Las quimeras eternas del júbilo político


Estamos a las puertas de unas nuevas elecciones que escogerán al nuevo presidente de Colombia. Quien quiera que llegue a la Casa de Nariño como primer ciudadano de la nación, será presidente de todos: de los obreros y de los empresarios, de las autoridades y de la oposición, de los que hacen la paz y de los que hacen la guerra.

Las elecciones presidenciales son siempre el momento más especial para el país en el cual todo puede verse con claridad o sin ella. Unos se entregan de buena gana a las filas de los seguimientos enceguecidos. Nuestra hambre de líderes prometedores, de aquellos que nos enloquecen la conciencia con palabras exhuberantes, acciones excéntricas, hojas de vida impecables, actos heróicos enternecedores. Otros se sientan en la silla de los empáticos, incredulos a todo lo que se propone.

Colombia no tiene memoria, sentencia Fernando Vallejo y tiene razón. Quien olvida su historia, está condenado a repetirla, dice el poeta Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana. Es por eso, ahí está el punto, por eso dice Vallejo que Colombia no tiene memoria, porque se la pasa repitiendo su historia sangrienta cada ciclo, cada cuatro años (ahora con la reelección, cada ocho años).

Bien decía Estanislao Zuleta:

‘Amamos las cadenas, los amos, las seguridades porque nos evitan la angustia de la razón’.

Los colombianos queremos huir de una vez por todas de nuestra angustia. Es normal que un enfermo crónico quiera alejarse del dolor que lo circunda. Por eso se creó la medicina que nos entume los sentidos para no darnos cuenta del dolor de nuestros músculos. Los que tienen dolores en el alma recurren al alcohol, las drogas o a cualquier cosa que les haga alejarse de su dolor. Quiero emborrachar mi corazón para apagar un loco amor que más que amor es un sufrir, dice el poeta Enrique Cadicamo en su Nostalgias. Pero otros recurren a las anestecias de las ideologías y las religiones, en muchos casos más efectivas. De ahí los fundamentalistas, radicales, extremistas, terroristas e ideólogos, todos ellos del mismo club, aunque se lo nieguen entre ellos y sus fronteras virtuales.

Entonces nos olvidamos de las elecciones de hace cuatro años, de las de hace ocho, hace doce, hace 16 años, hace un siglo… Todas ellas son para nosotros como hojas de un viejo libro ya, uno que se abre poco y que dice cosas que parecen de otros. Nos olvidamos que las viejas promesas hechas a nuestros padres, abuelos y bisabuelos, se repiten una y otra vez. Creemos que este sí nos va a sacar de la miseria, este sí nos va a traer la paz es un nuevo personaje en el escenario de nuestra política enferma.

Sí, cierto, no tenemos memoria.

Nos olvidamos que quien va a salvar a Colombia no es un presidente. El presidente que llegue siempre va a leer el libreto que le pongan. Va a continuar con lo que ya rueda. Va a decir lo que es más apropiado. Va a invertir en lo que se le diga que invierta. Con Uribe, Petro, Santos, Sanín, Lleras o Mockus, la rueda de nuestra condena histórica será la misma, porque esto de nuestra desmemoria no lo hemos podido superar.

Sólo dos personajes pueden salvar a Colombia, dos que son olvidados en las elecciones, que se desconocen mutuamente y que están bien lejos el uno del otro, sosteniendo de cada extremo el mantel de sangre de nuestra historia: una es la clase baja y la otra es la clase alta. Si ambas no se ponen de acuerdo, Colombia seguirá siendo lo que es.

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s