La clase rosa de Colombia


Pareciera que la clase media colombiana va en declive – si es que hubo alguna vez algo que pudiéramos llamar “clase media”. En otros países se trata del grupo que lidera el desarrollo de un país, que posee la materia gris y que establece las tendencias. Pero eso no sucede en nuestro país. Lo que podría llamarse clase media, al menos ahora, es un grupo de patanes que conducen a la Patria al estancamiento y al crecimiento de la brecha social. Una clase perezosa que se bambolea en una hamaca mientras maneja la sociedad colombiana en un tren de influencias, corrupción y fiestas. La llamaría mejor la clase rosa de Colombia, por eso de las zonas rosa. Ningún término mejor para aquellos que ni siquiera estudian, pero que gana títulos universitarios, que desconocen a su propio país, que son racistas, regionalistas y fascistas a ultranza.  Seguir leyendo

Proceso de paz


  • Hay que evitar el combate en lugar de vencer en él. Hay triunfos que empobrecen al vencido, pero no enriquecen al vencedor (Juan Zorrilla de San Martín).
  • Aquellos que apoyan la guerra en vez de los procesos de paz, es porque tienen todo el poder y el dinero para seguir en guerra. 
  • Colombia es el país más desigual del Hemisferio Occidental y eso es uno de los principales focos de la violencia por décadas.

Los guerrilleros colombianos son en el fondo eso: colombianos. Como tales, hablan siempre de más, son tendenciosos, maliciosos, hacen bromas en medio de situaciones tensas y se vanaglorian de su propia fuerza e influencia. Eso, en síntesis, reúne algunas características del colombiano común, las cuales pueden ser aplicables a políticos, periodistas, paramilitares, criminales “comunes” y gente de a pie. Pero en momentos como un proceso de paz, todos esos defectos (¿o virtudes?) del colombiano, se convierten en leña para alimentar los odios de sus más acérrimos enemigos.

¿Quién quiere un proceso de paz con estos colombianos matones, secuestradores y amenazadores? Seguir leyendo

Otra manera de promover a Colombia


El hecho de tener situaciones tan abrumadoras como el accionar de la delincuencia organizada o desorganizada o de cosas tan vergonzosas como bandoleros colombianos en Buenos Aires, Madrid o incluso en Tailandia, no es motivo para dejar de promocionar a nuestra Patria. Por el contrario, es parte del cambio que necesitamos. No podemos claudicar ante el mal y dejar nuestro país a la buena de los malos. Hay que señalar esos malos y también señalar los males y, más aún, señalar las omisiones de los buenos o de los que se creen buenos. Porque muchas acciones y omisiones de los llamados buenos, terminan siendo mal, como el tratar de ocultar la realidad que resquebraja a los desposeídos en aras de “mejorar nuestra imagen”. Seguir leyendo

Países tropicales pobres, países fríos ricos


g

Un molino de viento en Holanda (2014). Foto A. Rodas

Nueva York. Visitar este verano algunos países de Europa y Norteamérica me hizo pensar en las razones por las cuales paises tropicales como los africanos, sudamericanos o sudeste asiáticos se localizan con frecuencia entre los más pobres del planeta, con la excepción de Singapur y Hong Kong, mientras los países más ricos del mundo se encuentran siempre en latitudes gélidas y, entre más cerca a los polos, más ricas sus sociedades. Seguir leyendo

Voseo colombiano


g

Mapa tentativo del voseo colombiano según José Joaquín Montes Giraldo (1967).

Desde que escribí este artículo sobre el voseo colombiano en 2007 (¿Vos qué? ¿Cuándo venís a Colombia?), he visto una tendencia a reconocerlo más en foros y redes sociales no sólo por parte de los mismos colombianos, sino de otros países hispanoamericanos. Anteriormente el voseo era muy desconocido y se tenía como característica del habla de argentinos y uruguayos, especialmente, en donde tiene un estatus reconocido como el del tuteo, mientras que en otros países en donde se usa éste, se ha percibido siempre como vulgar, incorrecto, objeto de combate y exclusión de la escuela.  Seguir leyendo

Cartagena reconoce escuela técnica por su compromiso social


o

El padre Orlando E. Ortega Natis, rector de las Escuelas Profesionales Salesianas, recibe el reconocimiento oficial. El padre Ortega ha sido uno de los artífices del desarrollo del centro en beneficio de la juventud pobre de la ciudad colombiana. Foto cortesía Alcaldía de Cartagena.

Cartagena. Las Escuelas Profesionales Salesianas, un centro técnico para la educación de jóvenes de bajos recursos, fue premiada por la Alcaldía con la Medalla Cívica Orden Pedro Romero el pasado 26 de julio por favorecer y contribuir a la construcción social con una perspectiva humanista en favor de la niñez y la juventud, según reza el decreto 0742. El centro educativo, regido por el sacerdote Orlando E. Ortega Natis, recibió también la Cruz Orden Simón Bolívar de parte de la Asamblea del Departamento de Bolívar. Seguir leyendo

En una potencia hídrica, La Guajira muere de sed


Guajira

El pueblo Wayúu sufre la sequía desde noviembre de 2013 en la cuarta potencia hídrica del mundo, mientras El Cerrejón gasta 10 millones de litros cúbicos de agua diarios. Un sistema hídrico desde Antioquia para la Costa propone el Dr. Piedrahita Muñoz.

Mientras El Cerrejón consume más de 10 millones de litros cúbicos de agua, La Guajira, en donde ésta se ubica, se muere de sed. Pero eso no es todo: en la cuarta potencia hídrica del mundo. Publico aquí una propuesta del destacado ingeniero Alberto Piedrahita Muñoz, quien, con 80 años de edad, sigue con la mente clara y clarividente y con propuestas de vida y de desarrollo para su nación: un sistema de acueducto desde Antioquia que llegue hasta La Guajira:

Colombia potencia hídrica

Colombia es la cuarta potencia hídrica en el mundo, con agua suficiente para contrarestar la sed y la sequía de la Guajira y los estiajes de toda la costa del Caribe, como está sucediendo con el fenómeno del niño, del 2014. Seguir leyendo