La lechuza de la discordia


Todos vimos como Luis Moreno, el jugador panameño del Deportivo Pereira, pateó a la lechuza que tenía su habitat en el Estadio Metropolitano de Barranquilla y que murió esta madrugrada de un paro respiratorio, producto seguramente del estrés al que se vio sometido el frágil animal. Que le den una patada a uno ya es muy doloroso, pero que se la den a un ser tan pequeño y liviano como una lechuza debe ser considerable a que le den a uno bala. No sé si Moreno lo hizo como un acto de bacán, aunque salió con la idea de que era para ayudarle al ave a volar. ¡Qué ayuda tan violenta! Lo cierto es que se murió y puso en riesgo su propia carrera deportiva, al menos en Colombia.

Las reacciones son muchas, todas de solidaridad para con la inocente lechuza. Unos piden que lo metan a la cárcel, que lo multen, que lo expulsen del Deportivo Pereira y que lo expulsen de Colombia. Patético. Aparte del triste evento en sí y de ver cómo despreciamos a la naturaleza, es triste ver también el alto grado de intolerancia al que llegamos. No valió que frente a las cámaras de Caracol pidiera excusas públicas a la nación. No, lo quieren ver en la más completa desgracia.

Creo yo que se merece la multa y que lo pongan a hacer un servicio en favor de la ecología. Es suficiente el castigo para que todos nos demos cuenta que no se puede patear al planeta como lo hacemos a diario. Que lo pongan a él mismo a hacer una campaña para detener la crueldad en contra de los animales, pero ya basta, no queramos destruirle su carrera, su juventud. Basta de ese odio tan extremo que mostramos.

Ojalá mostráramos esa misma indignación por los centenares de campesinos que son expulsados de su tierra, pateados por oscuras manos (y armas) de terratenientes ambiciosos que atropellan a niños, mujeres, ancianos y hombres humildes (para ayudarlos a volar, dirán). Ojalá mostráramos esa misma indignación por la niña que murió en el Parque Norte seguramente por el descuido de algún funcionario inepto, más malvado que Moreno. Ojalá mostráramos esa misma indignación por las dos muchachas de Medellín que fueron asesinadas por seguir una cita con un hombre desconocido en Facebook, más macabro que Moreno y no creo que este jugador de origen humilde llegue nunca a semejantes extremos. Ojalá aprendamos en Colombia a perdonar y a proteger la ecología, todo junto.

Anuncios

One thought on “La lechuza de la discordia

  1. ¡Tiene razon! Ojala que cuanto antes dejemos de odiarnos entre nosotros, entre Colombianos. Asi aportaremos nuestro granito de arena para la paz mundial.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s