Corona caída, reinado ganado


  • La coronaron por unos minutos y después el presentador se dio cuenta que cometió un error. Le quitaron la Corona.
  • Truman dice que si hubiese sido él el dueño del concurso, le hubiera dado la Corona a las dos.
  • Presidente Santos apela a antiguas leyes regias: Ariadna, al tocar la Corona, es de por sí la Reina. 

Aunque para muchos parezca frivolidad, vale la pena hablar de lo que pasó en Miss Universo 2015 en Las Vegas el pasado fin de semana, porque involucró a nuestra compatriota Ariadna María Gutierrez Arévalo. Quizá en el siglo XXII los reinados de belleza femenina sean historia y nuestros descendientes – si sobreviven y si llegan a una mejor civilización – vean con estupor cómo se exhibían hembras humanas jóvenes como objetos de belleza física. Pero tiempo pasará. Lo cierto es que eventos como Miss Universo ya van cuesta abajo y la audiencia cada vez es menor. Sea quizá este hecho el objeto de sospecha y el evento lamentable de la pérdida de la susodicha corona un plan maestro para llamar la atención, para ganar audiencia, pues en este momento todos los medios internacionales hablan del frívolo evento mal que bien.

Miss Universo 2015

Las tres finalistas en Miss Universo 2015 en Las Vegas el pasado fin de semana, terminó con dos Reinas Universales: la de Colombia y la de Filipinas. Foto Cortesía Miss Universe en Facebook.

https://www.facebook.com/MissUniverse/

Si aplicamos las leyes de la monarquía absoluta – y eso lo sabe bien el presidente Juan Manuel Santos – el facto de la coronación misma, es decir, que le pongan físicamente la corona y la luzca así sea por millonésimas de segundos, la hace ya una Reina, Soberana, la Miss Universo 2015. Seguir leyendo

Atención, cuidado con ISIS


Este mes ha sido especialmente lamentable en la ya larga y cruenta historia de ISISI o Daesh, como es conocido también por sus siglas en árabe. Es lamentable que los países aliados tengan que esperar que ese grupo de auténticos terroristas cometan una barbaridad de grandes proporciones en una capital occidental, para que puedan tomar medidas extremas. Los hechos escabrosos como el genocidio de otras etnias del Medio Oriente, la decapitación filmada de prisioneros, la violación carnal de mujeres, el asesinato de niños, las crucifixiones, el reclutamiento de centenares de jóvenes musulmanes incautos a quienes les hacen lavado de cerebro en los mismos países occidentales para que se sumen a sus filas, pareció no ser suficiente para los aliados. ¡No! Tenían que llegar estos granujas al centro de París para poder llamar verdaderamente la atención. La vida de 100 franceses parece que es más valiosa que la vida de millares de árabes que sufren la presencia expansiva de un grupo de terroristas macabros con un gran arsenal militar y la locura hitleriana suficiente para poner en jaque a Europa.  Seguir leyendo

Robando en Tailandia


Sigamos en la búsqueda de ese producto vergonzoso de exportación que tenemos en Colombia: las ratas que cruzan la frontera y se dedican al arte del robo sin importarles cómo dejan al país. En mayo de este año la Policía Metropolitana de Bangkok mostró a un hombre de 51 años de edad como líder de una banda de apartamenteros de nombre Miguel Antonio Caro. El sujeto fue arrestado mientras conducía un Mitsubishi Pajero en la Avenida Chalon Krung de Bangkok y, dicho vehículo, fue presentado por las autoridades como uno de los medios utilizados por la banda para robar.

Miguel Antonio Caro 51 arrestado en Bangkok por apartamentero en Mayo de 2015

Foto cortesía Thaivisa.com

Seguir leyendo

Raponeros colombianos de exportación


No hay peor astilla que la del mismo palo. Si deseas viajar a algún país hispanoamericano o si planeas ir a estudiar o trabajar, debes tener en cuenta que  para muchos en dichos países, ser colombiano es un crimen. La actitud no es de todo el mundo, por supuesto y las razones tienen su lógica. No se trata sólo de la mala fama que los medios internacionales le han dado a Colombia como un país violento. La razón se explica en algo más concreto: la presencia de ladrones y prostitutas colombianos en esos países que desde niños nos enseñan a llamar “naciones hermanas”. Ya saben lo que pienso de esa idea de “países hermanos”. América Latina es la única región del mundo cuyos países se llaman a sí mismos “hermanos” y mi teoría es que es un término colonial, así como se le dice a España “Madre Patria”.

Pero actitudes como el odio, el racismo o el desprecio hacia otro pueblo siempre vienen asociados con la ignorancia, la cual no es una característica de quien es muy pobre o natural. Por el contrario, muchos que han estudiado mucho se muestran más ignorantes de lo que ellos mismos se imaginan.  Seguir leyendo

Las nostalgias de la “Madre Patria”


f

En esta ilustración de Theodor de Bry, se muestra la idea de la Leyenda Negra en donde españoles quemaban indígenas. Si bien son cosas que posiblemente no sucedieron, no es posible negar el genocidio, la esclavitud y los saqueos por más de 4 siglos. 

Pasó el 12 de octubre y como siempre el mundo se llenó de pensadores y reflexiones sobre lo que para unos fue un descubrimiento de las Américas y para otros una invasión. Pero me llamó la atención uno de esos artículos que vienen precisamente de España, el país que, en línea directa, es descendiente del centro de lo que otrora fuera el Imperio Español. El artículo es de Luis Yanguas (2013) y lo título, de manera rimbombante “La gran mentira de la esclavitud y el genocidio español en América“. Quién sabe qué le pasará por la mente a este Yanguas, cuyo apellido castellano remite al municipio de Yanguas en la provincia de Soria. Nada mejor que un castellano de pura sepa para probar limpiar el nombre de España en tierras americanas. Seguir leyendo

One World Center, una estafa mundial


Estamos en una época de serias crisis mundiales: la destrucción del ecosistema nos pone en peligro de un daño grave a nuestro planeta y a nuestra propia existencia, billones de personas sufren de pobreza extrema, sistemas autoritarios subyugan a naciones, terrorismo, fundamentalismos desquiciados y muchos males. A estas trágicas historias, siempre surgen movimientos deseosos de hacer algo. Las nuevas generaciones quieren tomar las riendas y participar de la solución. El activismo prospera mucho más en la era de las tecnologías de la información y la comunicación. Se crean organizaciones que quieren ir más allá de las fronteras. Pero también, en medio de ese cuadro, surgen los hampones internacionales que pescan en río revuelto. Uno de ellos es un grupo que viene de Dinamarca y que nace en 1970 bajo el nombre de Tvind, pero que se presenta bajo otros – tiene qué hacerlo para prosperar, y uno de esos nombres es One World Center cuyo portal en red es http://oneworldcenter.org/home. Muchos jóvenes colombianos han caído en las garras de este sistema que hace tres cosas: engañar incautos y ponerlos a trabajar para ellos, utilizar la vitrina de proyectos en países pobres, especialmente africanos y enriquecerse a través de toda una red de estafa que logra evadir a las autoridades.

Uno de esos engañados me contactó y pidió que no revelarla su nombre por temor. Pero su historia es necesario divulgarla para que otras personas, especialmente en el mundo hispanoamericano, no se dejen engañar.  Seguir leyendo

La clase rosa de Colombia


Pareciera que la clase media colombiana va en declive – si es que hubo alguna vez algo que pudiéramos llamar “clase media”. En otros países se trata del grupo que lidera el desarrollo de un país, que posee la materia gris y que establece las tendencias. Pero eso no sucede en nuestro país. Lo que podría llamarse clase media, al menos ahora, es un grupo de patanes que conducen a la Patria al estancamiento y al crecimiento de la brecha social. Una clase perezosa que se bambolea en una hamaca mientras maneja la sociedad colombiana en un tren de influencias, corrupción y fiestas. La llamaría mejor la clase rosa de Colombia, por eso de las zonas rosa. Ningún término mejor para aquellos que ni siquiera estudian, pero que gana títulos universitarios, que desconocen a su propio país, que son racistas, regionalistas y fascistas a ultranza.  Seguir leyendo