajar en una compañía de repuestos de coches.

En la década de los 40 comienza su carrera literaria al participar en numerosas publicaciones literarias junto a otros escritores uruguayos de la época. Sus primeros pasos en movimientos de corte ideológico los empezó en aquella misma época, por ejemplo uniéndose a las protestas en contra de tratados militares entre Uruguay y Estados Unidos. En los 70 fundó el Movimiento de Independientes 26 de Marzo, que reunía tendencias de izquierda, mientras hacía parte de las directivas de la Universidad de la República.

El 27 de junio de 1973 Uruguay entró en el periodo de la dictadura cívico-militar hasta 1985. El evento hizo que Benedetti prefiriera el exilio, aunque le ofrecieron hacer parte del consejo directivo de la universidad. Primero fue a Argentina, después a Perú en donde fue retenido por la policía pero pronto indultado y finalmente llegó a Cuba en donde permaneció en su exilio con ciertos periodos en España. Ambos países le dieron una gran acogida y aprecio. Por ejemplo, en Cuba hizo parte de las directivas de Casa de las Américas, mientras que España le abrió el camino a su interés por el cine y le dio varios reconocimientos, especialmente en las universidades de Alicante y Valladolid.

En 1983, dos años antes de que termine la dictadura, regresa a su patria y comienza un periodo al que llama el des-exilio y que se reportaría bastante prolífico. Radicado ya en su país, continúo con sus relaciones literarias en Argentina, Cuba y España especialmente, pero fue objeto de permanentes homenajes y reconocimientos por parte de un mundo iberoamericano que lo reconoció siempre como uno de los grandes.

Murió el 17 de mayo de 2009 a las 6 de la tarde, hora de Montevideo, en su casa. Como dijo su secretario, murió mientras dormía, pacificamente, para entrar definitivamente en la historia de nuestro hemisferio hispánico y de la misma España en donde también fue querido. Para quedar como uno de esos personajes que nadie olvida y cuyos poemas seguirán vivos por siempre.

“Un sociólogo norteamericano dijo hace más de treinta años que la propaganda era una formidable vendedora de sueños, pero resulta que yo no quiero que me vendan sueños ajenos, si no sencillamente que se cumplan los míos.”

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s