Colombia ¿aislada? ‘Cómo salir del laberinto’


Chavez Photo EFEEl presidente de Venezuela, Hugo Chávez afirma, con ese tono de triunfalismo que siempre lo caracteriza, de que Colombia quedó ‘totalmente aislada por negarse a explicar el acuerdo’ que el gobierno del presidente Álvaro Uribe firmó con los Estados Unidos y que Unasur le pidió hacer evidente.

Más allá de la campaña del presidente Chávez en contra de Colombia bajo la presunción de que el acuerdo militar colombo-estadounidense constituye una amenaza para la región y muy particularmente para la ´Revolución Bolivariana´ que él conduce, lo que preocupa es la actitud de estados como el brasileño, argentino e incluso el chileno que parecieran secundar las propuestas del líder de Caracas.

De Bolivia y Ecuador se puede predecir la posición aliada de manera casi subyugada a las políticas regionales de Chávez. Pero se esperaría un rol más ecuánime de un Brasil que ha sido llamado en varias ocasiones a jugar el papel de arbitrio del subcontinente e incluso del hemisferio occidental.

En ese sentido la frase de Chávez puede ser cambiada a una ´Colombia abandonada´, en lugar que aislada.

Sin embargo, la parafernalia chavista es realmente peligrosa, más allá de alineamientos políticos y es lo que quiero resaltar en este breve artículo. No importa si usted es de izquierda o de derecha. Las políticas del presidente Chávez rayan con una amenaza real para la estabilidad regional. El presidente que amenazó con invadir la Honduras que perdió Zelaya no habla en broma cuando se refiere a aislar a Colombia. El mismo que promueve el final del embargo a Cuba y a países como Irán, habla con el mismo énfasis de liderar un embargo regional a Colombia (se propone, por ejemplo, terminar absolutamente con el intercambio comercial con su vecino país, los cuales tenían la integración comercial más vital de las Américas). El mismo que denuncia el intervencionismo estadounidense en todo el mundo, se siente con la autoridad de amenazar a Honduras con una invasión y compra los países vecinos con sus petrodólares.

La democracia colombiana se encuentra en una encrucijada sin precedentes: por un lado tenemos un conflicto interno que aún no llega a una resolución satisfactoria, mientras el problema de los derechos humanos sigue en la fila de la navaja con masacras de indígenas, falsos positivos, corrupción, parapolítica, mafia, bandas delincuenciales y demás. Por el otro, la figura del presidente Uribe llenó el cuadro político, eclipsó otras opciones, polarizó a la sociedad colombiana, demonizó otras salidas políticas y se apoyó en una estrategia militarista para aumentar el poder del ejecutivo en detrimento de otras instituciones del estado. El conflicto colombiano, aún así el presidente ecuatoriano Rafael Correa lo subraye como un ´conflicto interno´, llegó a desbordarse completamente a nivel regional. La actual hegemonía de gobiernos socialistas en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Brasil, Chile y Argentina se puso como objetivo intervenir en la realidad colombiana. El ejemplo de ello es Unasur. Ese cuadro es el que le da confianza a Hugo Chávez para decir cosas como que ´Colombia está completamente aislada´.

No es que la región tema que la presencia de militares estadounidenses en el país vaya a poner en peligro la soberanía de los demás países. Por historia sabemos que Colombia desde 1948, año en el que se fundó en Bogotá, en pleno magnicidio de Jorge Eliecer Gaitán, la Organización de los Estados Americanos (OEA), ha sido el principal y más cercano aliado de los Estados Unidos en América Latina. Militares estadounidenses siempre han estado en el territorio colombiano, aunque se quiera negar o se quiere minimizar. Es muy posible que el acuerdo que el gobierno del presidente Uribe firmó con los Estados Unidos sea más que de lucha contra la mafia, una cuestión de seguridad nacional. Como siempre, mientras los discursos populeros y sofistas de Chávez condenan a Colombia de iniciar una carrera armamentista, su gobierno compra armas de guerra a Rusia bajo el presupuesto de que son para defenderse de la posible invasión del Imperio Yanqui que Washington ´fragua desde Colombia´. Es poco probable que la administración de Obama entienda un derrocamiento de Chávez por medio de una invasión. Su predecesor, George Bush, se fue en contra de las disposiciones de las Naciones Unidas para invadir Irak y Afganistán. En ambos casos esgrimió en el primero que el régimen de Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva – lo que resultó un ´falso positivo´, para usar un término militar colombiano – y en el segundo utilizó el drama de los atentados del 11 de septiembre como excusa para ´desmantelar la red terrorista de Bin Laden que se ocultaba bajo el régimen de los Talibanes´. Todos sabemos que en el fondo lo que se quería era un control de las reservas petroleras en el desespero por prevenir la crisis económica mundial que se avecinaba a causa del despilfarro de las naciones industrializadas.

Que Obama pretende invadir a Venezuela es una hipótesis muy difícil de demostrar. Que es porque Estados Unidos se quiere apropiar de las reservas de crudo, argumenta Chávez. Esa razón tiene peso, pero, si el principal cliente de Venezuela en términos petroleros es Estados Unidos ¿por qué habría que invadirla? Como quedaría una administración Obama que llegó a la Casa Blanca como opositor de las políticas militaristas de George Bush, adelantar una invasión a un país del Hemisferio Occidental y bajo qué pretextos.

En cambio, la posición insistente de Chávez y sus preparativos para una guerra, sí pueden generar una guerra, no orquestada desde Washington o Bogotá como él anhela, sino orquestada por él mismo con el respaldo tácito de países como Brasil, Argentina y Chile. Imagínese que el loco del barrio compra todo un arsenal porque asegura que en cualquier momento lo van a atacar y entonces sale a la calle como todo un soldado en campaña. Ante cualquier movimiento que él piense que es un ataque, la reacción deducible: va a disparar contra sus enemigos ´imaginarios´.

Supongamos que la oposición en Venezuela o que varios militares se cansen de Chávez y mañana adelanten un intento de golpe de estado. Lo más seguro es que va a decir que detrás de ello están los yanquis y los colombianos y entonces ordene un ataque al territorio colombiano en represalia. Demostrar que un golpe de estado tuvo apoyo de fuerzas extranjeras es cuestión de tiempo. Por tradición sabemos que la CIA siempre estuvo involucrada en golpes de estado en los cinco continentes para establecer gobiernos que fueran más afines a las políticas gringas. El problema aquí no es decir que en un hipotético golpe de estado, Estados Unidos estaría involucrado con el apoyo de Colombia. El problema es que actualmente Chávez está promoviendo dicha hipótesis como un hecho aún sin que este haya ocurrido. Esa hipótesis sí pone en riesgo la seguridad de Colombia. Ahora bien, un golpe de estado a Chávez es muy posible debido a las políticas internas que sigue: marginación sistemática de la oposición, reducción de la libertad de prensa, marginación de las clases media y alta en aras de un populismo socialista y un método sistemático para permanecer en el poder que resembla aquel del presidente Juan Vicente Gómez (y pensar que Pedro Pérez Delgado, su bisabuelo materno, combatió en contra de Gómez). Es decir, dentro de Venezuela Chávez tiene muchos enemigos, comenzando por muchos de aquellos que fueron antes sus amigos y aliados como Jesús Urdaneta Hernández y Raúl Isaías Baduel, con quienes fundó en 1982 su Movimiento Bolivariano Revolucionario y que terminaron oponiéndose a su creciente poder y autocracia (tiene por ejemplo a Baduel en la cárcel acusado de corrupción, aunque Baduel dice que se trata de una persecución política, lo que es predecible). O por ejemplo su novia Herman Marksman, quien fuera la encargada de los archivos del Movimiento Revolucionario Bolivariano – 200 (MRB200) y quien hoy está en la oposición.

Cualquiera podría cansarse en Venezuela de Chávez, sea por miedo a que lleve al país a una guerra indeseada, sea porque termine exprimiendo la economía nacional al punto de dejar a todos en la pobreza mientras cantan himnos a la revolución o sea por lo que sea, pero Chávez tiene ya su chivo expiatorio: Colombia.

Ahora bien, soñemos como hace Chávez, quien nos inspira: resulta que por alguna razón política o paranoide ataque a Colombia. Tiene el aval tácito del gobierno de Lula, Fernández y Bachellet que, dicho sea de paso, se creen expertos en la historia colombiana y venezolana, pero de una forma diplomáticamente hipócrita y para nada visionaria. Con ese aval de la región (socialista, claro está) y con la idea de que dentro de Colombia tiene unos aliados poderosos también (Farc, ELN…), cruza la frontera colombiana bajo el pretexto de que los yanquis lo quieren derrocar y que ´tiene que defender la Patria de Bolívar´ (como si olvidara que Colombia también es la Patria de Bolívar) y bombardea a Colombia de manera indiscriminada, mientras abre el camino para que la guerrilla se tome el poder… Bien, hasta ahí piensa que las cosas pueden ir bien. Pero no olvidemos que Colombia, antes de dicha guerra, había firmado un acuerdo militar con Estados Unidos (¿Entendemos un poco por qué?).

El problema sería: ¿Qué tendría que hacer Estados Unidos ante semejante hipótesis? ¿Qué haría la OTAN ante un país que firma acuerdos con países paria como Irán, Siria y Libia? ¿Qué tendría que hacer cuando un país del hemisferio adelanta una invasión a cuatro horas de vuelo de Miami a un país aliado?

Eso hay que evitarlo. La guerra es el producto de la locura humana. Colombia no puede ser aislada por Venezuela. Por el contrario, hay que acompañarla. Hay que abrir el diálogo no sólo con Colombia, sino también con Estados Unidos. La globalización de la economía, las integraciones regionales, las luchas mancomunadas por los derechos humanos y el progreso de los pueblos, todo eso nos indica que la Guerra Fría es historia y debe seguir siendo historia. Un gobernante que parte del supuesto de que será atacado por otro país, quiere decir que teme porque lo que hace no es completamente bueno. Por otro lado, la pobreza y el sufrimiento de América Latina durante siglos de explotación, no puede ser utilizado para crear estados totalitarios al otro extremo: ayer estados derechistas bajo dictaduras sanguinarias, hoy estados izquierdistas igualmente sanguinarias. No, eso no es lo que América Latina espera.

Recomendados

Anuncios

5 comentarios en “Colombia ¿aislada? ‘Cómo salir del laberinto’

  1. URIBE TAMBIÉN ES UNA PESTE TRAICIONERO DE SUS COMPATRIOTAS REGALANDO LE EL PAÍS A ESES HP GRINGOS ESTO VA A TERMINAR COMO AFGANISTÁN, IRAQ ELLOS SON LOS QUE MANDAN EN ESOS PAÍSES Y TERMINARAN POR METERLO PRESO A EL EN ESTADO UNIDOS POR MARICA REGALON

  2. CHAVEZ LO QUE ES UN LOCO H.P Y QUE NOS DEJE SANOS A NOSOTROS LOS COLOMBIANOS Y QUE NO LE BUSQUE LA QUINTA PATA AL GATO QUE AQUÍ SI LE VAMOS A QUITAR LA LOQUERA A ESES MALNACIDO

  3. uy tienes toda la razón mira que no lo habia visto de esa manera, bueno de todo lo que he leido el sueño de chaves es hacer de america latina o por lo menos de ecuador peru venezuela colombia lo que eran antes la gran colombia cumplir el sueño de bolivar con el al mando “el se cree bolivar”, ya tiene subyugado a ecuador y no ha podido con colombia esta formando una campaña difamadora para asi tener a su lado los demas paises de sur america para encrucijar a colombia y obvio tomar control despues de esos paises como lo esta haciendo con honduras…
    … ojo un loco y con poder…hitler en latinoamerica.

  4. lo que pasa es que Unasur no es lo que dice ser, es un bloque comunista promovido por Rusia. Vamos Colombia, fuera de ese montaje.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s