No hay tal narconovela y paraconovela… es nuestra historia


Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Todos los pueblos tienen que vérselas con su propia historia, con los personajes que creó su propia sociedad, para que se hagan conscientes de que la historia macabra no puede volverse a repetir. Recordad personajes como Hittler no es hacerles una apología, sino que es necesario que no los olvidemos.

Parece un miedo a mirarnos en nuestro espejo, el esperpento social que tenemos por país y la historia de violencia, corrupción y dramas que nos precede a todos. Y tomamos decisiones con ese mismo tono de narcoterroristas y paramiliares, decisiones absolutas, acallantes, igualmente violentas como parece nos lo enseñaron los mismos narcos, los mismos paras y, agréguele otros actores como los miliares de los falsos positivos, los guerrilleros que secuestran con parafernalias rancias, deprimentes y perversas… a todos estos habría que hacerles también libretos y pasarlos por televisión. Sigue leyendo

El Espectador vuelve a la calle


El Espectador vuelve a ser periódicoQuien lea la historia del periodismo en Colombia tiene necesariamente que hablar de El Espectador. Se trata de un medio de comunicación con una larga trayectoría que ahora vuelve diaramente a la calle para llenar el espectro de la información nacional.

Así lo informa hoy en la portada digital (elespectador.com) “El Espectador vuelve a ser diario“. Sigue leyendo