One World Center, una estafa mundial


Estamos en una época de serias crisis mundiales: la destrucción del ecosistema nos pone en peligro de un daño grave a nuestro planeta y a nuestra propia existencia, billones de personas sufren de pobreza extrema, sistemas autoritarios subyugan a naciones, terrorismo, fundamentalismos desquiciados y muchos males. A estas trágicas historias, siempre surgen movimientos deseosos de hacer algo. Las nuevas generaciones quieren tomar las riendas y participar de la solución. El activismo prospera mucho más en la era de las tecnologías de la información y la comunicación. Se crean organizaciones que quieren ir más allá de las fronteras. Pero también, en medio de ese cuadro, surgen los hampones internacionales que pescan en río revuelto. Uno de ellos es un grupo que viene de Dinamarca y que nace en 1970 bajo el nombre de Tvind, pero que se presenta bajo otros – tiene qué hacerlo para prosperar, y uno de esos nombres es One World Center cuyo portal en red es http://oneworldcenter.org/home. Muchos jóvenes colombianos han caído en las garras de este sistema que hace tres cosas: engañar incautos y ponerlos a trabajar para ellos, utilizar la vitrina de proyectos en países pobres, especialmente africanos y enriquecerse a través de toda una red de estafa que logra evadir a las autoridades.

Uno de esos engañados me contactó y pidió que no revelarla su nombre por temor. Pero su historia es necesario divulgarla para que otras personas, especialmente en el mundo hispanoamericano, no se dejen engañar. 

Mariano (su nombre es ficticio), es un joven profesional de Medellín que decidió que tenía que hacer algo por el mundo y por un país pobre en África. Comenzó a buscar la manera de unirse a algún proyecto de voluntariado en el mundo hasta que descubrió el portal de One World Center (http://oneworldcenter.org/es/principal). Algo que le llamó la atención es que viniese de Dinamarca:

Era un país europeo, nórdico y eso me dio mucha confianza. La fama de ellos, para mí en ese momento, es que eran personas honestas y por eso seguí descubriéndolos.

El portal, que está en tres idiomas – inglés, español y portugués – describe muy bien lo que puedes hacer para salvar al mundo:

¿Cómo puedes ayudar? En One World Center hemos creado un programa donde puedes vivir, aprender y ayudar a las personas menos favorecidas, a la vez que contribuyes a erradicar la pobreza en la que vive más de la mitad de la humanidad. Estamos convencidos de que la pobreza es el mayor problema social de nuestros tiempos y que si trabajamos juntos podemos hacer que el mundo sea un lugar mejor para todos.

Te ofrecen entonces llegar a ser lo que llaman un Instructor de Desarrollo en donde trabajarás “codo a codo con las comunidades en países en vías de desarrollo” y presentan  cuatro tipos de programas en diferentes intensidades de tiempo: por un mes, por 6 meses, por 9 meses y por 18. En el sitio se describe las actividades que debes hacer en dicho tiempo. Por ejemplo, en el programa de 18 meses seguirías el siguiente itinerario:

  • Los 6 primeros meses estarás en su campus en Michigan en donde recibirás un curso y, muy importante, ayudarás a la “recaudación de fondos para costear el remanente de los gastos del programa –incluyendo el viaje a África y el seguro médico internacional“, sin contar con la cuota que ya diste al principio. Nuestro amigo Mariano tuvo que pedir dinero en las calles de Estados Unidos por 4 meses en nombre de “su proyecto”.
  • Los siguientes 6 meses irás a un país de África (Malawi, Mozambique o Zambia) o de América Latina (Ecuador, Belice o Brasil) en donde sus socios de la Humana People (otra de sus fachadas), le asignarán el proyecto. Según Mariano, que se retiro antes de este periodo y se unió a otra organización de voluntarios en otro continente, los proyectos eran cosas irrisorias que no dejan en realidad ningún impacto social.
  • Los últimos 6 meses debes regresar a su sede en Michigan en donde deberás compartir tu experiencia y recibirás un certificado que no tiene ningún aval internacional.

Eso es todo. Este programa de 18 meses tiene además el costo de 400 dólares de inscripción y 4.900 dólares más, los cuales deberás pagar al menos el 50% para comenzar. Pero ya en Estados Unidos deberás contribuir con al menos 6 mil dólares en tu equipo de trabajo – tres personas – pidiendo en las calles, en sitios designados para ellos.

Pero ¿por qué siguen tantas personas incorporándose a algo que evidentemente no tiene pies ni cabeza? Dice Mariano:

Porque uno cree en ello, invierte su dinero en ello, le dice a todos los amigos, familia, que uno se va para África a ayudar y, cuando se da cuenta, queda uno con la vergüenza de haber fallado, de haberle fallado a la gente y de quedar tumbado. Cuando yo pedía dinero en las calles de Estados Unidos, mucha gente me apoyaba, creía en lo que les decía y eso cada vez me comprometía más y más a terminar lo comenzado.

¿Cuándo comenzaste a dudar y cómo terminaste?

Fueron muchos elementos que me hicieron dudar de la transparencia de esa organización. La actitud de sus líderes era muy oscura, la manera en que trataban a la gente, diferenciaban entre quien daba más y daba menos, no admitían la crítica a nada, los llamados instructores eran a ciencia cierta mediocres y los testimonios de quienes llegaban era tan irrisorios. Por ejemplo, una señora brasileña se fue para África con el fin de crear un programa de prevención contra el sida, pero viene y nos cuenta que vio unas llantas viejas y con ellas hizo juegos para los niños. Cuando le preguntaba qué había hecho para prevenir el sida, siempre respondía con evasivas… no hizo nada. La gente que va allá termina haciendo cualquier cosa, porque lo que importa es conseguir dinero para esa organización, no ningún proyecto de desarrollo, como dicen.

Mariano se puso a buscar en la red y encontró que existen múltiples investigaciones en contra de Tvind, la célula madre de One World Center. Por ejemplo, la policía danesa presentó un caso sumario en 2001 en su contra por crímenes financieros. La historia es vieja y comienza en 1992 cuando lo que nació como una escuela alternativa en el pueblo de Tvind, se expandió a otras actividades que no eran meramente escolares. Dichas actividades incluyeron la propiedad de plantaciones de frutas en países pobres, de haciendas, fábricas de calzado, aserraderos, agencias humanitarias, tiendas de ropa usada, arrendamiento de propiedades, barcos y contenedores (Fiscalía de Dinarmarca, 1992). La ropa usada es vital en esta empresa oscura. Mariano dice que vio toneladas de ellas en Michigan.

Otros medios europeos reportan que Tvind que es controlado por el llamado Teachers Group, que es un culto político con actividades criminales financieras (Waterman, 2011; Fiscalía de Dinarmarca, 2011; Wakefield, 2011; Copenhagen Post, 1998; Henley, 2001). Este Teachers Group ha sido objeto de dos casos en las cortes danesas, en 2006 y en 2009 (Religion News, 2006; Copengahen Post, 2015).

El periodista británico Michael Durham pudo establecer la enorme red de conexiones que parten de Tvind y que incluyen negocios, propiedades y operaciones de caridad a través del mundo (Eng, 2011). Es aquí en donde hay que poner atención sobre cómo operan. Las organizaciones de caridad son en realidad una manera de hacer fondos para enriquecer a los máximos líderes de la organización. El dinero que recogen por ejemplo de personas que inscriben con el sueño de ser voluntarios en un país pobre, es redirigido hacia testaferratos, transferencias ilegales y lavado de activos. Todavía en la actualidad, la policía danesa investiga a los líderes de Tvind por casos de fráude y evasión de impuestos, mientras parecen tener refugio y protección en México.

¿Cómo lo logran? ¿Cómo siguen haciendo su actividad delictiva con tanto éxito? Tvind tiene varias organizaciones sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos y Europa como One World CenterHumana People que reciben millones de dólares incluso de gobiernos y del sector privado para fines humanitarios en África y otros países pobres. Sin embargo, de acuerdo con las autoridades danesas, los miembros de Tvind canalizan dichos fondos hacia la compra de propiedades y lujos en paraísos fiscales, inversiones privadas y demás bajo el control de los líderes de Tvind (Durham, 2011; Fiscalía de Dinamarca, 2011).

Según una investigación del FBI:

Tvind deriva sus fondos de la creación de organizaciones de ayuda al desarrollo. El dinero es creado por la recolección de prendas usadas. La ropa es reciclada y vendida en países del Tercer Mundo. El dinero es enviado a fondos fiduciarios de caridad establecidos en paraísos fiscales (…) En cada organización los fondos son en última instancia capturados por individuos que usan el dinero para usos personales. Poco de ese dinero llega a las caridades (DeLuca, 2014)

La policía danesa comenzó a sospechar de las actividades fraudulentas de Tvind desde la década de 1970 (Waterman, 2011). Amdi Petersen, el principal líder, comenzó a sentir paranoia y a decir que era víctima de persecución de los servicios de inteligencia y de la CIA y por lo tanto desapareció en 1970 para no ser visto más por los próximos 22 años. Se dice entonces que se movió a diferentes lugares del mundo en donde estableció organizaciones locales conectadas a Tvidn, todas con un objetivo de “ayuda humanitaria”, pero con las técnicas de lavado de activos. Pronto crearía su propio imperio financiero (Durham, 2011) basado en la recolección de ropa usada que derivarían en la apertura de bien establecidas empresas financieras, para nada caritativas, que le reportarían millones de dólares. Sus intereses van desde la propiedad raíz, a la madera, la renta de prendas y muebles y otras cosas con sucursales en Europa, Estados Unidos, Brasil, Belice, Ecuador, Malasia y China (Waterman, 2011).

Este genio de los negocios, pero de negocios sucios que utilizan el rostro del pobre, fue arrestado por el FBI en febrero de 2002 en el Aeropuerto de los Ángeles después de que la Interpol hubiese publicado un anuncio de arresto en el 2000. Un juez federal extraditó a Petersen hacia Dinamarca en donde se enfrentó a un juicio por fraude y malversación de fondos junto a sus más cercanos asistentes (Copenhagen Post, 2011).

El juicio comenzó por fin en marzo de 2003, pero en agosto de 2006 Petersen y sus colegas  Poul Jørgensen (vocero de la organización), Kirsten Larsen y Ruth Sejerøe-Olsen, antiguos presidentes de la Tvind’s ‘Humanitarian Foundation’, Bodil Ross Sørensen, director financiero, Marlene Gunst y el abogado Kirsten Fuglsbjerg (alias ‘Christie Pipps’), fueron dejados en libertad y sus cargos absueltos. Tan sólo uno de los expresidentes de la organización, Sten Byrner, fue encontrado culpable de fraude y le dieron un año de sentencia condicional (Religion News, 2015). La sentencia fue proferida por un tribunal menor.

La Fiscalía de Dinamarca apeló la sentencia a la Suprema Corte, pero dicha apelación sigue pendiente, mientras que Petersen y sus secuaces abandonaron Dinamarca en cuanto fueron dejados en libertad. Como vemos en el sitio http://oneworldcenter.org/es/principal los negocios siguen ahora mejor que antes.

Mariano, tan pronto como abandonó la sede de One World Center en Michigan, estableció una demanda en un tribunal de Estados Unidos por fraude. Pero un hombre tan poderoso como Petersen, que tiene sedes en las narices de los países ricos como Estados Unidos y Europa y que sigue estableciendo organizaciones de caridad como quiere ¿podrá ser algún día puesto en su sitio?

Lo dudo mucho. Lo cierto es que vive de la buena voluntad de la gente. Mientras los pobres tienen muy poco, hablar de ellos puede ser todo un negocio.

Por eso, si quieres irte por el mundo a ayudar a otros, investiga primero quién está detrás de lo que ves, no te dejes llevar por un website bien hecho y con palabras románticas.

Referencias

  • “An International ‘Charity-Business’ Racket”. tvindalert.com. Retrieved October 2015.
  • “Charity faces ongoing cult accusations”, The Copenhagen Post, December 17, 1998
  • DeLuca, Dave (6 November 2014). “Gaia Movement Bins Likely Funding Mysterious Villain”. The Corvallis Advocate. Retrieved 17 March 2015.
  • Durham, Michael. “Enigma of The Leader”, The Guardian; June 9, 2003; accessed June 26, 2011.
  • Eng, Monica (5 May 2011). “Clothing operations linked to controversial Danish group continue to thrive”. Chicago Tribune. Retrieved April 2015.
  • Henley, Paul (21 March 21 2002). “Denmark’s Tvind”.BBC News
  • “Humanitarian Fraudster Convicted”, Copenhagen Post (Danish news in English); January 20, 2009; accessed February 8, 2015.
  • “Tvind: Danish court convicts 1, acquits 7, in fraud case involving humanitarian groups”, Religion News; September 1, 2006; accessed February 9, 2015.
  • The Chief Constable in Holstebro and The Public Prosecutor for Serious Economic Crime (Denmark).”Case Summary – The Public Prosecutor v. Mogens Amdi Pedersen et al”, November 1, 2001 (English translation by the Danish government); accessed convenience link June 26, 2011.
  • The Chief Constable in Holstebro and The Public Prosecutor for Serious Economic Crime (Denmark). “Case Summary – The Public Prosecutor v. Mogens Amdi Pedersen et al”, November 1, 2001 (English translation by the Danish government); accessed convenience link June 26, 2011.
  • “Tvind boss comes home to face the music”, The Copenhagen Post, September 19, 2002; accessed convenience link December 3, 2011.
  • Wakefield, Rebecca. “Trouble From Denmark”, Miami New Times; March 21, 2002; accessed June 26, 2011.
  • Waterman, Michael. “Mysterious Danish Group Builds Exotic Compound on Baja Coast”, San Diego Reader; February 3, 2010; accessed June 26, 2011.

4 thoughts on “One World Center, una estafa mundial

  1. Quien mas tiene experiencias malas con esta organización??? si tanta gente ha caído deben ser muchas mas las experiencias malas, deberían contarlas y alertar a las personas que están a punto de hacerlo.

Deja un mensaje

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s