Hacia el libre desarrollo de la animalidad de Ordoñez


El 10 de diciembre de 2008 la Senadora del Polo Democrático, Gloria Inés Ramírez, describió las razones por las cuales daba su voto negativo contra la elección de Alejandro Ordóñez como Procurador General de la Nación.  La exposición es clara y simple, distribuida en seis puntos: una elección en medio de un ambiente clientelista, abierto sectarismo religioso que hace una ruptura en la separación Estado e Iglesia (la senadora la llama confesiones religiosas), la falta de neutralidad en la defensa de los derechos humanos en el país, su identidad ideológica y política con el gobierno que le crea dudas sobre su imparcialidad, su carencia de objetividad y por último, la senadora Ramírez concluye que es lamentable que prime el pragmatismo político “sin considerar que por encima de ello deben estar los principios éticos y morales, máxime cuando resulta altamente preocupante que los distintos poderes del Estado y los organismos de control estén siendo copados por los sectores más radicales de la derecha” (Ramírez, 2008, No. 5). Sigue leyendo