Fernando Vallejo en la Feria del Libro


Definitivamente es el mismo discurso de siempre (odio visceral contra la Iglesia, insultos groseros contra los políticos, defensa radical de los animales, condena absoluta del humanismo, destrucción de todos los símbolos patrios) y una simpatía populera, espontánea, de un populacho acrítico que aplaude lo que quiere oír y no se atreve a decir.

Es mejor como escritor y como cineasta, y seguramente ni la mitad de los que aplauden ni lo han leído ni le han visto sus películas y tampoco le comprenden el discurso, que es el mismo siempre por las últimas décadas, un discurso que no es otra cosa que una provocación en contra de todo, pero especialmente en contra de cualquier cosa que represente algún orgullo colombiano. Un ejemplo es el intento de destruir la fe de la Iglesia con discursos que no son ni nuevos ni recién proclamados, pero sabe que esta, la Iglesia, está arraigada en el ethos colombiano y estas diatribas es un urgar profundo en la herida, a sabiendas que la Iglesia colombiana ha sido desde la independencia una amañada con el poder reinante y carente de visión, muy disímil a otras iglesias católicas como la de Brasil.

Ese discurso desde el principio es contra todos estos que están sentados ahí, por eso comienza con el “¿trajeron paraguas?” y se ríen para su propio deleite. Esa es la mejor ironía del pueblo colombiano, demasiado trivial, superficial, carente de juicio, carente de originalidad, amante del pan y circo, como decía el Brujo de Otraparte. Y eso es lo que dice Vallejo, que les puede mentar la mamá a todos y aplauden, porque les parece un humorista de Sábados Felices. Deberían llorar, pero no lloran, porque no saben. Les dice que los perros son más importantes que ellos y creen que se trata de una invitación al vegetarianismo. Les dice que dejen de reproducirse más y creen que está preocupado por la explosión demográfica… pero es una invitación a la extinción humana, es el anti-humanismo intelectual, que no es una creación de Vallejo. Es importante leerlo, pero con sentido crítico, es necesario para abrir la mente, sí, pero no puede ser visto solo, necesita un contexto mejor. Me queda el sabor que esta Feria lo que quiso fue un comediante para atraer público, porque si invitan a otros pensadores colombianos, más silenciosos y desconocidos, quizá ni siquiera hubieran hecho mención en sus Twitters livianos los muchachos que aplauden cada hijueputazo del “mejor gramático de Colombia”.

Anuncios

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s