El día de la raza a celebrar


Tendriamos que escapar de ese discurso negativo sobre el día de la raza y la discusión sobre el descubrimiento de América, un señalamiento obvio desde la perspectiva europea. Sí hay que celebrar y también empezar a desmontar ciertos discursos diseñados desde la posición de determinados francotiradores ideologizados por siglos de odios. Si primero impusieron la perspectiva de la civilidad eurocentrista como sinónimo de lo correcto, lo conveniente, lo ‘normal’ y sobre dicho concepto aplastaron civilizaciones enteras, también es cierto que se vinieron otras ideologías igual de impositivas y dañinas como aquellas de un desprecio total por la historia, una demonización completa de la conquista, un señalamiento tajante de una España genocida, fundamentalista y cruel que ‘violó a nuestras mujeres, secuestró a nuestros hijos y esclavizó a nuestros padres’.

Propongo estos puntos para reflexionar durante esta celebración de la raza este 12 de octubre de 2012, año en el cual celebro mi aniversario de mi propio encuentro con el mundo asiatico y que me ha dado muchas ideas para pensar sobre nuestra propia historia.

Primero tendriamos que atacar definitivamente ese complejo de inferioridad que tenemos en nuestro hemisferio americano y para atacarlo van estos puntos:

1. Terminar con ese discurso de la España demoniaca. La España que se encontró con las Américas, que las conquistó y que las colonizó por más de tres siglos, ya no existe. La España de hoy no tiene porque cargar con semejante peso histórico. España no es menos culpable que Inglaterra, Portugal, Francia, Holanda, Alemania, Dinamarca, Bélgica, Rusia, Estados Unidos, Australia, China, Japón y muchos más de aventuras colonistas durante toda la historia de la humanidad. Mucho más antiguo debemos incluir al Imperio Romano, a los griegos, a los sirios, a los persas, a los egipcios, a los chinos… Incluid también a los Incas y a los Aztecas, que fueron colonialistas, esclavistas y que hacíans sacrificios humanos. El predomonio español en suelo americano se entiende porque nuestros ancestros indígenas no habían desarrollado armas, pero si las hubieran tenido, la historia sería diferente. Es posible incluso que Europa hubiese podido caer en manos de nuestros ancestros, como cayó en manos de los mongoles que se retiraron por algún misterioso motivo. Los conquistadores españoles del siglo XVI no eran menos humanos que los pueblos de todos los tiempos y lugares. La guerra no la inventaron los españoles. Los españoles de ahora no violan a nuestras mujeres, no secuestran a nuestros hijos y no esclavizan a nuestros padres. Quiza existan multinacionales españolas con deseos de hacerlo, pero en general los españoles de hoy en día son buenos, amables y están hasta el cuello por una crisis económica a la cual han sido conducidos por un alto grado de falta de visión.

2. Acusaría yo a la España de la conquista y de la colonia a su falta de tino histórico, a su carencia de visión y a la total ausencia de delicadeza y amor por la civilización al mejor estilo griego. Su primer gran pecado y del cual seguramente sufren ahora, es el de haber expulsado a los judios y árabes, incluso sometiéndolos a una persecusión religiosa que tiene toques de sadismo. Eso creo que la unificó en un pegamento de reinitos con vínculos artificiales que explotarían al pasar del tiempo con todo tipo de nacionalismos y regionalismos extremistas, pero lo peor fue que se perdieron las bases de lo que debería ser el legado español al universo: la ciencia y el pensamiento expresado en españoles de nombres árabes y judíos que tenían en la península ibérica su tierra prometida.

3. Esta xenofobia que se expresa en grupitos ruidosos – que no la mayoría de los españoles de bien – es un legado de esa limpieza étnica decretada hace 500 años que no toleró la diferencia, las razas, los idiomas, la ciencia y sus diferentes perspectivas, para imponer la uniformidad de la barbarie. Huyó la civilización española con tino griego hacia los países bajos, los reinos germánicos y otras latitudes, para dejar solo al reino de la intolerancia.

4. La pérdida de las colonias en las Américas demuestra la miopía de la España en tres siglos de colonización. Las antiguas colonias inglesas hoy hacen parte de la Commonweath, que es como decir ‘las riquezas comunes’ o una integración económica global entre países que tienen como afinidad haber estado alguna vez bajo el mando británico. Incluso en algunos de esos países como Canadá, Australia e incluso India, la reina de Inglaterra sigue siendo la reina y es sorprendente. Los británicos le dieron estatus a sus antiguas colonias, los convirtieron en sus socios. Incluso el alegato de soberanía argentino sobre las islas Malvinas se choca contra la evidencia en la cual las Malvinas no son ninguna colonia, sino un estado soberano y democrático y cuya decisión de unirse a Argentina corresponde al pueblo que las habita y no a una reclamación nacionalista. Si España hubiese sido más visionera, hubiera dado libertad a sus colonias, participación e identidad y hubiera liderado la comunidad económica más grande del planeta, presente en cuatro continentes. No hubiera tenido que correr a unirse a una Comunidad Económica Europea en donde va pegada por la cola. Sería como Inglaterra, que está dentro de la CE, pero con asiento de casi observador, sin cambiar su dura libra esterlina y sin ser afectada por crisis de vientos.

5. Ningún país poderoso de nuestro tiempo se queja tanto de sus antiguos colonizadores como las antiguas colonias españolas que incluyen las Américas y las Filipinas. Nunca he oido decir a un estadounidense cuán malignos fueron (o sean) los ingleses, mucho menos a los canadienses o los de Quebec despotricando de Francia, o los australianos hechándole en cara su sino a Londres, o los de Hong Kong, o los de Singapur. No, este permanente llorar el paraiso perdido es de países subdesarrollados. Los estadounidenses ni siquiera llaman Madre Patria a Gran Bretaña – qué tal. Porque Estados Unidos que es una unión de países en realidad, rompió con ese complejo colonialista que no nos pasa a sus vecinos americanos. Desde el principio se fundaron como una nación sobre un proyecto inspirado por antiguas civilizaciones como la griega y la romana y pusieron como piedra angular a la ciencia y a la filosofía. Importaron cerebros desde Europa, Asia y desde nuestros propios países suramericanos y los pusieron a producir ideas, técnología, desarrollo.

6. Ya muchos han atacado el concepto de Madre Patria, más ahora que muchos emigrantes suramericanos viven en España y son tratados por muchos como ciudadanos de segunda. Lo más apabuyante es que los españoles en general no ven a los suramericanos como hijos si es que deberíamos así llamar a la histórica correspondencia. En Colombia estamos en plena fiebre de heráldicas, familias de clase media y alta que buscan con afan sus ancestros en las diferentes provincias españolas. Nadie, a propósito, busca ancestros en el Congo o el Zaire y ni siquiera entre los resguardos indígenas actuales. Pero uno no ve que llegue uno a España y los españoles se sientan parientes de un colombiano, venezolano, argentino o mexicano. Al contrario, la relación les da nauseas a unos, los más xenofobos, o risa a los más desprevenidos y amables. Si Colombia se enorgullece de hablar el español más claro y neutral del orbe hispánico – dicho por españoles, no por colombianos -, debéis saber que muchos españoles, entre ellos linguistas, aseguran que el español suramericano no es propiamente un español ! desconociendo evidencias apabullantes como el inmenso grupo de escritores, poetas y cantantes americanos que han hecho aportes grandes a la lengua de Cervantes. La importancia del idioma español actual en el mundo no es por la España de hoy, sino por los países americanos y eso se puede demostrar fácilmente. Si el español es el segundo idioma en Estados Unidos no es por alguna intención planeada en Madrid, sino por el crecimiento poblacional de hispanos en el país anglosajón. No es la España de hoy la Madre Patria. Esta era la España de las conquistas y la madre de los conquistadores, los cuales, queramoslo o no, son también nuestros ancestros, tanto como los indígenas y los africanos. La sangre no se puede arrancar. Ni siquiera hablamos de los colonialistas, los que se sentaban en la administración de las colonias a regir nuestra cotidianidad colonial y que después de enriquecerse regresaban a España. Los conquistadores en cambio se quedaron y busquen en el árbol genealógico de los libertadores y encontrarán que casi todos ellos eran descendientes de esos conquistadores cuyo polvo cayó en nuestro suelo con el de nuestros ancestros indios y africanos.

7. Si la España de hoy no es nuestra Madre Patria y ya vimos que ese título es desconocido en España, porque los españoles de hoy no se sienten ligados a nuestros suelos – solo cuando en medio de sus crisis se ven forzados a emigrar, cruzan el Atlántico y se establecen en nuestros suelos porque la comodidad del idioma es muy útil para vivir – habría que cuestionar lo de países hermanos. Esta propuesta puede parecer sorprendente pero respondan: ¿Hermanos en qué somos los países de Suramerica y Mesoamérica? Eso sólo se puede explicar en el concepto mismo de ‘Madre Patria’. Es por dicho concepto que nos llamamos ‘países hermanos’. Si hablamos de países hermanos, entonces reconocemos que España es la ‘Madre Patria’ y hay algunos por ahí atacando el cocepto de ‘Madre Patria’ pero hablan con seguridad de ‘Países hermanos’.

8. Los países poderosos de la tierra no hablan de ‘Países hermanos’. Usted nunca oye decir a los estadounidenses refiriéndose a Canadá como país hermano sólo porque en ambos se habla inglés o porque fueron colonias británicas. Tampoco se oye decir a Australia que diga que India es su país hermano porque ambos estuvieron bajo el yugo inglés. Tampoco España llama a Francia así o los Nederlandia a Alemania o Suecia a Noruega. No. Sólo nuestros países hablan así.

9. Después de que los libertadores, descendientes de conquistadores, ‘rompieran el yugo español y tirano’, la historia de América del Sur y de Mesoamérica está llena de oprobios liderados por ‘países hermanos’ en contra de otros ‘países hermanos’: Chile le arrebató el mar a su ‘país hermano’ de Bolivia y le quitó territorio a su ‘país hermano’ de Perú. Argentina, Uruguay y Brasil (que en este caso debería ser ‘país primo’), se unieron militarmente para atacar a su ‘país hermano’ de Paraguay, más pequeño y pobre y después de una carnicería macabra, un auténtico genocidio del que poco se habla hoy, le quitaron una gran parte de su territorio. Perú invadió el Trapecio Amazónico de su ‘país hermano’ Colombia y ambos ‘países hermanos’ se metieron en una guerra. El ‘país hermano’ de Panamá no consideró que Colombia fuera nada fraternal y prefirieron a los Estados Unidos, el cual le ayudó a separarse de su ‘país hermano’. Nicaragua pretende arrebartarle el archipiélago de San Andrés a su ‘país hermano’ de Colombia y podriamos seguir para arriba en la historia con estas demostraciones de afecto fraternal. Estados Unidos y Canadá nunca se llaman países hermanos, pero se han respetado mucho más.

10. No tiene nada de malo que Colombia llame a Venezuela ‘país hermano’. Puede hacerlo si quiere o si con ello entiende la afinidad cultural entre ambos. Dinamarca, Noruega, Suecia, se llaman países escandinavos y desde esta perspectiva son países hermanos, pero así no se llaman. Nuestros países pueden ser llamados hispanoamericanos y creo que sea suficiente. Tal como decimos escandinavia, podemos decir hispanoamérica.

11. Por ejemplo, Colombia es un país formado por regiones disimiles. El federalismo le hubiera beneficiado más, porque todo el territorio colombiano era una constelación de civilizaciones indígenas con culturas, idiomas, desarrollo y costumbres diferentes. Estaban los pueblos chibchas, los cuales a su vez no eran un sólo grupo, sino muchos más. Estaban los caribes y muchas tribus amazónicas. Ahora bien, en Venezuela estaban otros grupos étnicos y en Perú, Ecuador, Bolivia y el norte de Chile que es boliviano, estaban los quechuas que iban en expanción, conquistando, colonizando y esclavizando a otros pueblos !!! Los aimarás de Chile y Argentina, los patagonios, los pueblos amazónicos, todos ellos eran naciones tan distinguibles como los bulgaros de los portugueses.

12. Fue la colonización española la que creó naciones ficticias, tanto como se creó Yugoeslavia, juntada con sangre, fuego y desconocimiento cultural. Los que tiran al patibulo de la historia la conquista española, deberían tirar entonces al patíbulo esta división en naciones ficticias como lo es Colombia que es una unión forzada de antiguos pueblos que hoy sacan la cara a través de las regiones. En dicho sentido, la Colombia chibcha no es hermana del Perú quechua, tanto como China no es hermana del Japón.

13. Se trata de un llamado a la identidad. Los poderosos nos han demostrado que pueden unirse sin tanto romanticismo.

14. Hay que romper con el complejo de inferioridad. No hay tal América Latina. Es un concepto inventado por los franceses en su tiempo los cuales tenían la ambición de conquistar a las ex-colonias españolas. Usamos un concepto europeo para llamarnos a una unidad que nunca ha existido: ‘América Latina unida, un sólo pueblo, un solo destino…’ y no pasa nada. Progresan unos, se pelean otros y se imita al final a quien se quiere acusar de imperialista. Si un país como Colombia se concentra en trabajar su identidad, su desarrollo, en terminar sus conflictos y hacer una auténtica revolución cultural, social, política, seguro que ello redunderá en bien de sus países vecinos en situaciones más concretas que el romanticismo de una hermandad ficticia.

Anuncios

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s