Cosas que sobran en la construcción de la paz


la-violencia-en-colombia-3-728La construcción de la paz es un proceso y puede tardar años. Pero es un proceso en el cual todos debemos poner algo. Aquellos que acusan el proceso de paz de dar beneficios a los de la Farc y se oponen vehemente a la firma de un acuerdo que pondría fin a cinco décadas de terror y violencia, tienen derecho a exhibir sus razones y a defenderlas. De hecho ello es importante en una democracia. Pero oponerse a un proceso de paz es en realidad difícil, porque ¿quién se opone a la paz? ¿quién aboga por la continuación del conflicto? Es muy legítimo que se exija un proceso de paz transparente y también unas garantías para la distribución de la justicia. Pero ello debe estar balanceado con la necesidad de cesar el camino de las armas. Nadie, en medio de un abaleo y cuando llega la policía, comienza a gritar que manden a la cárcel a quienes aún disparan. Lo primero es hacer que cesen de disparar y para ello es importante un diálogo y en un diálogo, por fuerza, hay un acuerdo que consiste en garantías, compromisos, pérdidas y ganancias. Seguir leyendo

Sí, Columbia se dice en inglés


ColumbiaPor lo general las personas de habla inglesa tienden a decir “Columbia” y no “Colombia” cuando se refieren a nuestro país. Entonces siempre aparece algún colombiano defensor del buen uso del castellano a corregir y hacer bien claro que se dice “ColOmbia” con O y no con U, sin cerciorarse que no están corrigiendo castellano, sino inglés. Pues bueno… los equivocados son los colombianos. Resulta que en español se dice Colombia, pero en inglés se puede decir Columbia, al igual que en español se dice Estados Unidos, Inglaterra e Irlanda y no se dice United States, England e Ireland. ¿Cómo te sentirías si le dices a un irlandés que viene de “Irlanda” y el tipo te corrige en español que no se dice “Irlanda” sino “Ireland”, con E y no con A!!!! ¿Somos brutos los colombianos por decir Irlanda y no Ireland? Es fácil saber por qué el nombre de la República de Colombia en inglés es Republic of Columbia: en inglés no se dice Cristóbal Colón, sino “Christopher Columbus“. ¿Ves? Si corriges Columbia, corrige a los ingleses que que no se dice “Columbus” sino “Colón” y quedas como un trapo. De ahí que se dice “Columbia University“, “District of Columbia“, “Columbia River” e incluso la “Columbia Pictures“, todos esos nombres los podrías traducir como “Universidad de Colombia, Distrito de Colombia, Río Colombia y Productora de Cine Colombia… Si lo dices así en español ningún gringo tendría porque gritarte “Columbia” con U, no con O, idiota! De todas maneras en inglés se puede escribir Colombia, pero también Columbia y nadie tiene porqué corregir el idioma de otro, mucho menos si no hablas inglés, sino tendrías que corregir el alemán de los alemanes, el chino de los chinos y el turco de los turcos. Seguir leyendo

Cómo responder a las autoridades


  • Responde siempre claro, breve y sin extenderte en historias innecesarias.
  • No pierdas la calma, controla tus nervios.
  • Recuerda que el control de viajeros es un derecho y deber de las autoridades, no te enfades por ello.

Muchas personas sufren de fobia al momento de encontrase con las autoridades de inmigración o aduana o las entrevistas obligadas que hacen los oficiales que controlan el pasaporte al ingresar a un país. Aquí algunas recomendaciones prácticas que te podrían facilitar el tránsito por zonas de control internacional. Si no hablas el idioma del país a donde vas, pon todas estas cosas en orden y permite que las autoridades las revisen.

passport-control Seguir leyendo

Fernando Vallejo en la Feria del Libro


Definitivamente es el mismo discurso de siempre (odio visceral contra la Iglesia, insultos groseros contra los políticos, defensa radical de los animales, condena absoluta del humanismo, destrucción de todos los símbolos patrios) y una simpatía populera, espontánea, de un populacho acrítico que aplaude lo que quiere oír y no se atreve a decir. Seguir leyendo

Cuán reales son las posesiones


Durante mi adolescencia tuve una experiencia de casa embrujada y espíritus en el Barrio Cabañitas (Bello, Antioquia), en casa de un amigo del cual no revelo el nombre por lo sensitivo del tema. Las cosas que vi, oí y experimenté entonces las he callado siempre durante el resto de mi vida, no por temor sino por prudencia. Después estudiar los avances de la física cuántica, la astronomía y los universos paralelos, frente a todo eso creo que la mente humana debe seguir en una permanente indagación, sin llegar a conclusiones, pero siempre en la búsqueda de razones. Este programa de Discovery Channel realizado en Bogotá, por cierto, me parece prudente, pero deja muchas preguntas abiertas.

No hay tal narconovela y paraconovela… es nuestra historia


Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Parece un miedo a mirarnos en nuestro espejo, el esperpento social que tenemos por país y la historia de violencia, corrupción y dramas que nos precede a todos. Y tomamos decisiones con ese mismo tono de narcoterroristas y paramiliares, decisiones absolutas, acallantes, igualmente violentas como parece nos lo enseñaron los mismos narcos, los mismos paras y, agréguele otros actores como los miliares de los falsos positivos, los guerrilleros que secuestran con parafernalias rancias, deprimentes y perversas… a todos estos habría que hacerles también libretos y pasarlos por televisión. Seguir leyendo

La violencia le costó más de $8.120 millones a la economía mundial en 2010


Lóndres. La amenaza de ataques terroristas y la posibilidad de manifestaciones violentas fueron los dos factores principales(1) que hicieron al mundo menos pacífico en 2011, según el último Índice de Paz Global (IPG) que se dio a conocer hoy. Este es el tercer año consecutivo que el IPG, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP), muestra una disminución en los niveles de paz mundial. El costo económico que esto significó para la economía mundial fue de $8.120 millones el año pasado. Seguir leyendo