Por qué Colombia se debe oponer a una invasión a Venezuela


Con un gobierno guerrerista como el que nos preside, es fácil encontrar un entusiasmo fácil en muchas personas y grupos sociales del país que anhelan el fin del régimen de Maduro a como dé lugar. Por lo general aquellos que están tan de acuerdo, son los de siempre: los que se ponen detrás de las faldas del uribismo para que los defienda de los hampones y criminales de izquierda. Los mismos que votaron por Iván Duque para que no nos volvamos como Venezuela, seguro querrán que ahora se aplaste a Venezuela de una vez por toda, que se vuelva mejor como Colombia, para que pupule con una guerra interna por los siglos de los siglos en donde puedan pescar sin problemas las multinacionales y se enriquezcan las élites, mientras que los jóvenes del país se matan unos a otros en un rito sin fin de sangre y sadismo.

bush

Si nos queda un poco de recato, analicemos las razones por las cuales una invasión estadounidense a Venezuela se vendría en contra de Colombia con más mal que bien.

Antes que nada debo recordar que soy pacifista, propulsor de la no violencia y rechazo de lleno toda mera sugestión siquiera de una intervención armada y extranjera en el suelo de nuestra dolida patria hermana de Venezuela. Insisto en que la solución a los problemas internos venezolanos debe ser liderado única y exclusivamente por los venezolanos y que el acompañamiento de la comunidad internacional debe ser de acciones permanentes de supervisión de todos los sucesos que acaecen en Venezuela o con los refugiados en el exterior, los cuales vienen o pasan en su mayoría por territorio colombiano, un monitoreo permanente a la situación de derechos humanos, una denuncia constante de la realidad nacional, una ayuda humanitaria al pueblo venezolano y acciones contundentes que le hagan comprender a Maduro y su régimen dictatorial que debe irse o promover un cambio para el bien de su pueblo. No se trata de que la comunidad internacional o un país extranjero en particular propicie cambios en Venezuela para su propio bien, sino que todo cambio en Venezuela debe ser propicio para el bien de los venezolanos.

Toda invasión creará una resistencia nacional más allá de toda expectativa.

Muchos se imaginan que invadir a Venezuela es fácil. Bajo la lógica estadounidense y su constante histórica de mirar las cosas desde su perspectiva de arrogancia militar, se puede promover la idea de que es tanto el poder tecnológico y militar de Estados Unidos, que la invasión será cuestión de días y basta. No es sino analizar los sucesos de la invasión de Irak y cómo el oscuro gobierno de Georges Bush Jr. enarboló semejantes argumentos después de una bien tejida manipulación de la opinión pública en su país para utilizar a Irak, un país que nunca había amenazado a los EEUU ni tenía con qué, de ser el chivo expiatorio de su propia crisis y, de paso, robarse el bien más preciado: su petróleo. En la actualidad, Irak es un títere de EEUU, el cual se le bebe su petróleo sin ninguna vergüenza, mientras el país vive una crisis social y política apenas sostenida por la presencia militar estadounidense.

La historia podría repetirse y ser incluso más macabra. Una invasión a Venezuela podría ser tan menospreciada por la opinión pública estadounidense, tan ignorante de la realidad latinoamericana, que podría ser visto más bien como otro seriado de Neftlix, un reality de Narcos. Una invasión para este fin de semana.

Mientras tanto, podría ser vendida al público colombiano, tan derechista y conservador, tan pronto a la condena y tan hambriento de milicia y armas y armas tomar, como una solución perfecta a todos los males: si Colombia no se volverá como Venezuela, entonces Venezuela se volverá como Colombia.

Se olvidarán de hechos medibles como estos:

  • Venezuela no es la Panamá de Noriega ni es la pequeña Martinica. Es un inmenso país, con un ejército tan fuerte como el colombiano y con un apoyo popular complejo. Aunque veamos a muchos venezolanos salir de su país, muchos otros en cambio creen en las razones del régimen y dan su vida por él.
  • Venezuela no está sola en realidad. Una invasión entraría en el delicado juego geopolítico internacional. Especialmente países como Rusia y China no sólo se opondrían a semejante bodrio de idea, sino que, posiblemente, intervendrían en su favor. Aquellos que apoyaron la intervención estadounidense en Siria, creían que de esa manera terminaría el régimen de Bashar al-Assad. No sólo no ha terminado, sino que el país recibió el apoyo directo de Rusia y una guerra civil que no parece tener fin. Una situación tan delicada que podría ser el detonante de una guerra mundial. Ahora dígame usted: Si un misil ruso o chino es disparado desde suelo venezolano o cubano ¿a dónde lo dirigirán? No creo que a territorio estadounidense, sino a suelo colombiano.
  • Una invasión a Venezuela aumentará el número de refugiados. Como ya hemos visto, Colombia es la ruta principal de dichos refugiados. Así que además de ser una plataforma de invasión, Colombia será una plataforma de recepción de un número infinito de refugiados. ¿Estaríamos preparados?
  • Colombia será por A o por B la principal plataforma de invasión. Hay muchas razones para ello: Colombia ostenta el controvertido título de ser el principal aliado de Estados Unidos en la región (!) y, segundo, su situación geográfica en relación con Venezuela, es ciento por ciento estratégica. De esta forma, amigos de los gringos y con vista al escenario, será ineludible que nuestro país se convierta en territorio para invadir a nuestro hermano. Ese hecho traerá muchas consecuencias nefastas: a) Colombia ganará una reputación internacional de ser títere de Washington y Caín de Latinoamérica. Si la invasión falla y Maduro o su régimen sigue en el poder, Colombia seguirá siendo objeto de ataques en todos los sentidos, incluida una violencia sutil. b) Todos los ataques defensivos de los venezolanos se centrarán en su mayoría hacia territorio colombiano. Muchos de los yumis de clase media que dan gritos de guerra desde la seguridad de sus cuentas de Facebook y Twitter pero que no saben nada de guerra, podrían conocer de primera mano lo que es un bombardeo o un ataque con misiles a su propia ciudad, en sitios tan lejos de la frontera venezolana como Cali, Medellín, Bogotá o Barranquilla. c) Por último, la invasión se extenderá por décadas (ver casos de Vietnam, Irak y otros) lo que creará una fuerte insurgencia no sólo en territorio venezolano, sino y muy decididamente en territorio colombiano.

Apoyar, entonces, una invasión a Venezuela, es una idea estúpida. Tan estúpida como aquellos que apoyaron a Bush para que invadiera a Irak y después se quedaron callados cuando se supo que todo había sido un montaje para defender sus propios intereses, su conección financiera con la familia Bin Laden, su conocimiento previo de que Irak nunca llevó a cabo ningún ataque en contra de los Estados Unidos ni tenía armas de destrucción masiva.

Por lo tanto, podríamos caer nuevamente en el mismo error histórico con una salvedad: en un futuro con una invasión a Venezuela, seríamos los colombianos los que pagaríamos con sangre y sin dignidad una invasión al suelo de nuestro país hermano.

Antes de dejar una consulta, asegúrate de haber leído los artículos. Es posible que otras personas hayan hecho tu misma pregunta antes. Revisa otros comentarios. Si crees que no se encuentra tu información, deja tu comentario. Evita escribir en regionalismos. Por ningún motivo se dan consultas privadas.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s