Las ambiciones nicaragüenses sobre el Archipiélago de San Andrés


colombia1832 colombiapassport.comNicaragua es optimista sobre sus reclamaciones marítimas en territorio colombiano. Si bien en diciembre de 2007 la Corte Internacional de Justicia de La Haya ratificó los tratados Esguerra-Bárcenas de 1928 y el protocolo ratificatorio de 1930 como válidos, esta dejó abierta la discusión sobre algunos cayos del Archipiélago y el límite fronterizo en el meridiano 80.

La ratificación del Tratado Esguerra-Bárcenas significa que es indiscutible la soberanía de Colombia sobre las islas, como es indiscutible la soberanía de Nicaragua sobre la costa Mosquitos, la cual estaba, como el archipiélago, bajo soberanía colombiana por herencia colonial.

Si el tratado Esguerra-Bárcenas hubiese sido declarado nulo, la situación jurídica de esos territorios tendría que llevarse al status quo precedente. Eso significaría que la costa Mosquitos tendría que volver a soberanía colombiana, además de las islas, tal como era la situación jurídica antes de 1928 y partir de dicha discusión.

Lo que hizo el tratado Esguerra-Bárcenas fue que Colombia le diera la costa Mosquitos a Nicaragua y que dicho país, aceptando, reconociera oficialmente la soberanía del país suramericano sobre las islas.

Si Colombia no hubiera aceptado firmar un tratado en 1928 en esos términos, las banderas colombianas no hondearían hoy solamente sobre San Andrés, Providencia y Santa Catalina, sino también sobre la costa Mosquitos, que es la costa oriental de Nicaragua. En ese sentido y siendo directos, el más grande beneficiario en el tratado Esguerra-Bárcenas fue Nicaragua y no Colombia, pues Colombia cedió parte de su territorio a Nicaragua y le pidió que reconociera la soberanía que esta tiene sobre las islas.

Ese punto fue ratificado por La Haya en 2007.

Es cierto que en el tratado de 1928 no entra la cuestión sobre los cayos en mención ni es claro que el paralelo 80 sea el límite internacional entre ambos países. La razón es que entonces existía una tercera parte que era los Estados Unidos, no porque estos estuviesen ocupando a Nicaragua, sino porque tenían posesión sobre dichos cayos que Colombia le estaba reclamando por su parte. Cuando Estados Unidos accede a devolverlos, lo hace a Colombia y no a Nicaragua, sobre la base del status quo precedente, es decir, el tiempo de la colonia española.

Ahora bien, el tratado de 1928 puso en orden las cosas sobre la base del status quo precedente. En 1928 no hubo invención de un nuevo orden de cosas ni ocurrencias. La legislación de Nicaragua posterior a 1928 reconoció tradicionalmente ese tratado porque era consciente de que éste había sido hecho sobre elementos de legalidad histórica. El desorden se presente sólo con el advenimiento al poder del presidente Daniel Ortega y sus ambiciones sobre el archipiélago.

Muchos quieren atacar el origen de la soberanía colombiana sobre el archipiélago. Por ejemplo, posiciones muy ignorantes establecen que San Andrés más lejos de Colombia que de Nicaragua. Esa es una mirada simplista del problema y una mirada externa, desde el punto de vista nicaragüense. Desde el principio de la defensa de nuestra soberanía nacional, San Andrés no está lejos de Colombia: está dentro de Colombia. No olvidemos, amigos nicaragüenses, que entre las islas y las costas colombianas existe un principio de continuidad territorial. No existe otra nación, por ejemplo, que corte las islas de la continuidad territorial como si San Andrés fuera una especia de colonia colombiana o un departamento de ultramar, como es el caso de Hawái con Estados Unidos, de las polinesias francesas, de las Islas Malvinas, etc. Si un territorio lejano de la capital de un país tuviera que ser cedido a otro bajo el principio de cercanía o lejanía, entonces España tendría que desprenderse de las Islas Canarias, Malta tendría que ser integrada a Libia, Alaska a Rusia, Groenlandia a Canadá y busque en la geografía del mundo todas las extensiones territoriales que haya y comience a cortar. No es San Andrés que está más cerca de Nicaragua que de Colombia, es Colombia que está bien cerca de Nicaragua.

El otro concepto que suele asumirse en las calles (de Nicaragua y sus petroaliados), es que Colombia ocupó las islas. De semejante preposición no existen evidencias. Dicen que España no tenía autoridad de darle las islas a Colombia. Esta otra idea es absurda, porque en el tiempo de la colonia no existía ni Colombia ni Nicaragua desde el punto de vista político. Éramos todos partes del Imperio Español y como tal no teníamos soberanía ni podíamos tomar decisiones ni hacer cosas como ocupar territorios de otros. Después de la independencia, los territorios liberados del yugo español firmaron el pacto de conservar el status quo para seguir la división territorial entre las colonias y asumirlo como la división territorial entre las nuevas naciones. En ese sentido, todos los países hispano americanos aceptan hasta el sol de hoy los decretos reales expedidos por la Corona Española durante los siglos XVII y XVIII. Por esta misma razón, España ha sido y es árbitro legal en disputas territoriales americanas según el derecho internacional. Porque las intenciones nicaragüenses son las de ganar territorio a costa de la soberanía colombiana a cualquier coste, es por lo mismo que no acepta el arbitrio español, no por sórdidos discursos libertarios y anti-colonialistas, sino porque no les conviene el arbitrio español que beneficiaría a Colombia por su estatus legal, así como Venezuela, por las mismas razones, es fuerza ocupante sobre los islas de los Monjes en el Maracaibo y tampoco acepta el arbitrio español bajo el mismo temor.

Alegar que las islas de San Andrés le pertenecían a Nicaragua es un exabrupto histórico y jurídico, porque Nicaragua nunca ha poseído las islas en ningún punto de la historia. Ni antes de 1492, porque entonces no existía Nicaragua ni ninguna forma estatal que reuniera las islas a alguna entidad constitucional con el que sería el futuro pueblo centroamericano, ni durante la Colonia, tiempo en el cual lo que hoy es Nicaragua estaba integrado a la Capitanía de Guatemala. En tal sentido, las islas de San Andrés, incluidos los cayos que hoy disputa Nicaragua, fueron posesión sólo de España, la cual, como decisión soberana de su Imperio, las quiso administrar desde Santafé de Bogotá y no desde la Capitanía de Guatemala (no había Nicaragua). Durante la colonia, los isleños, cuya etnia no es nicaragüense, dirigieron su comercio hacia Cartagena de Indias (no hacia Managua) y durante las batallas de independencia los isleños estuvieron con los ejércitos de Bolívar y no con los centroamericanos. Durante la Constitución de Cúcuta en 1821, cuando nació la República de la Gran Colombia como estado soberano e independiente, las islas firmaron de manera libre y voluntaria para ondear la bandera de la nueva nación. Desde entonces San Andrés ha sido territorio colombiano, legalmente e históricamente. No están las islas alejadas de Colombia: las islas son Colombia y Nicaragua debe reconocer que limita con Colombia.

Es un derecho nicaragüense el luchar por el desarrollo de su pueblo y de aumentar sus posibilidades para ello. Sin embargo, ello no puede hacerse bajo el detrimento del territorio de sus vecinos y menos de un país hermano.

En lugar de aproximarse al problema de manera contenciosa, poniendo en peligro la estabilidad de la región, el gobierno del presidente Daniel Ortega debería buscar alianzas económicas con Colombia. Nuestro país no puede ser indiferente a las necesidades de progreso de países hermanos como Nicaragua. Si el país centroamericano requiere mayores facilidades marítimas, seguramente Colombia estaría dispuesta a abrir las islas para la integración con una patria que está cerca a su sangre y a su historia.

Pero si Nicaragua insiste en arrebatarle a Colombia su territorio, es un deber colombiano la defensa de lo que por historia y tradición siempre la ha pertenecido a la Patria.

Aunque Colombia tiene profundos problemas internos de violencia y desorden social, en el terreno internacional nuestro país es uno de los pocos en el hemisferio occidental que jamás en su historia como nación independiente y soberana ha sido agresor de otras naciones. Nunca la bandera de Colombia ha sido impuesta a sangre y fuego sobre el territorio de ningún otro país del mundo. Los demás países americanos con la excepción de Canadá, Panamá y Paraguay, sí han sido agresores en contra de sus vecinos en algún momento de su historia: Estados Unidos contra México, Costa Rica contra Panamá, Honduras contra El Salvador, Perú contra Ecuador, Venezuela contra Colombia, Perú contra Colombia, Chile contra Perú y Bolivia, Argentina, Brasil y Uruguay contra Paraguay, etc. En la tradición política internacional colombiana, el país siempre ha respetado su posición de no intervencionismo frente a las situaciones domesticas de cada vecino.

En nuestra historia, hay heridas que siguen vivas en la mente de cada generación de colombianos: el arrebato arbitrario de Panamá, la ocupación de las islas de los Monjes por parte de Venezuela y la agresión de Perú con la ambición de apropiarse del Trapecio Amazónico. Otros momentos más loables también alimentan nuestra cosmogonía cultural: la participación de Colombia junto a los países aliados en la Guerra de Corea, la presencia permanente de un batallón militar colombiano en la península del Sinaí como garante de paz en el Medio Oriente y el haber sido el único país del mundo que denunció la agresión que Paraguay sufrió por parte de sus hermanos países de Brasil, Argentina y Uruguay en la llamada Guerra de la Triple Alianza para quedarse con su Chaco (eso lo olvidan obviamente esos tres países que hoy abandonan a Colombia ante las ambiciones paranoides de Venezuela). Todos esos momentos, loables o no, hacen parte de nuestros sentimientos como colombianos, sean estos de izquierda o de derecha. Todo ello hará que Colombia no permita el desmoronamiento de su integridad territorial de nuevo ante las ambiciones de grupos particulares que no hacen honor ni a la historia ni a los pueblos.

Anuncios

15 thoughts on “Las ambiciones nicaragüenses sobre el Archipiélago de San Andrés

  1. nicaragua tiene a un animal ignorante,,como presidente,no es culpa del pueblo nicaraguense,,,,venezuela igual,,,lo unico que salva por ahora a venezuela es su petroleo,,cuando sus reservas se agoten,,y eso que no sera en un tiempo no mayor a 40 años,,los pobres venezolanos no van a tener ni que comer,,y va a tocar regalarles la energia electrica como hacemos ahora,,tambien la papa la yuca ,,la leche y la carne,,,

  2. La mosquitia nunca fue de Colombia. Siempre fue un territorio administrado y dominado por Inglaterra. Inglaterra siendo la dueña y señora legítima de esas tierras dió soberanía a Nicaragua sobre su costa atlántica porque al desaparecer la isla leefe en su bifurcación el colorado se le llevó todo el caudal. Inglaterra viendo imposible la construcción del canal interoceanico pierde interés en la costa atlántica de Nicaragua y devuelve la soberanía a Nicaragua.

    Colombia asegura la real cédula de 1803 pero ¿cómo es posible que España dominara la costa atlántica de Nicaragua si jamás puso un pie ni la administró jamás? ¿Por que Colombia tendría derechos sobre San Andrés si no tenían derechos legítimos sobre la mosquitia? ¿por qué Colombia reclamó la costa de los mosquitos de Nicaragua y no la de Honduras? ¿por qué si la mosquitia hondureña también era la mosquitia en ese momento?

    Simple, porque Colombia al igual que Inglaterra tenían intereses sobre el posible canal que se hiciera por río San Juan. Esa es la verdad que le duele aceptar a los colombianos.

  3. Los tratados internacionales estan regidos por la historia, la historia favorece a colombia tanto en la disputa contra nicaragua como contra venezuela, nicaragua fue a la haya a denunciar a colombia porque no tiene nada que perder y mucho que ganar, eso cree el porque en caso de que la haya le conceda al menos un islote del archipielago de san andres, colombia divinamente podria contrademandar y reclamar la costa de los moskitos. En cuanto a venezuela colombia no ha demandado ante la haya porque estamos bajo el chantaje militar y economico de venezuela. Creo que ya es hora de hacer la demanda ante la haya que fijo ganaremos a pesar de la educacion de odio y resentimiento que se da en las escuelas venezolanas en contra de colombia.

  4. ademas de que arbitro español hablan, en pleno siglo XXI los gobiernos colombianos son los únicos de sur América que ven un imperio y se le caen los pantalones… En Venezuela nos han robado territorio los ladrones de guante blanco de colombia, brasil y guyana y por supuesto las porquerías de presidentes que tuvo Venezuela el siglo pasado pero eso ya no volverá a pasar

  5. no pues, las palomitas blancas de Colombia… los monges a sido y seguirá siendo territorio de venezuela y colombia seguirá con su avaricia de apoderarse del petroleo venezolano que descaro de articulo de verdad, si no fuera por el tratado entreguista y viciado de 1941 entre colombia y venezuela no tuvieran ninguna razón para reclamar lo que no les pertenece

  6. oiga, el tratado de las 20 millas es un tratado moderno. Eso no existia durante la independencia. Y si hubo tratados despues de la independencia y uno fue que cada pais conservaba el territorio que tenia como colonia y san andres era del virreinato de la nueva granada, no de centroamerica.

  7. no las islas nunca han sido de nicaragua. Somosa no podia regalar lo que nunca tuvo. no invente cosas y vaya a la biblioteca

  8. jejeje pues sí valen, porque eramos españa por tres siglos. si no valieran, entonces tampoco valdrian las naciones modernas en america, porque estas tampoco existian antes de la colonia y nicaragua deberia ser hoy un monton de tribus mayas.

  9. la historia de que predican es simplemente un robo de la corona espanola
    quienes se creen para repartir erencias como si fueran los duenos de america , las erencias coloniales no son validas en ninguna historia moderna como les parese ?

  10. como asi que de una erencia de los reyes
    de espana?? despues de la independensia de todos los paises ,se inicio nuevos tratados i constitusiones que aseguraban
    la soberania de cada pais y de su territorio nasional incluyendo 20 millas maritimas frente a las costas de cada pais de modo que el govierno de colombia que es uno de los mas corupto de el mundo se ba a valer de una erencia que ya no
    tiene ninguna validez oiga mire vea !!!

  11. somosa de baile le regalo la isla como si fuera el dueno de el territorio nacional
    en una mesa de tragos en el pacto del espino negro, despues colombia presento documentos falsos los cuales fueron autenticados por
    medio de sobornos y amensas

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s