Diez palabras olvidadas de la jerga colombiana


MGenrsj2374

De una publicidad de Coltejer en 1960.

Definitivamente el español colombiano es rico y expansionista. Con la fama de ser el mejor español del mundo – lo importante es que eso no lo dicen los colombianos, sino otros hispánicos del orbe de Cervantes, aunque ello hay que tomarlo con prudencia -, el país llama la atención por su realidad abrupta en el cual se mezclan, como en sopa, elementos de violencia, mafia, guerrilla, conflictos, pero también sensualidad, riqueza musical, danza, mil proyectos en los cuales destacan los urbanos y la medicina y, por su puesto, los famosos emigrantes colombianos que llevan todas esas cosas a otras latitudes del mundo para bien o para mal. Entre esas cosas que llevan los emigrantes colombianos, pero también las telenovelas, las cuales reemplazan la carencia de una producción constante de cine y que sea lo que sea gustan en el exterior, se meten también los colombianismos.  Seguir leyendo

No a la GUERRA! Sí a la PAZ!


Choca ver cómo cualquier evento cruento provocado por las Farc genera todo un boom de reacciones en contra de los diálogos de paz en la Habana. Se comprende que ciertas figuras de la oposición quieran demeritar al gobierno de Santos y hagan toda una campaña que se centra justamente en su bandera que es el proceso de paz. Ciertamente dicha acción de la oposición, la de campear en contra del proceso de paz, es tan sólo un movimiento político. Eso quiere decir que el único interés de un movimiento político es derrotar a otro e imponer sus propias políticas. Pero un proceso de paz no es cuestión de un movimiento político, sino que debe ser el interés único de toda una nación. Seguir leyendo

Cine colombiano encasillado


Tendríamos que romper el encasillamiento temático en el que está el cine colombiano y abrir un abanico de posibilidades aún mayor y creo que es posible. En realidad el tema sicariezco no es malo o deplorable como muchos lo ponen, preocupados más en la “buena imagen” del país que en el desarrollo de su cinematografía. Las películas de Hollywood o de cines tan importantes como el de Hong Kong, pueden ser incluso más violentas que todas estas películas sicariezcas en las que estamos. Lo que en realidad debería preocupar es más bien el encasillamiento, en comenzar una larga repetición de los mismos argumentos con la idea de ganar una audiencia.

Ballesteros y Restrepo

Juan David Restrepo, izquierda y Anderson Ballestero, ambos actores en La Virgen de los Sicarios. Restrepo es en la actualidad director y creador de la producción “En Coma”. Ambos siguen en la interpretación de personajes sicariezcos, los que los encasilla definitivamente. Foto toma de pantalla.

Seguir leyendo

Los pasaportes más fuertes del mundo


  • El pasaporte colombiano sigue entre los más débiles del mundo y de las Américas.
  • Un colombiano puede ingresar sin visa previa a 27 países más que un afgano y a 17 países más que un haitiano. 
  • Los ciudadanos de Estados Unidos, Finlandia, Alemania, Suecia y Reino Unido pueden ingresar a 174 países sin visa previa… casi no conocen las embajadas.

Pese a todos los esfuerzos por cambiar la imagen del país, el pasaporte colombiano no se ubica entre los más fuertes del mundo. Según un estudio de la firma Henley & Partners para 2014, Colombia se ubica en el puesto 64 y comparte con Kazakstán, Omán y Tanzania. La clasificación se hace gracias al número de países que no piden una visa previa a los ciudadanos de un país. De esta manera 66 países del mundo no piden visa previa a un ciudadano colombiano. Zambia, por ejemplo, le gana a Colombia con 67 países, mientras que Colombia y su grupo le gana por un país a Arabia Saudita y a Sierra Leona.  Seguir leyendo

La clase rosa de Colombia


Pareciera que la clase media colombiana va en declive – si es que hubo alguna vez algo que pudiéramos llamar “clase media”. En otros países se trata del grupo que lidera el desarrollo de un país, que posee la materia gris y que establece las tendencias. Pero eso no sucede en nuestro país. Lo que podría llamarse clase media, al menos ahora, es un grupo de patanes que conducen a la Patria al estancamiento y al crecimiento de la brecha social. Una clase perezosa que se bambolea en una hamaca mientras maneja la sociedad colombiana en un tren de influencias, corrupción y fiestas. La llamaría mejor la clase rosa de Colombia, por eso de las zonas rosa. Ningún término mejor para aquellos que ni siquiera estudian, pero que gana títulos universitarios, que desconocen a su propio país, que son racistas, regionalistas y fascistas a ultranza.  Seguir leyendo