Colombia necesita una capital marítima


f

Cartagena de Indias, uno de los principales centros del Imperio Español en América del Sur.

Nueva York. Las ventajas de una capital marítima son bien conocidas en geopolítica. Todos los poderes de la antigüedad y del presente tienen que ver de manera directa con el mar. Los países sin costas requieren de un enorme esfuerzo económico para la competencia en los mercados internacionales y son objeto de la dependencia en países vecinos con acceso al mar. Esto nos hace comprender las razones por la cual Bolivia insiste tanto en recuperar el acceso al mar perdido con Chile y el porqué los chilenos deberían cooperar más en que ello sea una realidad que le permita a los bolivianos una mejor oportunidad de combatir su pobreza. Pero lo mismo sucede con las ciudades.

La historia colombiana nos cuenta de varias capitales, todas ellas de una gran importancia en sentido económico, político y social. La primera de ellas fue Cartagena de Indias, una de las más antiguas poblaciones europeas en América del Sur. Eje del deplorable mercado esclavista que tuvo su apogeo por tres largos siglos. 

La importancia de Cartagena para el Imperio Español está representada por sus murallas construidas durante el siglo XVII, la obra de ingeniería bélica más importante de su época en el continente. No se construye una muralla para proteger un poblado cualesquiera. Resulta que Cartagena era el principal centro de exportación del oro extraído de América del Sur y enviado en galeones a España. 

Otra capital importante fue Popayán, en el camino hacia el Quito y el Perú. De ella surgirían personajes notables no sólo durante el tiempo colonial, sino también durante la independencia y las primeras décadas republicanas. Tanto Popayán como Cartagena son en la actualidad ciudades pequeñas, sin la importancia que tenían en la antigüedad. 

Por último Bogotá o Santafé de Bogotá, localizada sobre la Sábana, a más de 2 mil metros sobre el nivel del mar y a pocos kilómetros al norte del centro geográfico de Colombia que es en el Meta. Los españoles eligieron a Bogotá porque era la sede natural de la Confederación de Tribus más grande de América del Sur, los Muisca. Tenían una gran organización social y un sistema político excelente en donde cada tribu tenía su jefe, pero todos rendían tributos al Zipa y al Zaque. 

Es posible decir a vuelo de pájaro que la razón por la cual Bogotá sea hoy la capital es sin duda por haber sido la sede de los Muiscas, los cuales eran el pueblo más avanzado que encontraron los españoles a su llegada a lo que hoy conocemos como Colombia. Al mismo tiempo el clima frío seguramente resultó mucho más natural a los europeos, más benigno que los climas del Caribe o de la Costa Pacífica colombiana. 

Falta de visión

Pero la elección de Bogotá como capital de la nueva República después de la independencia revela una falta de visión de los fundadores de la patria. Con ello aseguran el continuismo colonial. Obviamente quienes ostentan el poder político y económico fueron los criollos, descendientes directos de los españoles y quienes lucharán por mantener el viejo orden colonial en el cual reemplazaron a España por su propio grupo. La mayoría de ellos estaban concentrados en Bogotá y continúan allí. Las luchas por el centralismo como sistema político administrativo no fueron otra cosa que las luchas por garantizar el monopolio del poder en manos de dicho grupo heredero directo de la Corona de España. En tal sentido, las demás regiones se vieron constrictas a plegarse a un nuevo centro que no sólo absorbe sus riquezas naturales, sino su potencial humano.

La decadencia de Cartagena de Indias y Popayán se entienden pues dentro de dicho centralismo absorbente que no ve a Colombia como un país pluricultural, multi-racial y con grandes oportunidades de progreso, sino como una inmensa finca para repartirse entre quienes llevan la voz cantante del poder.

Si en vez de elegir a Bogotá, la capital colonial, centralizada y lejana del mar, los padres de la Patria hubiesen elegido a Cartagena de Indias, las oportunidades de progreso hubiesen sido diferentes. 

Otros países en el continente optaron por procesos similares: Estados Unidos movieron la capital desde Filadelfia a Washington, cerca del mar. Argentina y Uruguay la dejaron en Buenos Aires y Montevideo, en el Mar del Plata. Venezuela la dejó en Caracas, en una excelente posición al lado del Mar Caribe. Perú la dejó en Lima, hoy una línea directa a Asia cruzando el Océano Pacífico. Brasil, en cambio, construyó una capital en medio de su vasto territorio, pero en la actualidad su importancia es tan poca que cuando se menciona a Brasil uno siempre piensa en Rio de Janeiro, una prueba del poder del mar. Ciudad de Panamá tiene una posición envidiable. Ciudad de México no es lejana del mar.

En otros continentes es posible trazar las capitales marítimas con progreso: Singapur, Hong Kong, Canberra, Saigón, Tokio. 

Ventajas de una capital marítima

Esta no es una propuesta de cerrar a Bogotá, ni más faltaba. La capital actual puede seguir siendo la capital económica del país. Pero la capital política sería más conveniente en un lugar como Cartagena. De hecho, la mayoría de convenciones internacionales son realizadas allí. 

Estaría cerca de Barranquilla, el principal puerto marítimo internacional de Colombia. El caso de Barranquilla revela la importancia del mar para el desarrollo de un país. Un poblado sin mayor importancia durante la Colonia que creció de manera precipitada en las siguientes décadas a la independencia. La ciudad de la fundación de numerosas empresas. ¿Qué sería hoy Colombia si los padres de la Patria le hubiese dado la importancia que el Caribe se merecía? Seguramente Cartagena y Barranquilla serían hoy metrópolis de la importancia de Buenos Aires y Nueva York. Seguramente Colombia sería hoy una potencia y pérdidas como Panamá o como las molestas reclamaciones nicaragüenses tendrían hoy otra historia. 

Anuncios

2 thoughts on “Colombia necesita una capital marítima

  1. A ver, Con una Capital Marítima la desigualdad sería mas grave. No más vea como es en Brasil, Perú o Argentina. Se tendría la Mitad de la Población viviendo en el litoral todos atestados mientras que el resto del país sería totalmente deshabitado y atrasado. Ciudades como Medellín, BUcaramanga, Tunja, no existirían y ni hablar de los llanos. Sería unas tierras de Nadie. Por lo menos lo Bueno es que Bogotá Ya no tendría que soportar tanta ralea costeña y paisa y ser una ciudad de y para los Bogotanos. Y tendríamos Metro.

  2. Excelente articulo seria excelente cambiar la capital… las ventajas serian enormes pero no escogería cartagena si no la creación de una ciudad de cero en una costa o cerca al mar..

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s