Regresan Kalimán y Solín


Serenidad y paciencia, mi pequeño Solín, mucha paciencia.

Los mexicanos no se aguantaron más la ausencia de dos de los héroes latinoamericanos más populares entre las décadas de 1960 y 1980 y ahora los quieren resucitar y en buenahora: Kalimán, el hombre increíble y su pequeño amigo Solín. Según la Revista Qualia, septiembre de 2017 será el inicio de una nueva era de aventuras y caminos con los niños y jóvenes del siglo XXI y esperemos que sea un éxito por los valores que entraña.

Kalimán

El proceso es consecuente con la era de renovación de viejos héroes en el mundo estadounidense como Superman, Batman, la Mujer Maravilla y el Hombre Araña, entre otros, todos personajes nacidos después de la II Guerra Mundial con el sello impreso del nacionalismo de uno de los países más poderosos de la tierra. Todos esos héroes de Hollywood han recibido una dedicada adaptación a cada tiempo, lo que los permite vivir eternamente y de generación en generación. Un personaje tan preponderante como Superman, figura del ideal estadounidense de un ser todopoderoso, casi divino, ha sido relanzado para este nuevo siglo, lo que incluyó el cambio de colores de su atuendo azul, con capa y calzoncillos rojos por un entero azulejo más cercano a las exigencias estéticas de nuestro tiempo. Sigue leyendo

Dos continentes, un hemisferio


Muy buen análisis y yo también creo que el término latinoamericano es ambiguo. Te faltó incluir que dicho término fue creado por los franceses después de la expulsión de los españoles e ingleses del hemisferio. Su intención era crear una falsa unidad cultural a partir del latín (lenguas romances) con el fin de conquistar lo que los españoles habían perdido. Dicho concepto francés incluía en su “Latinoamérica” a Quebec. Sigue leyendo

Una joven colombiana y los árboles del 11 de noviembre


Una joven colombiana, Nicole Perilla, estudiante de la escuela secundaria John Bowne High School, habla con CNN en Español sobre los descendientes del árbol superviviente que sobrevivió el ataque del 11S. Un símbolo de paz y de esperanza que ella se afana de mantener vivo y distribuir a otras personas que han sufrido tragedias. Un orgullo colombiano.

María Teresa, una voz contra el racismo


A esta mujer ya le deberían estar dando la Cruz de Boyacá o alguno de esos reconocimientos que tanto pesa en Colombia. Se llama María Teresa Tess Asplund, una sueca que nació en Cali y que fue adoptada a las 7 meses. Su nombre ya se puede asociar a las luchas contra el racismo en el mundo.

Maria Teresa Tess Asplund

Sigue leyendo

De la muerte de Dios a la muerte del hombre


Es importante analizar el antihumanismo de Fernando Vallejo – si continuamos con el análisis de su discurso en la Feria Internacional del Libro de Bogotá de este año. Definitivamente la sociedad colombiana sólo podría dar como resultado a un antihumanista y valga la aclaración, para los que no están familiarizados con el término, que no se trata de un término despectivo. Sólo que Colombia es un país profundamente dividido, bipartidista, tendencioso y trivial y así como aplauden con euforia un discurso del maestro Vallejo, que no entienden en verdad, se entregan a las bacanales de las euforias deportivas cuando gana el equipo de fútbol local.  Sigue leyendo

Fernando Vallejo en la Feria del Libro


Definitivamente es el mismo discurso de siempre (odio visceral contra la Iglesia, insultos groseros contra los políticos, defensa radical de los animales, condena absoluta del humanismo, destrucción de todos los símbolos patrios) y una simpatía populera, espontánea, de un populacho acrítico que aplaude lo que quiere oír y no se atreve a decir. Sigue leyendo

Curas, religiosos, votos y confusiones


En el país de los escándalos, le toca el turno al caso del sacerdote Elías Lopera, quien hace de párroco de una comunidad en Medellín y al cual su viejo amante, ya un hombre de más de 40 años de edad que asegura que ha sido su novio por más de dos décadas, decidió llevarlo a la palestra pública para que le pague lo que “le debe” a razón de amoríos. Este caso le corresponde, a ciencia cierta,  al mismo sacerdote y a las autoridades civiles y eclesiásticas allí en donde corresponda. En este artículo, por demás, no quiero reflexionar sobre el caso en sí y menos en Semana Santa… y mucho menos para alimentar esa voracidad de escándalos y condenaciones públicas a las que nos hemos enseñado en un país profundamente dividido, en donde importan más estas minucias, que un proceso de paz o los casos de corrupción contra el erario público o la indiferencia por la explotación desmedida de los recursos naturales en medio de un millón de cosas más importantes. Sigue leyendo