Por qué Colombia se debe oponer a una invasión a Venezuela


Con un gobierno guerrerista como el que nos preside, es fácil encontrar un entusiasmo fácil en muchas personas y grupos sociales del país que anhelan el fin del régimen de Maduro a como dé lugar. Por lo general aquellos que están tan de acuerdo, son los de siempre: los que se ponen detrás de las faldas del uribismo para que los defienda de los hampones y criminales de izquierda. Los mismos que votaron por Iván Duque para que no nos volvamos como Venezuela, seguro querrán que ahora se aplaste a Venezuela de una vez por toda, que se vuelva mejor como Colombia, para que pupule con una guerra interna por los siglos de los siglos en donde puedan pescar sin problemas las multinacionales y se enriquezcan las élites, mientras que los jóvenes del país se matan unos a otros en un rito sin fin de sangre y sadismo.

bush

Sigue leyendo

Venezolanos no requieren visa para Colombia


La tradicional norma en la cual los ciudadanos venezolanos pueden ingresar a territorio colombiano sin necesidad de visa, se mantiene en medio de la crisis de fronteras desatada por el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien ordenó el cierre de fronteras y la imposición de condiciones para los ciudadanos que quieran ingresar a Colombia. Debido a ésto, el gobierno de Colombia aumentó a su vez la normatividad de acceso para venezolanos, lo que creó el rumor de que se había impuesto un visado previo.

El asesor de la cancillería de Colombia, Víctor Bautista, declaró lo siguiente a principios de marzo: Sigue leyendo

Venezuela para los venezolanos


Muchos colombianos se toman a pecho la situación en Venezuela. Pero ¿es nuestro asunto?

Muchos colombianos se toman a pecho la situación en Venezuela. Pero ¿es nuestro asunto?

La situación en Venezuela puede ser de preocupación internacional y más aún, de preocupación colombiana. Pero es necesario tomar distancia. Es curioso ver como varios colombianos se toman a pecho lo que pasa en el vecino país, incluso crean campañas en las redes sociales exigiendo la renuncia del presidente Maduro, como si fuera nuestro propio presidente. Si los colombianos defendemos los principios democráticos, es necesario entonces respetar de manera absoluta la soberanía de Venezuela, incluso en nuestras posturas personales. Venezuela no es una provincia de Colombia y nuestro país tiene tantos o incluso problemas más serios. Como dicen las Escrituras “¿Por qué miras la paja que hay en el ojo de tu hermano y no ves la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que te saque la paja de tu ojo”, tú que no ves la viga que tienes en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Lucas 6, 41-42) Sigue leyendo

El sicario de José Novoa


Llegué 16 años tarde, pero como las lejuras en las que vivo me excusan y vi la película en Medellín, es bueno hablar de esta producción del venezolano-uruguayo José Novoa, quien decidió en 1994 sacar una película sobre mi ciudad a la que entituló ‘Sicario’. La películo ganó 27 premios internacionales y fue además la más taquillera en Venezuela. Incluso en uno de los premios, Huelva 1995, el presidente del jurado fue el premio nóbel peruano Mario Vargas Llosa. La pregunta es cómo fue posible en una producción con ciertos errores semánticos y que además despertó álgidas críticas especialmente en Colombia. Sigue leyendo

‘Santander’ por Fernando González


En este bicentenario de la independencia de las naciones latinoamericanas, una buena lectura sería esta del Brujo de Otraparte que nos ofrece la Casa Museo en línea: ‘Ahí está la diferencia con la Argentina y Chile. Aquí, los criollos nobles dieron su grito de independencia y no hubo guerra. Chile y la Argentina quedaron de colonias de Inglaterra, la cual ejerce el mando por intermedio de las noblezas de Santiago y Buenos Aires. Si a la Nueva Granada no hubiese venido Morillo, habría quedado mandando la oligarquía de los criollos jurisperitos de los colegios del Rosario y San Bartolomé. Y el pueblo habría quedado en la oscuridad, sin voz, como lo están el roto y el gaucho’.  Descarga el pdf aquí.