Ailuromaniacos y cinomaniacos en Colombia


       perrita con ropa La sociedad contemporánea del consumo nos hizo entrar globalmente en la era del culto a la mascota, especialmente de perros y gatos, pero también se incluyen una gama inmensa de animales, muchos de ellos especies exóticas en peligro de extinción que caen en redes de traficantes de vida salvaje para surtir los caprichos de estos amantes desmedidos por los animales. Hay además un problema: el límite entre los maniáticos de mascotas y el de defensores del medio ambiente se presenta descaradamente tenue. Quienes defienden su comportamiento obsesivo frente a las mascotas, se esconden bajo el escudo de ecologistas. Pero eso no es cierto: si bien muchos ecologistas auténticos tienen mascotas, los mascota-maníacos no son ecologistas ni pueden serlo, simplemente porque están manipulando una especie animal, la sacan de su medio ambiente y la humanizan. Súmele a ello, además, la ironía de los gastos desmedidos para la mascota, cuando en un país como Colombia hay tantos seres humanos que sufren necesidad y tenemos un exabrupto.  Seguir leyendo

En una potencia hídrica, La Guajira muere de sed


Guajira

El pueblo Wayúu sufre la sequía desde noviembre de 2013 en la cuarta potencia hídrica del mundo, mientras El Cerrejón gasta 10 millones de litros cúbicos de agua diarios. Un sistema hídrico desde Antioquia para la Costa propone el Dr. Piedrahita Muñoz.

Mientras El Cerrejón consume más de 10 millones de litros cúbicos de agua, La Guajira, en donde ésta se ubica, se muere de sed. Pero eso no es todo: en la cuarta potencia hídrica del mundo. Publico aquí una propuesta del destacado ingeniero Alberto Piedrahita Muñoz, quien, con 80 años de edad, sigue con la mente clara y clarividente y con propuestas de vida y de desarrollo para su nación: un sistema de acueducto desde Antioquia que llegue hasta La Guajira:

Colombia potencia hídrica

Colombia es la cuarta potencia hídrica en el mundo, con agua suficiente para contrarestar la sed y la sequía de la Guajira y los estiajes de toda la costa del Caribe, como está sucediendo con el fenómeno del niño, del 2014. Seguir leyendo