Por qué Colombia se debe oponer a una invasión a Venezuela


Con un gobierno guerrerista como el que nos preside, es fácil encontrar un entusiasmo fácil en muchas personas y grupos sociales del país que anhelan el fin del régimen de Maduro a como dé lugar. Por lo general aquellos que están tan de acuerdo, son los de siempre: los que se ponen detrás de las faldas del uribismo para que los defienda de los hampones y criminales de izquierda. Los mismos que votaron por Iván Duque para que no nos volvamos como Venezuela, seguro querrán que ahora se aplaste a Venezuela de una vez por toda, que se vuelva mejor como Colombia, para que pupule con una guerra interna por los siglos de los siglos en donde puedan pescar sin problemas las multinacionales y se enriquezcan las élites, mientras que los jóvenes del país se matan unos a otros en un rito sin fin de sangre y sadismo.

bush

Sigue leyendo

La guerra después del proceso de paz


Péronne (Somme) : La place de la Cathédrale (après les destructions le la Première guerre mondiale)

Obras son amores y no buenas razones

Es una realidad cruda y cruel, pero es necesario que lo digamos: No hay paz en Colombia. Así las agencias de turismo se afanen en recalcar al mundo que Colombia está en paz, que ya cesó la horrible noche, que ya las Farc son historia, que ya se puede visitar a Colombia para que los turistas lleguen al país a ver las maravillas, todo eso no es más que promociones que incluso traen consecuencias negativas. Séptimo Día hizo un documental sobre cómo turistas extranjeros son víctimas de robo e incluso homicidio, simplemente porque nunca fueron prevenidos de la inseguridad de las calles colombianas. Pero la situación no es sólo de turismo. Desde la firma del proceso de paz con las Farc bajo el liderazgo del expresidente y premio nobel de la paz Juan Manuel Santos, se quiere vender la idea de un país ya sin conflicto armado.

Sigue leyendo

Los espasmos de la violencia


  • Cuando un hermano es capaz de decirle al otro “te voy a matar” y a nadie le importa, se hace como un lenguaje común.
  • Cuando una población llega a decir estas frases para justificar la muerte de una o varias personas de su propio pueblo, entonces se revela un profundo contexto de violencia en donde el asesinato es una forma de convivencia social.
  • Se comete entonces un error imperdonable que es reproducido por medios psicópatas, por la escuela psicópata, por la calle psicópata en donde todos miraron pero nadie vio.

La cultura de la violencia no se puede medir únicamente en cifras de muertos o actos de violencia física en calles y campos de un país imbuido en la violencia. Cada que pasa el tiempo se hace más difícil detener el círculo vicioso de la violencia y se presenta un estado de espasmo de sus habitantes. Es este espasmo de la violencia el cual es necesario analizar con lupa interdisciplinaria y con un profundo sentido de responsabilidad social. Porque en este espasmo se encuentra la semilla misma de la violencia, la cual se reproduce en otras esferas, como las esporas que son puestas en el aire para que el viento las lleve a otros rincones y florezcan nuevamente.  

Mátyás-1038x576-672x372

Sigue leyendo

La desilusión de la política


A propósito del plebiscito por la paz

Con los resultados del plebiscito por la paz en el cual ganó el abstencionismo (60%), y el rechazo a los acuerdos con la guerrilla de las Farc, el cual se impuso a su aceptación (50.21% sobre 49.78%), se descubrió el rostro de muchas realidades que conforman la historia, los conflictos y la composición social de nuestra Patria Colombia.

Por una parte se evidencio la gran influencia de las redes sociales en la vida política del país. Aquellos que las estudian, tienen material abundante sobre cómo estas se comportaron como toda una plaza pública durante este año y cómo pueden caldear la discusión e incluso establecer pautas sociales de conducta. Pero, de manera muy particular, cómo estas pueden ser utilizadas para manipular al pueblo.

ron-damon

Sigue leyendo

Una joven colombiana y los árboles del 11 de noviembre


Una joven colombiana, Nicole Perilla, estudiante de la escuela secundaria John Bowne High School, habla con CNN en Español sobre los descendientes del árbol superviviente que sobrevivió el ataque del 11S. Un símbolo de paz y de esperanza que ella se afana de mantener vivo y distribuir a otras personas que han sufrido tragedias. Un orgullo colombiano.

Cosas que sobran en la construcción de la paz


la-violencia-en-colombia-3-728La construcción de la paz es un proceso y puede tardar años. Pero es un proceso en el cual todos debemos poner algo. Aquellos que acusan el proceso de paz de dar beneficios a los de la Farc y se oponen vehemente a la firma de un acuerdo que pondría fin a cinco décadas de terror y violencia, tienen derecho a exhibir sus razones y a defenderlas. De hecho ello es importante en una democracia. Pero oponerse a un proceso de paz es en realidad difícil, porque ¿quién se opone a la paz? ¿quién aboga por la continuación del conflicto? Es muy legítimo que se exija un proceso de paz transparente y también unas garantías para la distribución de la justicia. Pero ello debe estar balanceado con la necesidad de cesar el camino de las armas. Nadie, en medio de un abaleo y cuando llega la policía, comienza a gritar que manden a la cárcel a quienes aún disparan. Lo primero es hacer que cesen de disparar y para ello es importante un diálogo y en un diálogo, por fuerza, hay un acuerdo que consiste en garantías, compromisos, pérdidas y ganancias. Sigue leyendo

Colombia tiene tantos desplazados como Siria


Seguramente muchas personas en Colombia miran con cierta pena la situación de centenares de desplazados por la guerra civil en Siria, muchos de los cuales llegan en grupos a las fronteras de Europa. Seguro piensan que la situación en ese país debe ser desesperante. Pero en un informe del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas, aparece que el número de desplazados por la violencia en Colombia es de 6 millones 900 mil personas, lo que es superior al número de desplazados en Siria que es de 6 millones 600 mil personas y al de Iraq que es 4 millones 400 mil personas. Es decir, Colombia, nuestra Colombia, tiene el mayor números de desplazados internos a causa de un conflicto armado en todo el planeta, más que la guerra civil en Siria.  Sigue leyendo