Venezuela para los venezolanos


Muchos colombianos se toman a pecho la situación en Venezuela. Pero ¿es nuestro asunto?

Muchos colombianos se toman a pecho la situación en Venezuela. Pero ¿es nuestro asunto?

La situación en Venezuela puede ser de preocupación internacional y más aún, de preocupación colombiana. Pero es necesario tomar distancia. Es curioso ver como varios colombianos se toman a pecho lo que pasa en el vecino país, incluso crean campañas en las redes sociales exigiendo la renuncia del presidente Maduro, como si fuera nuestro propio presidente. Si los colombianos defendemos los principios democráticos, es necesario entonces respetar de manera absoluta la soberanía de Venezuela, incluso en nuestras posturas personales. Venezuela no es una provincia de Colombia y nuestro país tiene tantos o incluso problemas más serios. Como dicen las Escrituras “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42)

Incluso si la vecindad nos afecta – por ejemplo el comercio – ello no le da derechos a Colombia de entrometerse en la vida política y social de Venezuela. Si el gobierno venezolano es un régimen, una dictadura, una revolución socialista… eso le compete exclusivamente a los venezolanos. No olvidemos que a pesar de todo, ha sido un gobierno con amplia mayoría popular, ello a pesar de que la oposición haya ganado fuerza. Si la oposición en Venezuela tiene la legitimidad del pueblo, tarde que temprano ganará sus ideales. Si el chavismo tiene sus razones, la historia lo dirá también tarde que temprano. Si la oposición quiere utilizar a Colombia como plataforma para sus luchas, puede hacerlo, pero debe respetar a su vez la soberanía colombiana y el derecho y el deber de Colombia de no inmiscuirse en los asuntos internos de un país extranjero, así ese país toque nuestras fronteras. La oposición venezolana puede reunirse en Colombia, puede hacer declaraciones a los medios colombianos, incluso puede pedir solidaridad a sus causas y Colombia puede brindarle espacios, pero lo debe hacer como una nación democrática y con principio de distancia.

El deber de los medios de comunicación colombianos es el de informar, pero ese deber está condicionado por un deber aún más grave: la información imparcial. El presidente Maduro centró sus críticas al canal CNN e incluso llegó a expulsarlo, acto que después retractó y cambió su postura hacia dicho medio estadounidense. Lo cierto es que hay una idea generalizada en la cual CNN es vista como un medio de propaganda oficial estadounidense, postura ésta que es difícil de demostrar y que ciertos grupos de izquierda en el hemisferio, como el chavismo, deben analizar más objetivamente. La exigencia de Maduro hacia CNN – él sabe de la gran importancia que tiene ese medio en la opinión internacional – es de exigirle un punto parcial, de hacer seguimiento de las dos partes, tanto del oficialismo como de la oposición. En mi opinión CNN es profesional y lo hace. Pero Maduro parece no saber que quienes en realidad están haciendo un reporte parcial con una gran influencia internacional, son los medios colombianos. Estos generan que en la opinión pública colombiana se tome incluso partido sobre lo que sucede en Venezuela y se alteren los ánimos como si se tratara de un asunto colombiano.

Esta posición tan subjetiva nos hace vulnerables. Si tenemos el derecho a incluso liderar campañas en las redes sociales en contra de equis o ye partido venezolano, entonces los venezolanos también tiene el mismo derecho a entrometerse en la vida pública colombiana. Es preciso abandonar ese principio de “país hermano” y trabajar por el desarrollo de nuestra patria y los cambios profundos que necesita nuestra sociedad. Deseamos que los venezolanos puedan encontrar el sistema social de desarrollo que requieren. Es cierto que nos conviene una Venezuela mejor y en paz y eso de la mano del sistema político que sea, incluso si nos simpatiza o no. Cualquier sistema político que se imponga en Venezuela, será para los venezolanos y cualquier partido que llegué al poder en Caracas luchará por defender los intereses venezolanos, incluso si ellos van en detrimento de los intereses colombianos. ¿Nos devolverá Capriles los islotes de los Monjes que poseen reservas de petroleo y que son legítimamente colombianos?

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s